l

Por Ejemplo / FEBRERO 23 DE 2015 / 9 años antes

Juan Alfredo Pinto: de político, dirigente gremial y diplomático a exitoso escritor

Juan Alfredo Pinto: de político, dirigente gremial y diplomático a exitoso escritor

Juan Alfedo Pinto Saavedra estuvo en Armenia en la inauguración de La Boticasol y presentando su nueva novela.

Agua dulce, agua de mar, primera novela ambiental en la literatura colombiana.

Durante cinco días estuvo Juan Alfredo Pinto Saavedra en Armenia, la semana pasada, acompañando la inauguración de La Boticasol y presentando su primera novela Agua dulce, agua de mar. A la mayoría de las personas que tenían noticia de su actividad como economista, tratadista de temas financieros y desarrollo empresarial, congresista, funcionario público, diplomático, pero sobre todo dirigente gremial —presidente de Acopi—, nos sorprendió con la magia de su palabra. 

Seis años ejerció como embajador en la India, y allí, a la edad madura de 55 años, entendió que tenía un espíritu altamente formado para la literatura. Se puso en la tarea de escribir cuentos y una novela. La crítica lo ha tratado con gran benevolencia y admiración. Y la vida le cambió. Ahora, está seguro que lo único que lo puede desconcentrar de esta actividad literaria es un llamado que se le ha hecho para que contribuya en el proceso del posconflicto en Colombia. 

 

Doctor Juan Alfredo Pinto Saavedra, ¿de qué se trata su último libro: Agua dulce, agua de mar?
Agua dulce, agua de mar, la cuña marina contraataca, se publicó en India a finales de 2013 con el título Atalaya XXI y ahora se presenta en Colombia con este nuevo nombre. Según la crítica en el país donde se conoció primero, es una de las primeras novelas ambientales en el mundo y tal vez la primera típicamente multicultural y ambiental en la literatura colombiana.

¿Qué plantea en la novela?
La novela se funda sobre una hipótesis de una tragedia ambiental ocasionada por la cuña marina, que es el efecto del golpeteo de las olas en los acantilados de las costas, que antes era una fuerza regulada, pero a raíz del cambio climático y la elevación del nivel del mar ha cobrado intensidad y ha comenzado a hacer daño en los acuíferos y aguas subterráneas de las zonas costeras. Por cuenta de la cuña marina ocurre una tragedia en la zona verde de Lima, Perú, donde se desploma un conjunto arquitectónico de hotel, centro de convenciones y centro comercial causando varias muertes.

¿Y qué sucede?
Un grupo de especialistas internacionales en el tema del medio ambiente, que estaba en un seminario, logra salvarse pero queda sepultado bajo los escombros. Como son personas que pueden morir, tienen diálogos extremadamente sinceros sobre los problemas del mundo con énfasis en lo ambiental. Paralelo a esto tiene lugar otra tragedia amorosa típica de un trío afectivo que termina en un crimen. Ambas historias convergen por técnica narrativa y proceso de la historia.

Es cierto que esta es la primera novela ambientalista en español?
Carlos Granés, el ensayista colombiano, ha hecho un elogio que no merezco, porque dijo que la novela es rabiosamente contemporánea. Mencionó que solo conoce un trabajo del filósofo y escritor Fernando Savater, que ha escrito una novela ambiental en la que también sucede un problema de este tipo ocurrido a la sombra de las cenizas volcánicas de Islandia que produjo una parálisis aérea con consecuencias sociales hace más de dos años en Europa.

¿De dónde viene el Juan Alfredo Pinto ecologista?
Dirigí una institución por más de 20 años que ha producido cerca de 60 publicaciones sobre el tema ambiental. Soy una persona que se ha esforzado por aterrizar  la discusión ambiental, no con radicalismos clorofílicos, sino que he tratado de encontrar espacios en el ámbito empresarial para un comportamiento de consumo y producción sostenible y responsable.

¿Una  novela con pedagogía ambientalista?
La editorial Panamericana, que edita la novela, sugirió que mi novela forme parte de una colección que se llama Jóvenes  Adultos, que apunta a llegar a los estudiantes de 9° a 11° de bachiller y primeros dos años de universidad. Creo que es allí donde hay que poner el cimiento, no porque los adultos no tengamos reversa, sino que definitivamente necesitamos elevar la conciencia ambiental hasta volverla forma y métodos de vida.

Usted es conocido como dirigente gremial, político, tratadista económico, diplomático. ¿Cuándo decidió guiarse por la literatura?
Toda mi vida he sido un buen lector y empecé a escribir muy joven, cuando tenía 26 años ya estaba haciendo mis primeros trabajos. Cuando hacía un discurso gremial, reivindicaba los problemas de la economía con una carga literaria. El punto de inflexión sí tiene que ver con mis viajes a Asia y con mi desempeño diplomático, porque cuando llegué a India, me di cuenta de que América Latina no tiene visibilidad y que la ignorancia sobre nuestro continente es muy grande como la nuestra sobre el sur de Asia. Entonces me dije: tengo que hacer un trabajo en la esfera cultural usando la literatura. Fue así como en 2009 escribí un libro de cuentos que se llama Flor del loto, el cual presenté en la feria del libro 2010 y se agotó. 

¿Se agotó en Bogotá, y en India, donde usted vivía, qué pasó con ese libro de cuentos?
Unos profesores indios me invitaron a la universidad a hacer unas lecturas en idioma español. Leí uno de mis relatos y causó mucho impacto, tanto que uno de los maestros dijo que sería mi traductor y tomaron mi trabajo, lo enviaron a la Academia Nacional de Letras de India y gran sorpresa cuando esta institución me escogió como uno de sus escritores y se convirtió en mi editor en ese país. Allí traducen mis escritos al inglés y se agotan y luego hacen las publicaciones en hindi y emerjo como escritor relativamente visible en esa parte de Asia y ahora empiezo a aparecer en Colombia.

¿Tiene otros escritos literarios?
Cuando estaba preparando mi regreso a Colombia, con mis ahorros fui a comprar una vivienda, y en internet conocí que Lilian de Celis, la gran cantante y actriz española, estaba vendiendo una propiedad en Murcia, en el Puerto de Mazarrón. Y conocí la historia de esta mujer.  Escribí un cuento que se llama Garum Cuplé. Esta historia la inscribí en el concurso de cuento de la universidad Popular de Mazarrón y gané el evento. Fue un gran incentivo que me hizo pensar que sí podía seguir por el camino de la literatura. 

¿Es usted un escritor tardío?
Posiblemente soy un escritor tardío. Prefiero ser una persona que ha intentado vivir intensamente para tener algo que decir y no alguien que comience a decir cosas sin acumular el saber.

¿Está seguro de que en este momento la literatura es lo más importante de su vida?
Sí estoy seguro. Hay un tema que es el único que me haría hacer un paréntesis en mi tarea literaria y es el compromiso por la paz de Colombia.

 

Por: Miguel Ángel Rojas Arias


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net