l

Quindío / JUNIO 25 DE 2023 / 9 meses antes

Esteban Cerón, un nariñense apasionado por el Paisaje Cultural Cafetero

Autor : María Angélica Molina Martínez

Esteban Cerón, un nariñense apasionado por el Paisaje Cultural Cafetero

Hoy es el administrador de una importante finca cafetera.

Ha trabajado en los municipios de Quimbaya, Pijao, Génova, Montenegro, Circasia, Calarcá y Armenia.

Esteban Cerón Ruiz creció en el seno de una familia cafetera. Desde niño, sus padres y abuelos le enseñaron los secretos de la agricultura y especialmente del cultivo del café. A los 12 años, fascinado por las historias que escuchaba sobre la región cafetera del Quindío, decidió abandonar su tierra natal de Nariño para probar suerte como recolector de café. 

El joven Esteban llegó solo al Quindío, hambriento de conocimiento y deseoso de trabajar la tierra. Comenzó en una finca de Montenegro, donde poco a poco fue aprendiendo todas las labores relacionadas con la agricultura, desde la recolección del café hasta el cuidado de los platanales y sembrar yuca. 

A los 21 años, se dedicó por completo al café, trabajando en fincas de Quimbaya, Pijao, Génova, Montenegro, Circasia, Calarcá y Armenia. Eran largas jornadas de 12 horas, de 6 de la mañana a 6 de la tarde, incluso más si era necesario, pues le apasionaba su oficio. 

Con el tiempo, Esteban encontró trabajo en la finca La Coralia, donde fue acogido como un miembro más de la familia. Allí conoció a la madre de sus 2 hijos, con quien se casaría más tarde. Aunque el matrimonio terminaría. 

A lo largo de los años, fue aprendiendo mucho sobre café gracias a las visitas de expertos del Comité de Cafeteros y agrónomos

Hoy, Esteban es el administrador de la finca La Morelia, ubicada en El Caimo, cerca de Armenia.  

Lea también: 12 años del Paisaje Cultural Cafetero como patrimonio de la humanidad

El legado 

Les enseñó a sus hijos la importancia de la tradición cafetera. Su hijo mayor trabajó un tiempo con él, pero luego estudió enfermería y se fue al extranjero. Su hija menor estudia una maestría en café. Esteban lamenta que los jóvenes de hoy no estén interesados en el trabajo del campo y el café. Antes tenía muchos jóvenes -15 y 20 años- trabajando para él, pero ahora solo acuden algunos hombres mayores

 A Esteban le apasiona el café. De todo el proceso, lo que más disfruta es poder invitar a los turistas a probar el café, y ver su satisfacción al saborear el fruto de todo el trabajo, desde la siembra hasta la preparación de la bebida. Su vida ha sido una dedicación al grano que lo vio nacer y lo acogió en su tierra prometida del Quindío. 

 

 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net