Región / MARZO 27 DE 2022 / 6 meses antes

Atravesando el desierto por una emisora cultural para el Quindío

Autor : Mario Cárdenas

Atravesando el desierto por una emisora cultural para el Quindío

Una onda cultural.

Cuando se pregunta por la gestión cultural en el Quindío, en muchas ocasiones la pregunta se responde con la siguiente frase: “Construir procesos culturales en el departamento es muy difícil y la tarea es siempre inviable”. La frase, que funciona como una tapadera, limita y desalienta lo mucho que se podría hacer en el departamento si algunos sectores públicos y privados y algunos académicos tuviesen algo de voluntad y gestión en el territorio. Sin embargo, y más allá de la frase hecha y el eslogan cómodo, hay ejemplos que ponen en cuestión esa pirueta burocrática y escurridiza: los logros del “Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales” en más de diez años de gestión, el trabajo de la revista “Larva” y el nacimiento del “Festival Entreviñetas”, la “Biblioteca de Autores Quindianos”, uno de los proyectos editoriales más ambiciosos en la historia del departamento del Quindío y la creación de la emisora cultural de la Universidad del Quindío, por mencionar algunos ejemplos que contradicen esa versión amañada de lo que se puede hacer en el Quindío, a pesar de las escasas posibilidades. 
 

Sobre la emisora, muy pocos recuerdan cómo se construyó y qué esfuerzos se realizaron para que el proyecto estuviera en marcha o cuánto tiempo pasó para que se pudiese emitir el primer programa en las cabinas que están ubicadas desde hace veintiún años en el tercer piso de la facultad de Medicina de la Uniquindío. Aunque hay una versión oficial que se publicó en La Crónica del Quindío, a propósito de sus 20 años, La U FM Estéreo, la radio de interés público educativa de la Universidad del Quindío, 102.1, tiene una historia larga y poco conocida, que no aparece en la versión oficial. En esa historia, está la gestión a la sombra de un voluntarioso quindiano, que a la distancia, ayudó a su instalación. 

Hace casi treinta años, a principios de la década de los años noventa, cuando no abundaban los podcasts, y no existían en Colombia las herramientas técnicas para montar una radio a través de un computador o un smartphone con señal de internet, un quindiano radicado en Medellín desde 1965, José Raúl Jaramillo Restrepo, por esos años vicerrector de Universidad Autónoma Latinoamericana (Unaula), de la que es cofundador, en uno de sus tantos viajes vacacionales al departamento, cansado de sintonizar las ruidosas emisoras de siempre, se dio a la tarea de impulsar la creación de un espacio radial con una línea de interés público, educativo y cultural. Lo que no sabía José Raúl era que su idea lo llevaría por un largo camino, de casi diez años, en el que haría contacto con tres gobernadores, asistiría a reuniones de todo tipo, en las que siempre salía con promesas, y redactaría una carta tras otra, en medio de una serie de viajes, de Medellín a Armenia, todos costeados con plata de bolsillo propio. Un trabajo al cual no renunció, no solo por terquedad, sino por el interés de que se creara por fin la emisora para los oyentes quindianos, la cual, luego de ese camino largo, emitió la primera señal abierta el 18 de enero del año 2000

Lo primero que hizo José Raúl Jaramillo Restrepo fue escribir una carta que le hizo llegar al primer gobernador del Quindío por elección popular, el señor Mario Gómez Ramírez. En la carta, fechada el 6 de mayo de 1993, Jaramillo Restrepo le expresaba las bondades que tendría para la administración de Gómez la creación de una emisora cultural de interés público: “Paso a plantearle una inquietud que me ronda desde hace un tiempo: es la relacionada con la urgente necesidad, en Armenia y en el Quindío, de una emisora cultural...”. La respuesta a esta primera carta llegaría un mes después, con una invitación a una reunión en el Club Campestre de Armenia; sin embargo, las buenas intenciones expresadas y las promesas en ejercicio dichas en la mesa por parte del gobernador Gómez Ramírez se diluirían en los meses y años siguientes. Luego de ese primer acercamiento, y con una nueva administración en el departamento, Jaramillo iniciaría, de nuevo, su serie de cartas. En ese nuevo arranque le escribiría, en abril de 1995, a

Belén Sánchez Cáceres, pero Jaramillo no repetiría la fórmula de las cartas anteriores, sino que ampliaría su comunicado citando el discurso de posesión de la gobernadora: “La educación, en todos su órdenes, tendrá un apoyo total y constante… en especial la cultura”. Pero la primera mujer en acceder a la gobernación por elección popular, a pesar de su declarado apoyo a la cultura, nunca respondería la carta. Así, en el período de Belén, José Raúl pasaría “tres años atravesando el desierto” porque la funcionaria nunca se dignó contestarle la misiva. 

Solo en 1997, en una conversación con Henry Gómez Tabares, quien todavía no era candidato a la Gobernación, le prometió a José Raúl, ante la exposición del proyecto, que la emisora se concretaría si él era elegido. Gómez sería gobernador del departamento; sin embargo, el terremoto de enero de 1999 aplazaría la concreción de la idea que estaba avanzando a paso lento entre cartas y reuniones. Contra todo pronóstico y las consecuencias derivadas del desastre en la región, la emisora se vería beneficiada, como le pasó a muchos otros proyectos por esos años, gracias a los dineros captados en el Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero (Forec). 

La preocupación por la emisora no terminaría con su puesta en marcha; incluso más de veinte años después, José Raúl sigue al tanto de su funcionamiento, visitando sus instalaciones y conversando con sus encargados cada que puede. Y, contrario a lo que le decía una amiga en los años 90, “lo he de ver viejito, como loco, diciendo que hay que montar una emisora”, José Raúl puede narrar con orgullo cómo ayudó, a la sombra, a crear la emisora que hoy, veintiún años después, difunde cultura en el Quindío y en regiones aledañas geográficamente.

Ver también: Las Colinas: un museo de arquitectura en Salento



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net