Región / ENERO 10 DE 2022 / 1 semana antes

Después de 17 años, La Soledad ya cuenta con vía

Autor : Valeria Urán

Después de 17 años, La Soledad ya cuenta con vía

Convite para la construcción de la carretera entre la vereda La Soledad y Barcelona.

Desde el 2005 la comunidad se propuso construir su propia vía, al final llegó el apoyo del Estado.

A la comunidad de la vereda La Soledad, en el municipio de Córdoba, la han visitado alcaldes y gobernadores, y todos les prometieron la construcción de una vía que permitiera su conexión con el corregimiento de Barcelona, Calarcá, —la zona urbana más cercana a esta ruralidad—, pero nada se cumplió. Así que ellos mismos decidieron emprender la tarea de hacerse su propia vía, una que les permitiera sacar sus productos agrícolas, llevar a sus hijos a la escuela, ir al médico o comprar los alimentos que no producen en sus tierras. 

Tomaron cartas en el asunto el 1 de junio de 2005. Interpusieron una Acción Popular ante el Tribunal Administrativo del Quindío. Primero solicitaron la construcción de un puente sobre el Río Verde, —el puente en 1998 fue construido por primera vez, pero el río se lo llevó—. Para pasar de un lado al otro, debían caminar sobre un par de guaduas, que no eran seguras, en varias ocasiones, algunos de los niños de la comunidad fueron a dar a las aguas del río, y era complicado cruzar con enfermos. También argumentaron que en ese paso ya habían asesinado a algunos campesinos por robarlos, y que este puente sería la oportunidad de comunicar a La Soledad con Barcelona. Para esa época Amparo Arbeláez Escalante, era quien gobernaba el departamento. 

Alirio Cortés Londoño fue el abogado que los apoyó para interponer este mecanismo de participación ciudadana, y conseguir la construcción. Este se materializó en 2018. Pero, los esfuerzos de la comunidad no terminaron allí, requerían una carretera. 

María del Pilar Campos, una de las campesinas que desde hace 21 años vive en las montañas de La Soledad, relató: “Cuando construyeron el puente, en los planos venía trazado que también se construyera una vía alterna para que comunicara con esta vereda, pero no lo hicieron, y solo quedó beneficiando a 4 fincas”. 

Recuerda también que ha sido siempre una lucha que han dado juntos, en comunidad, los campesinos unidos. Así que pusieron la queja en la procuraduría de que no les había trazado la vía, solo el puente, cuando entre los compromisos esto había quedado estipulado. 

Lea también: Arreglo de vías y saneamiento básico, destinos del crédito público que tramita alcaldía de Calarcá

María del Pilar aún conserva algunos de estos documentos que permiten leer con claridad la promesa de la construcción. También cuenta que el ingeniero que construyó el puente “tomó el plano al revés”, y por esa razón las demás fincas, más de 10, no se benefician de este.  

Respecto a la vía, los anteriores alcaldes de Córdoba y secretarios de Planeación siempre respondían con un no rotundo. Consideraban que ese proyecto no era viable, o sería necesario elaborar un proyecto muy costoso, y la administración municipal no contaba con esos recursos. 

“Siempre nos han tenido con el problema de la vía, en una politiquería. De usarnos a los campesinos, y jalar votos, pero no se ven las acciones. Y eso no es justo, por eso decidimos hacerlo nosotros mismos. La comunidad se empeñó en abrir esa vía. Nosotros somos capaces de demostrarles a los políticos que, si nos unimos todos, somos capaces de hacer mucho”, resaltó María del Pilar. 

En este convite participaron muchos campesinos, como doña Luz Dary Rendón. Ella recordó con entusiasmo que muchas personas los apoyaron. “Mi hermano, por ejemplo, Arley Rendón, que sabe de infraestructura, nos ayudó a trazar la carretera, junto a don Rigo también, un pensionado del Ejército, que tuvo experiencia abriendo carreteras en otras zonas del país. Gente que no era de la vereda vino y nos ayudó a trabajar, así estuviera lloviendo. Aportaron refrigerios, y si no podían venir donaban verduras o carne, y yo cocinaba para todos. Preparaba comida para más o menos 20 personas, y toda la junta de acción comunal apoyó”. 

La llegada de la emergencia sanitaria fue el punto de partida. Leonel Toro, otro campesino de La Soledad, dijo que junto a doña Luz Dary se animaron a arrancar con la labor. “Fue a punta de pica y pala que arrancamos el 25 de agosto de 2021. Desde las 7:30 a. m. ya estábamos trabajando. Todo el mundo nos decía que eso era imposible. Hablamos con el alcalde de Córdoba, quien nos dijo que él no podía darnos esa vía, pero que, si nosotros empezábamos a abrirla, nos ayudaba con lo que hiciera falta, y así fue”. Los visitaron, y vieron que la construcción de la vía iba en serio.  

El alcalde de Córdoba, Jhon Jairo Pacheco Rozo, contribuyó con la maquinaria pesada y el material de arrastre a través de la gobernación del Quindío, y con los permisos que solicitaba la Corporación Autónoma Regional, CRQ, y la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres, Udegerd, además los apoyó el concejal Lisímaco Martínez, con trabajo.

 “La comunidad empezó a abrir la vía a punta de pica y pala, porque solo era un caminito por donde pasaban las personas junto a la orilla del río. El 4 de marzo del año pasado se presentó una calamidad, y fue que un puente alterno por el que cruzaba la comunidad, por los lados del Centro de Experimentación de la Guadua colapsó, entonces eso nos facultó para tomar que sí o sí esa vía se abriera”, explicó. 

Fueron entre 7 y 8 fincas las que trabajaron hasta el cansancio. Aunque con los días, recuerdan María del Pilar y Luz Dary, cada vez eran menos personas, pero siguieron insistiendo. Uno de los propietarios de las fincas, el señor Danilo Jaramillo donó un terreno, así mismo hizo la señora Fidelina Manquillo, con el compromiso de que pagarán su impuesto predial durante 3 años, y con los hijos del señor Diego Peña cedieron un terreno acordando que realizarían mantenimiento constante a las zanjas que drenan el agua de los potreros. Para ello, instalaron un tubo que facilitará a futuro esa labor. Este fue donado por otro miembro de la comunidad.

“La unión hace la fuerza, y aquí en la Soledad somos muchos. Fueron seis meses sin parar” resalta María del Pilar, con una sonrisa. 

Ahora, el nuevo reto es conservar la vía que les costó tantos años de trámites, decepciones y peleas legales. La zona rural quindiana por estos días está siendo fuertemente golpeada por las lluvias, y sus esfuerzos pueden verse estropeados. Por eso, planean arborizar los alrededores, para amarrar muy bien la tierra, y evitar derrumbes, agrietamientos, e inestabilidad en su nueva vía. 
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net