Región / JUNIO 18 DE 2022 / 1 semana antes

El 21.6 % de las mujeres en Armenia debe interrumpir labores por el periodo menstrual

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

El 21.6 % de las mujeres en Armenia debe interrumpir labores por el periodo menstrual

La capital quindiana es la ciudad, según la encuesta del Dane, donde más se presenta esta situación.

En Armenia, de 39.056 mujeres encuestadas, 8.435, —21.6 %— tuvieron que suspender o interrumpir actividades laborales, de estudio o del hogar por su periodo menstrual.

La investigación la realizó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, mediante la encuesta Pulso Social, correspondiente al mes de abril.

El estudio tuvo en cuenta a 23 ciudades capitales de Colombia y la del Quindío ocupó el primer lugar de acuerdo con el índice de población, por encima de Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.

Un tema prohibido de hablar 

Sandra Castañeda, del Observatorio de la Mujer, manifestó que la salud menstrual se ha tomado de manera aislada e incluso es un tema que a veces es prohibido hablar, hay estigma social.

“Es un asunto del que no hablamos, muchos lo ven como feo, sucio. A las mujeres nos han inculcado que esas situaciones no se hablan con su pareja o su papá. Es la base de donde se ramifican aspectos como desvalorización”, sostuvo Castañeda.

Así mismo, agregó: “Las mujeres no hemos sido consideradas a partir de nuestra diferencia, nosotros denominamos esto como salud menstrual y no es considerada por nadie, nos toca ir a trabajar o a estudiar como podamos”. 

Pero es una situación de antaño: “Lo que pasa es que los sistemas se construyeron a la medida patriarcal, de los hombres, no tenemos políticas públicas, de salud, ni de educación con criterios diferenciales. Las mujeres hemos ido entrando por los rincones, hemos utilizado cada resquicio de ley para ingresar”.

Citó que este tipo de situaciones también pueden generar coyunturas como la deserción escolar: “El número de mujeres en las aulas subió, son más juiciosas al momento de seguir sus estudios de último año de bachiller y superiores con mejores calificaciones, sin embargo, la deserción es más evidente en la población femenina en primer lugar por embarazo no planeado y la otra causa es la menstruación”.

Sobre el último aspecto agregó: “Se refleja, sobre todo, en los hogares más necesitados porque las niñas no tienen dinero para adquirir unas toallas higiénicas. Si hacemos cuentas esa situación se vive una semana al mes, al año son 12 semanas que la niña está por fuera o sea 3 meses. Si falta todo ese tiempo en el salón, pues claramente se atrasa, no hay comparación en ese sentido con un varón y, al final, terminan dejando el estudio”. 

Incluso el sistema de salud no cuenta con protocolos diferenciados entre ambos géneros: “Es que cuando las niñas van y se quejan de algún dolor con el médico a veces les dicen que es normal, no hay tratamientos. Con el tiempo esas mujeres se enteran que sufren alguna dolencia, de miomas u otros asuntos porque no hay un sistema diferencial que pueda prevenirlo a tiempo”. 

Lea también: Red Salud, ad portas de la crisis por incumplimientos de EPS liquidadas



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net