Región / OCTUBRE 18 DE 2020 / 1 semana antes

El hambre sí tiene vacuna

Autor : Diego Arias Serna

El hambre sí tiene vacuna

Un futuro aún más negro les espera a millones de niños pobres en el mundo, que por culpa de la pandemia, quizás solo recibirán migas de pan para alimentarse.

“Tenemos que pensar en aquellos a quienes les falta lo que a nosotros nos sobra”: Padre Daniel Saldarriaga, director ejecutivo del Banco de Alimentos de Bogotá. 

El 9 de octubre se conoció los laureados con el Premio Nobel de la Paz. Tan importante galardón fue obtenido por el Programa Mundial de Alimentos de la ONU —WFP, por sus siglas en inglés—. Destaca el Comité Nobel de Noruega que la organización fue seleccionada “por sus esfuerzos en combatir el hambre en el mundo y, especialmente, en zonas de conflicto, evitando el uso del hambre como un arma de guerra”.

Por otra parte, el 16 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la Alimentación, fecha que hace alusión al hambre que padecen millones de personas en el mundo, lo cual se ha acentuado por la pandemia. Si da tristeza saber que hay poblaciones que no consumen alimentación adecuada, también debe dar vergüenza conocer que del orden del 40 % de la alimentación ya preparada para ser ingerida se pierde. Además, los productos que se pierden en el campo por falta de transporte, o por almacenamiento inadecuado, suman toneladas.

Recomendado: Mandarinas a pérdida; "es muy doloroso ni siquiera poder recogerlas para darlas a quienes las necesitan"

La primera cumbre sobre Pérdidas y Desperdicios de Alimentos realizada el 10 y 11 de octubre de 2019 en Bogotá, reveló que el desperdicio de alimentos en Colombia fue de 9.76 millones de toneladas, representando el 34 % del total que se podría consumir durante un año, y que por cada 3 toneladas que se produce, una va a la basura, lo que resulta inaceptable desde todo punto de vista, si se tiene en cuenta que el 27 % de la población, es decir, unos 13 millones de ciudadanos viven en la pobreza.

También señaló que, en Latinoamérica, ese desperdicio sobrepasa 127 millones de toneladas al año. En esta situación que afecta la seguridad alimentaria global participa todo mundo: el 28 % del desperdicio ocurre en el momento de la producción; el 6 % se queda en la etapa de procesamiento; un 21% ocurre durante el manejo y almacenamiento; otro 17 % es responsabilidad de la cadena distribución y el mercado, mientras que el restante 28 % se pierde en manos del consumidor. 

La Covid-19 está aumentado el hambre  

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, casi 690 millones de seres humanos padecen hambre, 10 millones más que en 2019. Como si ello fuera poco, la pandemia podría añadir entre 83 y 132 millones de personas a esta cifra, dependiendo de la perspectiva de crecimiento económico. Asimismo, el impacto de la malnutrición en todas sus formas —desnutrición, carencia de micronutrientes, así como sobrepeso y obesidad— en la economía mundial, se estima en US$3.5 billones al año.

Igualmente, la FAO informó que hoy sólo 9 especies de plantas representan el 66 % de la producción agrícola total, a pesar de que existen al menos 30.000 de carácter comestible, por lo cual exhortó a cultivar más variedad de alimentos para nutrir a las personas y preservar el planeta. Agregó que el aumento continuo del hambre desde 2014, junto con la obesidad creciente, indican claramente la necesidad de acelerar e intensificar las medidas para fortalecer los sistemas alimentarios y proteger los medios de vida.

Simultáneamente, para estar en consonancia con la FAO, el Comité del Nobel de la Paz, desde Oslo, Noruega, puso a mirar al mundo hacia los millones de personas que padecen o enfrentan la amenaza del hambre y expresó: “Hasta que llegue la vacuna para combatir el coronavirus, la comida es la mejor vacuna contra el caos”. 

Ver: #Cronicápsula | Mercados campesinos

Por eso, este año, muy marcado por la pandemia de coronavirus, el comité —formado por 5 miembros elegidos por el parlamento del país—, se inclinó finalmente por el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, por encima de otros candidatos que también han sonado fuerte para uno de los Nobel más polémicos, como son la joven activista medioambiental, Greta Thunberg; la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, por su —cuestionable— gestión de la pandemia. 

Víctimas del hambre y la pandemia

“Actualmente, es clara la necesidad de cooperación multilateral”, señaló dicho comité, que también hizo referencia a la Covid-19 que afecta al mundo, y la labor de WFP para “intensificar sus esfuerzos” contra el repunte de víctimas del hambre propiciado por la pandemia, los confinamientos, las rupturas de cadenas alimentarias y la crisis económica fruto de la crisis. 

En el caso del galardón entregado al WFP, el comité del Nobel destacó que se dedica diariamente “a promover la fraternidad de naciones a que se refiere el testamento de Alfred Nobel. Como la agencia especializada más grande de la ONU, es una versión moderna de los congresos por la paz que el premio Nobel de la Paz pretende promover”.

De la misma forma, Francesco Samengo, presidente del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, Italia, en el marco de esta conmemoración y después de resaltar los avances para mejorar la nutrición y la seguridad alimentaria de la infancia afirmó: “Pero nos enfrentamos a varios problemas: en primer lugar, dos tercios de los niños del mundo no reciben la dieta variada y saludable que necesitan para crecer bien y los niños de las familias más pobres tienen el doble de probabilidades de tener una nutrición deficiente que los niños de las familias más ricas”.

En segundo lugar, explicó que “la pandemia de Covid-19 amenaza con frustrar los progresos que hemos hecho y nos está sumiendo rápidamente en una crisis alimentaria para los niños”. De ahí que las familias estén luchando “con una grave crisis económica”, agregando que “se enfrentan a los sistemas de alimentación, salud, educación y protección social que están siendo puestos a prueba por la pan

Para leer: Dian: “En el sector agropecuario solo el 1 % debe acogerse a facturación electrónica”

Colombia, en riesgo alimenticio

De acuerdo con datos de la FAO, Colombia inició la pandemia con 2.7 millones de personas con la alimentación básica en riesgo, cifra equivalente a aproximadamente el 5.5 % de la población nacional. De igual manera, se calcula que Colombia puede llegar a tener 5 millones de personas en condición de subalimentación en los próximos meses. Una cifra inaceptable en un país donde no hace falta comida. 

A nivel mundial las cifras son también desastrosas. Mientras millones de toneladas de comida van a la basura, 151 millones de niños menores de 5 años tienen retraso en su de desarrollo; 462 millones de adultos tienen bajo peso y una de cada 9 personas no consigue alimentos suficientes para estar saludables y llevar una vida activa. “Necesitamos sistemas alimentarios más seguros y sostenibles. Sistemas en los que los servicios de alimentación y nutrición saludables sean accesibles y estén a mano para cada niño, cada joven y cada familia, independientemente de quiénes sean o de dónde vivan”, dijo Francesco Samengo.

Así que la vacuna contra el hambre no es necesario que la descubra los científicos, porque ya se tiene si no se desperdicia la comida, se rompe con tanta desigualdad social y los gobernantes y políticos no siguen atracando el presupuesto de los países. El hambre del hombre se puedes ‘desplazar’ del planeta. El hambre sí tiene vacuna, como afirma el Padre Daniel Saldarriaga. 


Temas Relacionados: Pobreza Hambruna Colombia ONU

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net