Región / OCTUBRE 07 DE 2021 / 1 semana antes

En 18 meses se conocería el estudio de microzonificación del Quindío

Autor : Gustavo Ossa García

En 18 meses se conocería el estudio de microzonificación del Quindío

Armando Espinosa Baquero, invitado a la presentación del nuevo programa de Ingeniería Civil de la Alexander von Humboldt. Foto : John Jolmes Cardona N.

El proceso, que está a cargo de la Universidad del Quindío, se encuentra en etapa de contratación de interventoría. El resultado de este trabajo permitirá conocer la respuesta de los suelos ante un sismo.

El departamento del Quindío tiene un alto riesgo sísmico, advertencia que es bien conocida y repetida por los expertos. Armando Espinosa Baquero, geólogo, historiador y académico, ha comprendido esta condición y es por ello que ha sido una de las voces permanentes y calificadas para hablar de algo polémico, pero muy necesario: Armenia no conoce sus suelos  en detalle y los antecedentes han evidenciado que hay condiciones de suelo que son menos favorables a la hora de un sismo.

“La normatividad que ordenaba la actualización —estudio de microzonificación— es del año 2011 y, por muchas razones,  la región no pudo cumplirla y cuando se consiguieron los recursos en el año 2019 nos sorprendió la pandemia, entonces nos tocó esperar y en este momento están definiendo la interventoría para iniciar con este trabajo”, aseguró.

Espinosa Baquero explicó que este trabajo, una vez comience, se podrá tardar unos 18 meses. El resultado arrojará las condiciones de suelo de los municipios del Quindío y será insumo para la planificación del territorio. 

De acuerdo con lo anterior el estudio permitiría anticipar los posibles alcances y efectos de un evento telúrico y adoptar una serie de consideraciones a la hora de planificar nuevas edificaciones.

¿Cómo se adelanta la medición?

La ciudad de Armenia cuenta con la microzonificación indicativa, estudio que se adelantó en la época posterior al terremoto de 1999. “Como su nombre lo indica se hizo con la premura de reconstruir la ciudad y desde entonces hemos trabajado 20 años y ahora lo que se va a entregar será mucho más completo”.

Señaló que primero se hace un mapa de las zonas, luego se hacen perforaciones a distintos metros de profundidad y esto permite arrojar las propiedades del suelo y posteriormente se aplica una modelación, que consiste en simular en un software la resistencia de estos terrenos estudiados en un evento de dicha magnitud. 

¿Se puede predecir un temblor?

Para Espinosa Baquero, en 1999 se acercó a la anticipación de la ocurrencia del sismo, teniendo en cuenta la periodicidad. Lo anterior al tomar como referencia un temblor de magnitud considerable presentado en el año de 1979. 

“Se supondría que el próximo estaría por llegar y no lo ha hecho. Es decir, no solo el Quindío está quieto sino toda Colombia. En el siglo 20 los sismos con capacidad destructora ocurrieron cada 5 años y en ese sentido estaríamos pasados de tiempo”, dijo.

Para el experto la situación podría obedecer a 2 factores: “El primero es que el sistema sigue funcionando y van a llegar en cadena, o el segundo, estemos a la espera de que se termine un ciclo y esperando que inicie otro. Si fuera en este sentido podríamos estar tranquilos, pero cabe recordar  que esto no lo podemos saber porque el ‘motor’ de todo ese cuento se encuentra localizado en el centro de las dos áreas oceánicas, fenómenos que nadie los puede anticipar”, dijo.

Sobre el geólogo

Espinosa Baquero nació en Bogotá, en 1948. Inició estudios secundarios en su ciudad natal y los culminó en la Escuela Internacional de Ginebra, Suiza en 1969. Adelantó estudios de geología en la Universidad de Ginebra, de 1969 a 1980, donde obtuvo los títulos de geólogo en el año de 1973, magíster en geofísica en 1974 y doctor en ciencias, mención geología en 1980. En 1986, en la misma universidad hizo una especialización en sismicidad histórica y obtuvo un certificado de estudios en riesgos geológicos, CERG, en 1991.

Fue asistente de geofísica y vulcanología en la Universidad de Ginebra, y durante 15 años fue investigador del Servicio Geológico de Colombia, dirigiendo durante varios años las oficinas de las ciudades de Cali y de Popayán.  Fue profesor de la Universidad del Quindío, en Armenia y hace parte del Centro de Investigaciones de la facultad de Ingeniería. Es miembro de Número de la Academia de Ciencias de Colombia, de la Sociedad Geográfica Academia de Ciencias Geográficas de Colombia, del Comité Internacional de Historia de la Geología y de varias sociedades científicas en Colombia y en el exterior.

Desde el año de 1974 inició investigaciones sobre la geología de los Andes colombianos y sobre la historia de la geología y la minería en Colombia. A raíz del terremoto de Popayán, en 1983, participó en la organización y la ejecución de proyectos sobre amenaza sísmica, e inició investigaciones sobre la sismicidad histórica y sobre la actividad de los volcanes colombianos en el período histórico. Tiene  2 libros escritos y más de 70 artículos publicados en revistas científicas nacionales e internacionales. Trabaja en varios proyectos de investigación sobre geología aplicada a la ingeniería, amenazas de origen geológico, e historia de la ciencia.  y la tecnología.

Un  nuevo programa

Diego Fernando Jaramillo López, rector de la Corporación Universitaria Alexander von Humboldt, presentó al geólogo como preámbulo a la más reciente apuesta académica  de la institución, la cual tendrá un  enfoque hacia la gestión de la construcción sostenible y a la gestión de proyectos, como sus principales diferenciadores: el programa de Ingeniería se iniciará a cursar desde enero del 2022.

“Siempre se ha pensado en que los programas para el departamento sean pertinentes. Que los programas sean acordes a las necesidades y en este caso tenemos dos áreas en ingenierías y ciencias de la salud. Estamos muy satisfechos con esta apertura y próximamente llegarán más programas, incluso uno de ellos que ya está en trámite y el crecimiento en estos 15 años hemos crecido con calidad”, manifestó el rector.

El nuevo programa académico iniciará clases en el primer semestre de 2022.

 

Un desafío 

Alejandro Medina Contento, decano de la facultad de Ingenierías de la von Humboldt explicó que, teniendo en cuenta las condiciones geológicas del departamento del Quindío y la constante ocurrencia de fenómenos sísmicos, se decidió lanzar la nueva carrera de ingeniería.

“El entendimiento de la amenaza sísmica se constituye en un reto importante que permitirá generar construcciones óptimas a nivel de sismorresistencia, razón por la que hemos decidido organizar este conversatorio de lanzamiento, y contar con el acompañamiento del geólogo Espinosa Baquero, quien se ha desempeñado como asistente de geofísica y vulcanología en la universidad de Ginebra, y durante 15 años fue investigador del Servicio Geológico de Colombia, Ingeominas”, explicó el decano.

Agregó que sustenta la necesidad de la microzonificación por los efectos que ocasionó el terremoto del año de 1999, donde unas zonas de la capital quindiana resultaron más devastadas que otras. La universidad anticipó el compromiso desde la academia para la construcción de estas herramientas  y a futuro las exigencias en materia de construcción no sean homogéneas sino correspondientes.

"Las exigencias técnicas en Armenia deberían ser distintas y no homogéneas”.

 

Recomendado:  ¿Dengue o Covid? Síntomas parecidos, consecuencias diferentes



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net