Región / SEPTIEMBRE 19 DE 2022 / 1 semana antes

En Pijao, resguardo embera chamí pide condiciones dignas

Autor : Fabián Camilo Plaza

En Pijao, resguardo embera  chamí pide condiciones dignas

El agua es recogida de un nacimiento cercano.

Falta de agua potable y saneamiento básico, electricidad y mejora de viviendas son las solicitudes hechas al gobernador del departamento.
 

La comunidad embera chamí Tatadrua lleva 4 años asentada legalmente en un predio del municipio de Pijao, entregado por la Agencia Nacional de Tierras, ANT, pero desde ese entonces carece de agua potable, saneamiento básico, electricidad.

Dicha comunidad se encuentra cerca del caserío de Barragán, más exactamente en la vereda Río Lejos y el tránsito hacia el resguardo se demora 1 hora desde el casco urbano del corregimiento de Barcelona, Calarcá.

Luis Evelio Tamanisla, gobernador indígena del resguardo Tatadrua, explicó cuáles son las necesidades que tiene su comunidad. “El agua la estamos recogiendo de un nacimiento cercano, en donde tenemos un tanque improvisado con un elemento plástico que antes era usado para preparar veneno, no tenemos baño por eso nos toca hacer nuestras necesidades en huecos en la tierra y para cocinar debemos ir hasta el río para traer el agua, hervirla en fogones de leña para poder consumirla, aunque a veces niños y adultos se enferman del estómago”, aseguró el gobernador.

Según el líder comunitario, no ha sido posible viabilizar el servicio de electricidad porque la Empresa de Energía del Quindío, Edeq, solicitó un documento que validara la propiedad del terreno, y dicho trámite ya se realizó ante la gobernación, sin embargo, respondieron que ese aval sólo lo puede emitir la ANT, razón por la cual nos toca vivir a punta de vela por las noches, debemos hacer todo con la linterna del celular, en muchos casos mi hijo lo utiliza para hacer tareas, pero apenas se descarga no puede hacer más”.

Las viviendas fueron elaboradas con guadua, esterilla, lona y plástico de manera artesanal, pero, según el gobernador, la administración municipal de Pijao nunca les ha hecho una visita que permita corroborar si la estructura fue realizada de manera adecuada, teniendo en cuenta que allí habitan la mayor parte del tiempo niños.        
 

Esfuerzos institucionales

Sobre la comunidad y la educación de los menores de la comunidad, Carlos Julio Ciro Espinoza, rector de la institución educativa Luis Granada Mejía de Barragán, jurisdicción de Pijao, dijo: “En el año 2019 empieza a presentarse una movilidad de esta población embera chamí hacia el sector de Río Lejos, llegó una familia, después la segunda y fueron haciendo presencia en el sector, pero tenían una dificultad pues el centro de estudios más cercano era la escuela de Río Lejos, que está aproximadamente a una hora del sitio donde ellos están viviendo. La llegada de personas se fue haciendo cada vez más notoria hasta el punto en el que llegamos a tener 24 familias”, explicó.

De inmediato se hizo notoria la dificultad para que los menores llegaran desde el resguardo a la sede de Río Lejos, pues debían bajar desde el resguardo, cruzar calles y subir para llegar a la escuela, además, en el centro educativo se evidenció que era demasiada población estudiantil para que una sola docente los atendiera. 

“Luego, en 2020, en pandemia debimos trasladar la educación a sus sitios lo que permitió que no colapsara el sistema educativo de la escuela y se consolidara una nueva sede en su resguardo, la cual cuenta únicamente con un aula que fue rústicamente adecuada con esfuerzos propios para que recibieran las clases”.
 

Preservar las costumbres

El rector acompañado del gobernador indígena realizaron inicialmente la solicitud de un docente propio de la comunidad o alguien que conociera el lenguaje y las costumbres indígenas, la cual fue aprobada, sin embargo, actualmente necesitan legalizar esa sede para que desde la secretaría de Educación puedan enviar recursos.

“Posteriormente empezamos la gestión para el nombramiento de un docente, pero finalmente en esos casos es la comunidad la que decide qué maestro es el que va a ser nombrado y eligieron al docente que está actualmente, puesto que tenía la hoja de vida que se ajustaba a esa posibilidad, quien en poco tiempo empezó a trabajar en esa caseta, enseñando a los niños las asignaturas tradicionales bajo el enfoque de su comunidad y en su propia lengua”, señaló el rector Ciro Espinoza. 

Las mejoras que se han hecho para el aula han sido gracias a donaciones de grupos religiosos y recursos propios de la sede principal de la institución, por lo cual ahora cuentan con un aula adecuada, con piso en cemento, sillas universitarias, un tablero y un área para destinación de cualquier uso educativo.

 “Una vez tengamos el servicio de energía, les vamos a llevar a esa nueva sede de la institución una nevera, un televisor, sillas y mesas adecuadas para la edad de los niños, para que así podamos enriquecer el proceso educativo, que ha sido significativo, pues a la fecha hemos mantenido vinculados a 20 niños, una comunidad que está contenta de alguna manera, pero nos falta un proyecto enorme y es la construcción del plan educativo cultural embera chamí para brindarles esa solidez educativa que tanto necesitan”, precisó el rector.

Cabe resaltar que el proceso de legalización de esta nueva sede se encuentra en oficios para una pronta reunión con la secretaria de Educación, Ana María Giraldo Martínez, debido a que el proceso tuvo que volverse a iniciar con la renuncia de la anterior secretaria Liliana María Sánchez Villada.
 

Los retos de los procesos de formación

El docente Jorge Eliécer Ramírez explicó cómo se trabajan las asignaturas tradicionales con la población embera chamí: “Una de nuestras prioridades es la adecuación del aula, sus ampliaciones y la legalidad de la sede, sin embargo, en lo que respecta a la educación estoy enseñando a los niños matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales, artística y lengua castellana, respetando la cosmovisión indígena, raíces y lengua propia, cuento con 17 niños de manera presencial de los grados segundo, tercero y cuarto”.

Sin embargo, la educación en el resguardo se basa en 2 enfoques, ligados al proyecto educativo institucional. “Nosotros estamos acogidos a ese currículum que abarca aspectos del proyecto educativo comunitario, un trabajo complejo para adaptar la malla curricular a las necesidades educativas de los niños emberas, por ejemplo, en ciencias sociales la prioridad es replicar los usos y costumbres de la comunidad y, en ciencias naturales entendemos los seres vivos como los espíritus”. 

Según el docente, uno de los mayores retos ha sido la permanencia de los jóvenes en la educación, pues en su cultura es tradicional que las niñas, después de su primera menstruación, se casen y empiecen a tener hijos, allí el trabajo ha sido enfocado a respetar ese deseo y costumbre, pero haciendo un llamado de atención de la importancia de la educación y que, si bien pueden ser mamás, también pueden estudiar.

Otro de los retos ha sido el Programa de Alimentación Escolar, PAE, ya que, si bien los educandos no tenían que trasladarse hasta la sede para recibir las clases, sus madres sí debían hacer el tránsito para recibir las raciones alimenticias, por tal razón se gestionó para que el carro que reparte los alimentos les entregara lo correspondiente en un punto cercano al resguardo.

Este año, cuando el PAE empezó con dificultades e interrupciones, esta población se vio muy afectada, debido a que muchos niños no cuentan con el peso y la dieta acorde con sus edad, es decir, necesitan alimentos con calidad proteínica, así que, ante el reinicio del programa con solo entrega de refrigerios, la preocupación creció. 

Lea también: ¿Se debe cancelar la jornada única en el Quindío este año?, debate por propuesta del Suteq

Orientación escolar

 Blanca Rubi Grisales Rodríguez, es la orientadora de la sede principal y ha realizado un trabajo con la comunidad para procurar el respeto de sus costumbres.

“Mi rol  como orientadora escolar es trabajar con toda la comunidad que tiene dificultades de todo tipo para el aprendizaje, sobre diferentes formas de violencia y el acompañamiento para que en medio de esas dificultades puedan salir adelante, pero, además, trabajo la escuela para padres, a la cual las una vez al mes asisten las madres de la comunidad embera y venden todos los productos que realizan a mano y también eso es una forma de colaborarles a ellas”, señaló Grisales Rodríguez.

Según la orientadora, el trabajo ha sido enfocado a partir de la importancia de la educación para un mejor futuro y posibilidades económicas, respetando su deseo de ser madres y esposas, el único caso que se mantiene dentro de la educación y que asiste a la sede principal es Jeison Borocuara, que cursa octavo grado de la básica secundaria. 

24 familias están asentadas en el resguardo Tatadrua.

 

Legalización del predio, primer paso

Por su parte, un equipo del Plan Departamental de Aguas visitó el resguardo indígena el pasado lunes 12 de septiembre para verificar las condiciones de la comunidad.

 “Nosotros como entidad departamental tenemos toda la intención de poder brindarles el agua potable y saneamiento básico que nos están solicitando, nosotros vamos a sacar 3 proyectos, 2 en Calarcá y uno en Córdoba en otras comunidades indígenas, pero en lo que respecta al resguardo Tatadrua en Pijao, ellos todavía no tienen legalizado el tema del predio y si estas poblaciones no tienen ese requisito legal nosotros no podríamos gestionar recursos, ni entrar a hacer inversiones o estudios y diseños hasta tanto no se haya solucionado este inconveniente.

 

Mesa de trabajo para analizar alternativas

El pasado 7 de septiembre la Empresa para el Desarrollo Territorial, Proyecta, a través de su gerente Lucas Jaramillo Cadavid, respondió al oficio de la comunidad.

 “En atención a su oficio 432 en el cual solicitó la posibilidad de estructurar un plan de vivienda para atender las necesidades de 24 familias y 165 personas -entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores-, que integran el cabildo indígena Tatadrua, me permito informarle que consideramos pertinente invitarlo a una mesa de trabajo, en la cual podamos interactuar las condiciones legales, financieras, técnicas, entre otras, que se requieran en este proceso”, explicó Jaramillo Cadavid a través de un oficio.

Y sostuvo: “Es de aclarar que todo proyecto, que desde la empresa se estructure o genere deberá estar sujeto a las normas estipuladas en el marco de las políticas nacionales y regionales de vivienda establecidas, por lo anterior quedamos atentos a su comunicación en aras de concretar una fecha para la realización de una mesa de trabajo”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net