Región / FEBRERO 09 DE 2021 / 2 meses antes

Pandemia y poca pauta publicitaria, difícil año para periodistas y medios regionales

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Pandemia y poca pauta publicitaria, difícil año para periodistas y medios regionales

Para algunos, la profesión, que se ha visto afectada severamente por la pandemia, no se ha tenido en cuenta de parte del gobierno.

Presidentes de los gremios de la comunicación y directores de espacios dieron a conocer su punto de vista del momento actual. 

Fragilidad de la libertad de expresión a partir de la digitalización y las redes sociales, los efectos de la Covid-19 que han llevado al cierre de muchos medios, la poca pauta publicitaria que es el ingreso, sobre todo, de independientes e incluso el abandono y la poca solidaridad, fueron aspectos que han llevado a la profesión periodística a un momento de preocupación.

Cuando hoy los profesionales de la información celebran su día, algunos consultados por LA CRÓNICA opinaron respecto al momento y más en plena pandemia, de la que no han escapado.

Informadores radiales, televisivos y de prensa entregaron sus puntos de vista y aunque todos coinciden que no es un buen momento para la profesión, no son ajenos a que se puede mejorar.

La pauta en radio  

Willy Marín Castrillón, director del noticiero radial de todas las mañanas en La Superestación Latina, además presidente del Colegio de Periodistas del Quindío, se refirió a un aspecto que vive la profesión en la actualidad y es la obtención de pauta y el pago de arrendamiento para emitir sus programas en alguna estación radial.

Es uno de los que se sienten afectados y por supuesto es más complicado con la Covid-19. “El 2020 fue un año de pesadilla, parecido al que afrontamos con lo del terremoto de 1999, pero esta vez por la Covid-19. Ahora, no todo es culpa de la pandemia, nosotros llegamos sin haber iniciado la contratación de la pauta oficial, que lastimosamente es el 90 % de la posibilidad que tenemos los independientes de subsistir”.

Agregó: “Aquí el 10 % de los comunicadores hace parte de empresas donde obtienen sus ingresos y prestaciones sociales, que no son muchas, los demás tenemos que subsistir de la pauta que el año pasado brilló por su ausencia, por poner un ejemplo, el gobierno departamental solo pautó los últimos 2 meses de la vigencia anterior y en el municipio de Armenia no se dio, solo Empresas Públicas de Armenia firmó contratos con unos cuantos, lo mismo CRQ”.

Marín Castrillón indicó que en el universo de medios cada vez hay más seudoperiodistas que alquilan espacios o realizan convenios con dueños de emisoras.

“Hay varias modalidades, el que trabaja contratado con prestaciones, los que laboran en riesgo compartido, que es el famoso 50/50, es decir que ellos hacen el programa, lo comercializan y la mitad de lo que ingrese es para la emisora y la otra para ellos, en este caso lo que pasa es que en una situación de crisis puede no haber ganancia. Los otros somos los concesionarios, los que pagamos un arrendamiento a las emisoras, somos los de mayor problema porque aparte de contraer compromisos laborales con la gente que nos colabora, tenemos obligaciones”.

Destacó que en una región como el Quindío donde el comercio “es incipiente” y que está golpeado por la crisis, “la pauta comercial desapareció y quedamos a manos de la oficial, que ha sido poca o nada, lo que consolidó un panorama preocupante porque muchos de los periodistas tuvieron que dejar sus espacios al no tener con qué pagar, otros someterse a la política del 50/50 que tampoco es una garantía y los concesionarios endeudarnos para no perder los espacios”.

De cara a este año, aseveró que no ve un panorama halagüeño: “El comercio seguirá impactado por la Covid-19 y a nivel de la publicidad oficial dependeremos de la voluntad que tengan los gobernantes. Aquí han malinterpretado la asignación de las pautas y las presentan como ayudas, que para nada lo son, la pauta comercial es una alianza estratégica entre el servidor público con el medio encargado de masificarlo y lo que le quiere contar a la gente, es una relación simbiótica donde ellos necesitan socializar y divulgar la gestión de un gobierno y los medios tienen eso, la capacidad de llegar a esas masas”.

La libre expresión

Betty Martínez Salazar, presidente del Círculo de Periodistas del Quindío, CPQ, se refirió sobre los cambios que la labor ha sufrido a causa de la pandemia, vinculados con la digitalización que se hacía de forma lenta, pero que por la situación se aceleró.

“Si bien es cierto que es un avance significativo, hay que dejar en claro que la libertad de expresión se fragilizó por culpa de la pandemia, le puso límites al derecho de acceso a la información porque se ha visto que no se convoca a ruedas de prensa presenciales, donde se pueda controvertir y contrapreguntar en nombre de la sociedad a los gobernantes o quienes están en el poder”.

Manifestó que estas situaciones fueron aprovechadas por poderosos para no dar explicaciones concretas y no responder preguntas que pueden ser incómodas. “Estamos asistiendo con preocupación a un periodismo de WhatsApp, que se reduce a uno de declaraciones que no confrontan e interpelan al poder como le corresponde al de calidad, caracterizado solamente por fragmentos de videos cortos, donde las noticias vienen prefabricadas”.

Todo esto dejó entrever el debilitamiento de un derecho constitucional como es la libertad de expresión: “Con estas violaciones hemos visto que lo que se ha producido es una consolidación del poder de manera autoritaria, lo que facilita la corrupción y genera desconfianza a las instituciones”.

Añadió que también acecha la infodemia: “Es decir, el exceso de información falsa sobre la pandemia anidada en las redes sociales que amenazan la protección de la vida y la salud, y que impiden además la promoción de un debate sano sobre la toma de decisiones de importancia con sentido crítico en los ámbitos sociales, económicos y políticos”.

Martínez Salazar indicó que, “todo ello sin tener en cuenta la crisis económica que viven los medios derivada del retroceso económico generalizado de la disminución de la pauta publicitaria, donde se cerraron muchos espacios. Pero también hemos visto cómo de manera creativa han surgido nuevas propuestas comunicativas y cómo tenemos nuevos medios alternativos, eso quiere decir que no todo ha sido malo”.

El periodismo deportivo

Mauricio Echeverry, director de Los Dueños del Balón, espacio deportivo de RCN Radio en el Quindío, sostuvo que el momento de la información sobre la actividad física no es el mejor.

“El panorama es difícil en la actualidad y complejo, porque la persona que se especializa se encuentra con un mundo diferente. Es un círculo que cada vez se cierra más y es complicado poder hacer parte de un grupo deportivo que tenga una muy buena remuneración y se sienta realmente valorado”.

Citó, por ejemplo, al monopolio de la televisión que ha sacado al verdadero informador: “Se están cambiando por personajes que han estado en el fútbol sin preparación periodística. Los gremios se han quedado cortos, no han exigido cuando el periodista es relevado por actrices o exjugadores de fútbol”.

Sostuvo que si la situación estaba complicada en tiempos normales, ahora más con el coronavirus: “Se han cerrado varias estaciones, otras han recortado personal y a los comunicadores deportivos se les ha quitado la posibilidad de asistir a los estadios, de efectuar cubrimiento. Volvemos a lo mismo de depender de una pauta publicitaria”.

Agregó: “La pandemia ha cerrado puertas y afectado la profesión deportiva, como la general, que lamentablemente no tiene dolientes, el gobierno no ha tenido una atención especial para el gremio”.     

Carlos Alberto Muñoz Marín, presidente de la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos, Acord, capítulo Quindío, sostuvo que hay crisis, pero consideró que la profesión en su género se ha mantenido unida.

A pesar de muchos obstáculos, Muñoz Marín resaltó que no han estado quietos: “En cuanto a la nueva ley del deporte estamos aportando conceptos para que el ministerio promulgue ante el Congreso la función del periodista en el campo, haciendo parte del sistema del deporte”.       

La reinvención

Adrián Trejos Gómez es el director de Caracol Radio en el Quindío y también sabe que hay una crisis, sin embargo, hay un aspecto clave en estos tiempos para él y es la reinvención.

“Creo que como en todos los sectores del mundo, el periodismo y las empresas de comunicaciones no pueden estar más alejados de la palabra reinvención, porque la pandemia llevó la profesión a la reinvención. Paulatinamente iba llegando lo digital, pero considero que la pandemia aceleró mucho esos procesos en el cual los periodistas estamos inmersos, para bien o para mal”.

Aclaró: “Eso depende del punto de vista de donde se le mire o donde esté. Para bien, porque es el mundo real, en las redes sociales, en las páginas web y es un abanico de oportunidades para informar bien a los ciudadanos. Para mal, porque claramente lo digital también indica que se reducen cada vez más los espacios físicos para periodistas, así como pasó en la era de lo industrial, en la que los aparatos fueron desplazando a la mano de obra, pues lo digital también va desplazando al periodista”.

Enfatizó que hacia esa dirección va el mundo de una manera vertiginosa que tienen que llevar a los profesionales de la información a reflexionar sobre la calidad de los contenidos,  la veracidad, la responsabilidad de ética para divulgar como debe ser: “No como pasa hoy, pues tristemente estamos en un mar de desinformación y de la falsedad, utilizando precisamente una herramienta, como es la digital, para desinformar a la ciudadanía”.

A nivel local cree que la situación es igual en relación con la reducción de espacios para los comunicadores que ya se anunciaba desde antes de la pandemia y que por obvias razones con el fenómeno es un asunto innegable: “Es un desafío todo lo que se está viviendo, nos invita a ser mejores, a ser creadores de los propios contenidos frente a la información que a diario se genera en el mundo”.

Datos de las agremiaciones

El Colegio Nacional de Periodistas del Quindío cuenta con 32 integrantes —eran 33, sin embargo, el viernes pasado falleció Jaime Gómez Botero—.

Según Willy Marín Castrillón, presidente del gremio, de los 32 solo 4 están pensionados, así mismo hay 4 desempleados y 8 trabajan pero por cupos: “4 no ejercen el periodismo y se dedican a otra actividad y unos 10 son concesionarios, es decir, o pagan alquiler por un espacio en emisoras locales o trabajan en riesgo compartido al 50 % de lo que puedan comercializar”.

Betty Martínez Salazar, presidente del Círculo de Periodistas del Quindío, CPQ, manifestó que están adscritos 43 socios.

De ellos, el 21.4 % trabaja en el sector público, el 23.8 % se encuentra en el privado, el 23.8 % es pensionado, el 21.4 % trabaja en medios, el 9 % en docencia y proyectos culturales y el 4.7 % está desempleado.

“Quienes trabajan en el sector público son contratistas, la mayoría con contratos de 3 meses, lo que demuestra también una precarización laboral de la profesión, y por otro lado están aquellos que trabajan por cupos, o sea que tienen que vender la publicidad para tener ingresos”.

Desde la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos, Acord, capítulo Quindío, Carlos Alberto Muñoz Marín indicó que en la actualidad el gremio cuenta con 38 miembros.

La mayoría de ellos están vigentes, sobre todo en medios radiales y televisivos de tipo local, pero también dedicados a la docencia tanto en nivel secundario como universitario, además ejercen otra profesión como la sicología, la dirigencia deportiva y el derecho. 

También indicó que 5 socios se encuentran pensionados, pero también ha llegado sangre joven, hace poco se hicieron miembros 4 periodistas.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net