Región / JUNIO 12 DE 2022 / 3 meses antes

Proyecto de PCH en Génova fue frenado

Autor : Alejandra Ovalle Peñuela

Proyecto de PCH en Génova fue frenado

En Pijao también se adelanta un proceso para impedir el desarrollo de este tipo de proyectos.

Fruto del trabajo de colectivos ambientales que rechazan rotundamente las Pequeñas Centrales Hidroeléctricas.

Desde el 2018 en Génova y en 2019 en Pijao los colectivos EcoGénova y EcoPijao vienen desarrollando acciones legales y sociales para exigir la protección de sus territorios debido a que desde el 2010, a través de la resolución 1024 y 1025, habían entregado concesiones para realizar estudios de recursos naturales. 

La principal preocupación de EcoGénova ha sido frenar esos proyectos hidroeléctricos, defender el agua, el territorio y los derechos de las mujeres. Para esto, además de acciones jurídicas, han realizado trabajos sociales y pedagógicos en diversos escenarios. Los frutos de este trabajo se demostraron en el 2021 mientras se llevó a cabo el cabildo abierto, en el que la comunidad dio un no rotundo a los proyectos de las Pequeñas Centrales Hidroeléctricas. 

Producto de las diversas acciones que se generaron durante los últimos 2 años, el 3 de junio de 2022, mediante la resolución 1753 la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, declaró el desistimiento expreso y archivó la solicitud de permiso de estudio de recursos naturales radicada 04909-22 -recurso hídrico “con fines de generación de energía eléctrica- para el proyecto denominado: pequeña central hidroeléctrica gris, sobre la cuenca del Río Gris, municipio de Génova”. 

Viviana Viera Giraldo es caficultora e integrante del colectivo EcoGénova, explicó sobre el tema: “Esta victoria que tuvimos de la suspensión del estudio de recursos naturales era lo último que había concedido la CRQ a la empresa hidroeléctrica”. 

Según lo mencionado por Viera Giraldo, cuando se enteraron de que en el municipio había proyectos de construcción de centrales hidroeléctricas que ya estaban bastante avanzados, empezaron a realizar investigaciones sobre el tema porque representantes de la empresa llegaban a las fincas haciéndose pasar por funcionarios de la alcaldía.  

“Encontramos que había muchos errores en la documentación que la empresa había proporcionado, en los estudios de recursos naturales, en los nombres de veredas, las fechas no correspondían y obtuvieron los certificados de libertad y tradición engañando a la comunidad”. 

Para este proceso, EcoGénova contó con la ayuda y acompañamiento jurídico de la Clínica Socio-Jurídica de la Universidad de Caldas. Con geólogos de la Universidad Nacional de Bogotá analizaron el estudio de diagnóstico ambiental de alternativas que había realizado la empresa.  

“Encontramos muchos errores, la empresa mentía. Uno de esos fue que señalaron que había una quebrada intermitente, esto para evitar responsabilidades, pero esa quebrada nunca se había secado”. 

Viera declaró que se encuentran muy contentos con esta decisión en la que la empresa desistió a la solicitud de permisos de estudios de recursos naturales radicada 04909-22.  

“Es importante señalar que la CRQ no suspendió los servicios, sino que la empresa desistió porque cuando les reportaron las fallas no encontraron cómo corregir los errores que señalamos. Seguramente buscarán realizar un nuevo proyecto”. 

José Manuel Cortés Orozco, director de la CRQ, sostuvo que: “Primer tema. Jurídicamente no pueden hacer uso de las concesiones otorgadas en años anteriores para uso de generación de energía. Segundo, ante la CRQ se desiste a este tipo de trámites y lo que hacemos es proceder según lo jurídico. Quiero dejar algo claro para que haya mayor pedagogía, hasta el día de ayer, ante la CRQ no se tenía radicado ninguna solicitud de licencia ambiental para Pequeñas Centrales Hidroeléctricas en ningún sector del departamento del Quindío. Para terminar, como director general, es importante señalar que actuamos de acuerdo con el ordenamiento, soporte técnico y jurídico, no por opiniones ni percepciones”. 

Posibles afectaciones 

Según el colectivo, las afectaciones que causan al medio ambiente este tipo de estudios y proyectos son múltiples. Las investigaciones realizadas desde EcoGénova al revisar trabajos que se ejecutaron en otros departamentos y consultar a expertos, revelaron que hay cambios sociales, afectaciones en el modo de vida, alteración en seguridad alimentaria y afectaciones en los ecosistemas. 

“En Caldas, PHC El Edén, secó 35 quebradas. Hay afectación en cultivos; no hay pasto por lo que se dificultan las actividades ganaderas; las vías de acceso se destruyen por el paso de maquinaria pesada; se remueve la capa vegetal; la desestabilización de las laderas facilita deslizamientos y derrumbes”. 

Por su parte, Jhoana Suárez Montejo, abogada, especialista en Derecho Ambiental de la Universidad Externado de Colombia expresó: “Cuando hablamos de afectaciones y daños ambientales por la ejecución de proyectos hidroeléctricos en los territorios no podemos diferenciar entre pequeños y grandes proyectos. Los impactos son totalmente notorios no solamente para la fauna y la flora. Se genera gran contaminación por la acumulación de sedimentos”. 

Aseveró que también hay afectaciones en los territorios por los cambios que se dan en las dinámicas, en las maneras de vivir y comprender la vida. De repente las dinámicas cambian.  

“Intentamos frenar y promover alternativas reales y que revisemos qué sucede con esta obsolescencia que vivimos en materia minero-energética, pero por otro lado se promueve. Las afectaciones y daños son nefastos y totalmente irreversibles”. 

Ana Victoria Díaz Nieto, docente e integrante de EcoPijao, añadió: “El impacto no solo se debe mirar en términos económicos y ambientales, estos proyectos también alteran el tejido social. Esto no tiene compensación económica. Los proyectos no contemplan esos daños sociales. Es necesario reforzar la normatividad nacional, no tiene la rigurosidad que debe tener, pareciera que no hay consciencia sobre lo que se decide y las consecuencias de sus decisiones. Las políticas públicas deben garantizar la salud, economía e integración de las personas en el área de influencia en el momento en el que llega a una región este tipo de proyectos”. 

Preocupaciones actuales 

En el 2019 en Pijao se consolida el colectivo EcoPijao como aliado de EcoGénova. Ana Victoria Díaz explicó que junto con otras organizaciones como la Fundación Pijao Cittaslow, el Comité Ecológico y EcoPijao se declararon terceros intervinientes ante la CRQ para todo lo que tiene que ver con estos proyectos de PCH. El 25 de febrero de 2022 llevó a cabo el cabildo abierto en defensa del agua y los ríos ante la amenaza de ejecución de las pequeñas hidroeléctricas en el que, al igual que Génova, también dieron un rotundo rechazo a estos proyectos. 

En el 2019, EcoPijao se empezó a unir porque también se enteraron de que personas de una empresa irrumpieron de manera abrupta en las fincas para realizar obras en predios que supuestamente eran del municipio. “Mediante todos los procesos que realizamos, logramos comprobar que la empresa no tenía permisos radicados, ni licencias o escrituras de los predios. Para Pijao se tienen proyectadas la realización de 5 proyectos de pequeñas centrales hidroeléctricas. Desde las resoluciones 1024 y 1025 del 23 de julio de 2010, se otorga la concesión de aguas a 2 de estos proyectos y conceden 5 ríos de los cuales 2 están en Pijao. Esa es nuestra mayor preocupación en la actualidad”. 

Insistió asimismo en que ya debería haberse declarado la caducidad de esta resolución porque tienen la concesión, pero nunca han hecho uso del agua. “Nosotros como colectivos de los diferentes municipios hemos reclamado, ellos señalan que no se puede porque podrían ser multados. La verdad es que cuando se declaró esa concesión la ley era una, en la actualidad la ley cambió y resulta más complejo este tipo de solicitudes”. 

A la preocupación que manifiesta la integrante de EcoPijao, se suma EcoGénova. Según lo expuesto por Viviana Viera, aún quedan grandes desafíos. “Desde el 2010 se hicieron unas concesiones de agua con caudales que son demasiado altos y que afectan a 4 municipios del departamento: Córdoba, Pijao, Génova y Calarcá. Eso es bastante grave, si mañana la empresa decide hacer uso de esa concesión podría hacerlo. En el caso del Río Rojo, se llevaría toda el agua porque les concedieron un caudal de más de 4.200 litros por segundo. El caudal del acueducto de Armenia es de 160 litros por segundo, con eso nos hacemos a una idea. Hemos realizado muchas acciones para intervenir al respecto, sin embargo, aún no se detienen estos permisos”.

Lea también: Transporte escolar en el Quindío se normalizará en el segundo semestre



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net