Región / JUNIO 26 DE 2022 / 1 mes antes

¿Qué sucede con las comunidades transgénero en el Quindío?

¿Qué sucede con las comunidades transgénero en el Quindío?

Foto : Autores: Linkterna

La lucha de las comunidades diversas para garantizar el reconocimiento de las diferentes identidades de género y la inclusión de estas dentro de la sociedad ha tenido ganancias históricas, no obstante, los índices de violencia son preocupantes.

En Colombia, el trayecto emprendido por la comunidad LGBTIQ+ para ser reconocida desde lo social hasta lo institucional, ha sido complejo. En 1976 nació en el país el movimiento de la liberación homosexual, movimiento que fue pionero de la defensa de los derechos de los ciudadanos con preferencias sexuales distintas.

En 1992, gracias al abogado Germán Rincón Perfetti, quien interpuso una acción de tutela, se emitió la Sentencia No. T-594/93, la cual reconoce y permite que las personas transgénero puedan cambiar su nombre sin ninguna clase de impedimentos por parte del Estado.  

  Sin embargo, pese a que estos acontecimientos han sido hitos para la lucha de la comunidad LGBTIQ+, según datos de la Defensoría del Pueblo, “entre 2020 y 2021 asesinaron a 98 personas con orientación sexual e identidad de género diversas” en Colombia. De acuerdo con el informe, en el 2020 se registraron 77 homicidios y feminicidios en las siguientes zonas del país: “La mayor parte de los hechos se registraron en departamentos del Caribe colombiano, con 28 casos; seguidos de Antioquia con 15; Valle del Cauca con 8; Eje Cafetero con 7 y en otras zonas del país un total de 19 casos”.  

De los datos presentados, las personas que vivieron agresiones más violentas fueron respectivamente: “mujeres transgénero 27 casos; hombres gais 14; mujeres lesbianas 8 y 1 hombre transgénero”.  

En una noticia publicada por el diario El Tiempo en 2021, Ser una persona trans en Colombia es una sentencia de muerte, se informa que: “De acuerdo con el Observatorio Prediva, de la Fundación Grupo de Acción y Apoyo a Personas Trans, en 2021, con corte al 28 de junio, han sido asesinadas 20 personas trans en Colombia”. 

Colombia Diversa en Sin violencia LGBT: Sistema de información de violencia contra personas LGBT en Colombia informó que en el país desde el año 1993 hasta el presente, se han violentado 662 mujeres trans y 100 hombres trans. Por su parte, desde la Red Comunitaria Trans, organización de base que trabaja por los derechos de personas trans, en este 2022 se han registrado 11 asesinatos a mujeres trans. 

En el Quindío el panorama sobre “transhomicidios” y “transfeminicidios” sigue sin estar claro, pues, según datos del Observatorio Colombiano de Feminicidios, solo ha habido 3 casos de “transfeminicidios” en lo que va del 2018 hasta el 2022. Por su parte, en registros de Colombia Diversa se indica que desde 1993 hasta 2018 solo ha habido 4 casos de asesinato hacia personas de la comunidad trans en Armenia.  
 
 *** 
Nathaly Camargo Marulanda, licenciada en Biología y Educación Ambiental, especialista en Diversidad Sexual y Derechos Humanos Internacionales, asegura sobre este tema en el Quindío: “Aunque se cuenta con una política pública bajo la ordenanza 015 ‘Quindío diverso’, esta no cumple el impacto social que se espera. Es administrada por personas que no tienen idoneidad, que no tienen sentido de pertenencia por la población y esto ha puesto en una condición de doble vulnerabilidad. Incluso muchas de las agresiones que han sufrido personas transgeneristas, transexuales del departamento han sido por parte de los entes públicos y es allí donde podemos evidenciar que las agresiones no solamente se dan desde lo físico, también se dan por discriminación, exclusión y la segregación”. 

 A la fecha, las entidades competentes no han realizado un censo global de la comunidad trans en Colombia, por lo que no se tiene una cifra exacta de cuántas personas asumen una identidad de género diverso. El único dato con el que se cuenta proviene del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, por medio de la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas, ENCSPA, de 2019, en la que se indica que aproximadamente 10.000 personas se identifican con un género diverso al que nacieron. 
 
Sobre cuerpos e identidad 
 

Las personas trans han habitado un cuerpo que es ajeno a su verdadera identidad, a partir de esto se inicia un proceso de transición no solo para configurar su físico, sino también para tener un autoconcepto válido desde sus percepciones.  
Para Shailyn Daena Gutiérrez, mujer trans de 19 años, su identidad no solo le permite reconocerse, también es un medio por el cual tiene libertad de descubrirse: “Sé que ella es la persona con la que brillo, soy siempre feliz, me identifico en todos lados y hacia ella, a pesar de los percances, con ella siempre soy feliz. Él es alguien que estuvo en mi vida, que aún se va a quedar por allá guardado, no sé si es para siempre, es algo que no me gusta en mi vida, a pesar de que me enseñó mucho”.  

En la deconstrucción del género impuesto al nacer, que, a su vez, resulta ajeno con el que se determina, hay un proceso para asumir una transición en la identidad. Mateo Cardona Gutiérrez, hombre trans de 17 años, comenta que, una vez compartió con su madre la manera como asume su identidad, realizó sus primeros cambios reflejados en su apariencia física: “Empecé con el cabello, y a partir de allí decidí cambiar el vestuario, comencé a comprar ropa de hombre. Yo me identifico cómo un hombre, mi orientación es hetero, me gustan las chicas. Me identifico como una persona trans porque yo quiero hacerme la mastectomía”. 

Asimismo, Violeta Ríos Londoño, mujer trans de 23 años, expresó cómo es ser trans desde su mirada: “La vida de una mujer trans es fatal, la gente señala, juzga y no saben todo lo que uno tiene que pasar. Cuando me inyecto hormonas hay bajones emocionales, a veces estoy triste, dan ganas de llorar, da mal genio. Son muchas cosas, la vida trans es muy dura, ser mujer de nacimiento es pesado, pero ser trans es mucho más difícil porque uno tiene que pasar por maltratos incluso entre la misma comunidad”. 
 
*** 
Dentro del proceso de transformación de sus cuerpos e imagen hacia su identidad, hay un paso relevante: la legalización de su identidad de género y sexo. Este trámite tiene peso en el momento de reconocerse como seres dentro de una sociedad, puesto que por medio de su nombre cobra vida la identidad que decidieron asumir.  

 Violeta Ríos y Shailyn Gutiérrez realizaron el cambio de sus documentos de identidad para completar la manera en que son y desean ser llamadas. Violeta Ríos contó: “Yo hice el trámite en el año 2021, lo iba a hacer en el 2018 pero era mucho dinero, así que no lo pude completar, lo hice hasta la mitad. Cuando ya tenía más dinero, hice las vueltas porque qué tal ir a una discoteca y que le vean la cédula con la identificación anterior, qué vergüenza”. 

Shaylin Daena mencionó: “Yo realicé el proceso el 27 de septiembre de 2021 y el 4 de octubre ya tenía el registro civil legal con mi nombre”.  
Por otro lado, Mateo Cardona comentó “Obvio que quiero hacer el cambio de mi nombre y mi sexo en la registraduría, pero aún no lo puedo hacer poque soy menor de edad, estoy esperando cumplir los 18 años porque así se me facilita todo”. 

Brittany de la Vega, funcionaria de la secretaría departamental de Familia, habló sobre la información que han recibido respecto al cambio en la documentación: “se hicieron unas capacitaciones con la notaría de Calarcá donde, de cierta forma, estamos haciendo todo el proceso de la escritura pública y nos dejan el costo un poco más económico para las -identidades- de género, antes estaba a $420.000, ahora por todo está en $170.000. Esto cuenta el componente sexo, en este caso masculino y femenino”.  
 
 Políticas para personas trans  


La garantía de los derechos para las personas de esta comunidad abre el camino para que se disponga de una fuerza vinculante en diferentes espacios: en el laboral, en los centros de atención en salud, en la educación con ambientes escolares libres de discriminación. La Corte Constitucional protege los intereses de las personas trans, mediante el desarrollo jurisprudencial de 3 derechos: a la igualdad, a la salud y al libre desarrollo de la personalidad -para incluir el derecho a elegir la identidad-. 

Colombia ha tenido importantes avances legislativos para proteger los derechos de las personas trans en los diferentes ámbitos. Jessica Obando Correa, abogada especialista en derecho constitucional, hizo un panorama sobre lo notarial, laboral, salud y educativo. Desde lo notarial afirma: “La corte constitucional, a partir del 2014 y la sentencia 623, reconoce que todos tenemos derecho a la personalidad jurídica. A partir de esto, se hace la modificación de una serie de decretos, especialmente del 1227 del 2015, el cual establece la posibilidad de que las personas trans puedan cambiar su sexo y su nombre en el registro civil de nacimiento. Esta sentencia es una adición al decreto 1072 del 2015, que es el decreto único de justicia que establece todo el trámite notarial”. 
Comentó, asimismo, que las sentencias 498 y 672 de 2017 permitieron que una persona menor de edad próxima a cumplir los 18 pueda también hacer esta modificación.  

En esa misma línea, desde la rectificación del componente de nombre y sexo en documentos de identidad, a partir del decreto 1227 del 2015, Camargo Marulanda explicó: “Este decreto se relaciona con la sentencia de tutela, la 063 del año 2015, que permite cambiar el componente sexo. El costo actualmente se redujo por causa de la política pública del cual el colectivo Semillas Diversas y yo somos autores, quedó en un costo de $167.000, ya que el Quindío es categoría 6 a nivel nacional”. 

Además, señaló que en la actualidad están exonerados del pago de la cédula de ciudadanía, gracias a una resolución que lograron ganar en el departamento, es decir, que solo se está haciendo el cobro de la escritura pública para la rectificación del componente nombre y sexo.  

Por otro lado, la posibilidad de acceso al trabajo es difícil a causa de los prejuicios, estereotipos y discriminaciones que persisten. Sobre esto Obando dijo: “En gran parte, todo el desarrollo que tenemos dentro de nuestro sistema de derecho a favor de las personas con experiencias de vida trans ha sido por todo el avance jurisprudencial de la Corte Constitucional y los altos tribunales”. 

Desde la sentencia 593 del 2014, complementada por la T 063 del 2015, se ha venido estableciendo que las personas con experiencia de vida trans tienen una especial condición de vulnerabilidad respecto al sector de empleo, ya que las personas trans generalmente trabajan en la informalidad, lo cual implica que no pueden acceder a trabajos que garanticen las condiciones básicas: el acceso a seguridad social integral, cotización a pensiones, ARL, caja de compensación familiar, entre otros.  

“En ese sentido, la Corte Constitucional, al igual que la Corte Suprema de Justicia, han establecido que la figura de la estabilidad laboral reforzada debe ser tenida en cuenta en relación con las personas trans”, agregó. 

Referente a los servicios de salud, sumó: “Hay un logro importante que se da a partir de la sentencia T 552 y T 771 de 2013 de la Corte Constitucional bajo “reafirmación sexual”. Implica que, bajo la ley 1751 de 2015, se establece la posibilidad de que todas y todos podamos acceder a los servicios de salud. El propósito de este acompañamiento es que la EPS garantice el acceso efectivo a procedimientos tales como implantes mamarios, perfilaciones e incluso el acompañamiento con diferentes medicamentos y hormonas sin que ello implique ningún tipo de discriminación”.   

Sobre el panorama político en el Quindío, Camargo Marulanda señaló que esta la política Quindío Diverso: “Quedó aprobada ante la asamblea departamental, bajo ordenanza 015 del 2019. Esta nos entregó una radiografía muy amplia sobre la situación de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas, con un agravante muy fuerte hacia mujeres y hombres transgénero que son quienes rompen esos estereotipos de condicionamiento social, esos paradigmas del molde binario: femenino masculino. Al desencajar de ese molde lo que se considera normal, están expuestos y doblemente vulnerables a situaciones de agresión, lesión, discriminación, exclusión, segregación y, entre ellos, acciones físicas de violencia, incluso de desaparición física”. 
 
 *** 
En los ambientes escolares la ley 1620 del 2013 creó el Sistema Nacional de convivencia escolar y formación del ejercicio de los derechos humanos. Esta ley es importante porque es la que establece los lineamientos para el desarrollo de los manuales escolares. Es por ello que, algunas instituciones educativas han incorporado políticas de inclusión trans dentro de los manuales de convivencia, como en el caso del colegio Gustavo Matamoros de Armenia. 

Eder William Ortiz Medina, docente de la institución, contó las razones por las que hicieron ajustes: “Se incluyeron porque hubo una lucha de niños y niñas trans, que empezaron a exigirle al colegio una política que no fuera solo inclusión, porque la política de inclusión no los representaba a ellos y ellas. Para incluir una política de inclusión trans se tuvo que visibilizar el problema, presentarle al comité una reforma al manual, en la que se explicaba que la población trans no estaba incluida”. 

El proceso de inclusión de las políticas en la institución inició con el derecho a usar el uniforme de acuerdo con la identidad género, seguido, se realizó la reforma del manual: “El proceso pasó inicialmente por charlas con los estudiantes, directivos y docentes sobre la ley 1620, sobre cómo incluir en el manual de convivencia este tipo de políticas. A su vez, se hizo un trabajo con orientación escolar, para sacar a los estudiantes de las políticas de inclusión escolar que los hacía sentir como si tuvieran una discapacidad, las niñas y niños trans se reconocían marginados dentro del colegio y como marginados requerían un lugar”.  

Desde la secretaría de Educación de Armenia se han desarrollado estrategias para fortalecer las políticas en el entorno educativo. Antonio José Vélez Melo, coordinador del área de Calidad Educativa explicó: “Se ha venido haciendo un trabajo de la mano con la Personería Municipal, haciendo actualizaciones y revisiones de los manuales de convivencia, frente al contenido y componente. Frente al tema de inclusión, con la Universidad del Quindío se hicieron capacitaciones y acompañamientos a instituciones, mirando este componente de género en el contenido del manual de convivencia”.  

Además, comentó que desde la orientación escolar de todas las instituciones se ha trabajado la activación de rutas, capacitación y actualización. Desde allí, se han realizado talleres, charlas y procesos pedagógicos que se han destacado en la mesa LGBTIQ+ en el municipio de Armenia.  

En el camino de la defensa de los derechos de la comunidad LGBTIQ+ múltiples vidas han sido cortadas por la violencia. Lo conquistado hasta ahora es el resultado del trabajo de diferentes actores políticos, sociales y comunitarios. Aun así, falta mucho trecho para que las personas trans vivan en una sociedad que no ponga en peligro constante su integridad. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net