Región / NOVIEMBRE 21 DE 2021 / 2 semanas antes

Volver a “Hombres trasplantados”

Autor : Juan Felipe Gómez

Volver a “Hombres trasplantados”

Es más que una novela. De “Hombres trasplantados”, la obra de Jaime Buitrago publicada originalmente en 1943, puede decirse que trasciende los parámetros de la narrativa ficcional, y se ubica en el canon de los relatos que reconstruyen la Historia, constituyéndose en documentos claves para entender cómo se forjó la identidad de un territorio y sus pobladores. El Quindío, departamento joven pero cuya historia está ligada a la del Gran Caldas, tiene en “Hombres trasplantados” un hito de la novelística, pero a cuyas páginas también es posible volver para, como menciona el investigador Nodier Botero en el prólogo a la edición de 2011 realizada por la Biblioteca de Autores Quindianos, «llenar el vacío de textos referentes a la historia Quindiana de los tiempos de poblamiento por los inmigrantes llegados de otras partes del país». 

La edición de 2011 en la Biblioteca de Autores Quindianos, 68 años después de la original, supuso darles la oportunidad a nuevos lectores e investigadores de reconocer y apreciar los valores de una obra fundamental e inagotable. Sin embargo, cuando ha pasado una década y aquella edición ya se encuentra agotada, surge la inquietud sobre a dónde han ido a parar los ejemplares, quiénes y cómo leen hoy en día una obra de esas características, y si sus valores estéticos, narrativos e históricos son verdaderamente apreciados por lectores del común. 

Cabe recordar que la obra hace parte de una trilogía, junto a “Pescadores del Magdalena” (1938), y “La tierra es del indio” (1955), y que Jaime Buitrago fue un calarqueño, educador, viajero y cosmopolita, que «bebió de las influencias estéticas, sociales y políticas del siglo XX», como menciona Natalia Berney Zorro en el trabajo “La Trilogía Novelística de Jaime Buitrago Cardona: Una Herencia del «Humanismo Conservador» en el Siglo XX colombiano”. En este valioso trabajo de 2014, la autora ubica a Buitrago y su obra con justeza en el panorama de la narrativa nacional, y entre sus objetivos está «exponer cómo Buitrago plantea que el indio y el pescador son razas inferiores destinadas al sufrimiento; mientras el colono es concebido como una raza superior, destinado a la gloria», evidenciando la carga política y sociológica detrás de su narrativa. 

En el rastreo de información para nutrir su tesis, la autora recupera un buen cúmulo de artículos y apreciaciones de contemporáneos de Buitrago que, leídos hoy en día después de transitar por las páginas de la novela, abren nuevas perspectivas para su comprensión y valoración como relato histórico. Entre el material compilado se encuentra un artículo de Antonio Cardona Jaramillo, primo de Buitrago, publicado en La Patria un año después de la aparición de la novela (1944), y titulado “Hay una literatura caldense”. En él Antonio Cardona señala: «” Hombres trasplantados” es admirable en cuanto logra cimentar una base para escribir la verdadera historia de la colonización del Quindío, que es una odisea en el ámbito de la formación nacional. El autor siguió a través de su libro un sabio consejo de Goethe: “Sólo la naturaleza hace grande al artista”, y moldeó de tal suerte la naturaleza en sus páginas, que se siente, con una certidumbre de adversidad, el golpe vengador de la selva contra Jesús María Ocampo, el indomable “Tigrero”, un adalid de la batalla, digno del escenario de la comarca prodigiosa que dio a luz ante la epopeya de la conquista, porque fue obra de su brazo y fuego de su corazón. Es la historia sintética de la colonización del Quindío. Quien no conozca el Quindío no puede apreciar esta obra en todo su valor... El estilo allí es la tierra. La historia del Quindío no podía escribirse con el tinte almibarado de la sabana de Bogotá. La pluma para escribir sobre el Quindío es un hacha, no un estilógrafo».

Desde el presente, e indagado por lo que una novela como “Hombres trasplantados” aporta a la comprensión de nuestra Historia como departamento, el escritor y presidente de la Academia de Historia del Quindío, Jaime Lopera Gutiérrez, señala: «La colonización es un panorama enorme de situaciones que ofrece al escritor abundante material para adelantar descripciones (realistas o románticas) o enjuiciar los conflictos de la época. “Hombres Trasplantados” ayuda mucho a comprender el ámbito y las costumbres que se entronizaron con motivo de esta que llaman una gesta de exploradores. Los dichos, los usos y las tradiciones están bien reflejadas allí y sirven para nutrir los acontecimientos de la leyenda». 

 Uno de los asuntos que mayor dificultad reviste en cuanto a la recuperación de obras clásicas tiene que ver con las minucias del proceso editorial. El proyecto de la Biblioteca de Autores Quindianos contó desde sus inicios con los buenos oficios y el profesionalismo del profesor Carlos Alberto Castrillón, impulsor de una buena parte de los trabajos críticos que han acompañado las ediciones publicadas en la colección. A cargo de la edición de 2011 de “Hombres trasplantados” estuvo el escritor y músico Libaniel Marulanda, quien suma a la valoración de la obra las siguientes ideas: «considero que tiene el mayor precio que pueda otorgársele a una obra porque reúne aquellos elementos que juzgo imprescindibles en una novela histórica, como son la veracidad dentro de la ficción. Es decir, aquel ingrediente que convierte un libro de esta naturaleza en una verdad no oficial, que viene siendo la historia cierta, la historia de nuestra región y sus conflictos ocasionados por el problema irresoluto, e incluso magnificado con los gobiernos ultra-reaccionarios de las dos últimas décadas: la tenencia de la tierra. Lo que antes fue la compañía Burila, luego bien pudo ser uno de los tantos bloques paramilitares».

Aunque la obra sigue presente en los anaqueles de las bibliotecas públicas, en colecciones particulares y en instituciones educativas, no hay duda de que corre el riesgo de irse quedando sin lectores. Al respecto, y enfatizando el valor literario e histórico de la obra, concluye Jaime Lopera: «“Hombres Trasplantados” se queda sin lectores por falta de un editor concienzudo que le dé por reeditarla y difundirla con el fin de ponerla en las manos de muchos. Desde el punto de vista literario, es la semilla narrativa de un proceso que combina tres interesantes escenarios: la tierra era de Burila y de los caucanos; la gente eran los antioqueños y los que vinieron de otras regiones; y la economía cafetera fue establecida por los caldenses: ese es el Quindío».  

*Contenido realizado como parte del proyecto “Lecturas y miradas a la Biblioteca de Autores Quindianos, una década de historias y voces recuperadas”, ganador de la Beca para el Fortalecimiento a la Creación y Circulación de Contenidos de Crítica Cultural y Creativa del Programa de Estímulos del Ministerio de Cultura 2021.  



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net