Salud / MAYO 10 DE 2021 / 1 mes antes

Opositores de la reforma a la salud señalaron que carece de política pública

Autor : Andrés Ramos Gámez

Opositores de la reforma a la salud señalaron que carece de política pública

Voces en el Quindío se pronunciaron respecto a la propuesta de ley 010 y analizaron sus falencias.

Retrocesos al actual sistema, así como más beneficios a las EPS y no al usuario y a los trabajadores, son algunas de las críticas que se le han hecho al proyecto de ley 010 del 2020 o reforma a la salud.

La propuesta fue radicada desde el primer día de la actual legislatura, pero no ha avanzado porque no se ha logrado un consenso de los congresistas, a pesar de que ha tenido modificaciones, y por ende no habido ninguna ponencia -se necesitan 4 debates para ser aprobada-.

Por ello, los detractores son insistentes en asegurar que “el proyecto debe considerar varios problemas del sistema de salud actual como la ausencia de una política pública con enfoque social, el compromiso de sectores económicos diferentes al de la salud, y el suministro de un verdadero servicio integral a los ciudadanos basado en la prevención”.

Sin embargo, el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, ha reiterado que para el proyecto de ley se han recogido sugerencias, anotaciones e intervenciones surgidas en audiencias de consulta en cada una de las instancias del sistema sanitario. 

Y además de componentes que tienen que ver con la gestión integral del riesgo en salud, la territorialización y la forma como se prestan los servicios, “también se recogen los aprendizajes de la pandemia con el objeto de preparar al país bajo el concepto de una salubridad completa”.

Petición para ser archivado

La Federación Médica Colombiana concedió una rueda de prensa virtual para referirse al proyecto y entregó motivos para ser rechazado.

Carolina Corcho, vicepresidente de la agremiación, resaltó que desde septiembre han presentado documentos donde se solicitó el retiro de la iniciativa: “Se solicitó el retiro del proyecto de reforma porque nos pareció inconveniente. No es cierto que va a reglamentar la ley estatutaria que establece en Colombia el derecho fundamental a la salud. Es una norma que profundiza el negocio de la salud, coloca en riesgo la destinación específica de los recursos que deben ser dirigidos a asuntos para la protección de la vida de los colombianos”.

Agregó: “Lo segundo, es que es una ley que profundiza la negación de servicios por distintos mecanismos. Es un proyecto de ley que lleva a los hospitales públicos a la liquidación, es preocupante porque 22 millones de colombianos viven en zonas dispersas y el único acceso que tienen es el hospital público”.

La federación trabaja desde hace 3 años un proyecto de ley alternativo de reforma estructural al sistema de salud que desarrolle y reglamente la ley estatutaria: “Lo tenemos casi en un 90 %, se ha trabajado con diversas organizaciones y esperamos presentarlo para que sea debatido”.

Opiniones en la región

El decano de Ciencias de la Salud de la Universidad del Quindío, Jorge Luis Duque Valencia, fue consultado por LA CRÓNICA y entregó un concepto sobre la iniciativa en especial el caso de las EPS.

“Una de las grandes críticas que le hacen a la reforma por ejemplo es que las EPS seguirán vigentes. Es uno de los grandes llamados que se le ha hecho al gobierno y al Congreso y es que definitivamente no se requiere de esa intermediación que le causó muchos debacles a la ley 100 y fue la creación de esas figuras que terminan siendo en buena parte una privatización de la salud”.

Añadió: “Las EPS de por sí se llevan mínimo entre un 8 % y 10 % de los recursos que se le dan a la salud. Esa intermediación puesta para la administración en salud podría ahorrarse si se crearán otras figuras más eficientes sobre todo en el movimiento de los recursos económicos.

Señaló Duque Valencia que la reforma “debe ser tumbada y debe nacer otra a partir del consenso que debe salir de diferentes actores que intervengan no solo en la salud sino en la tributaria, la pensional, laboral y demás”.

Al mirar qué aspectos “positivos” tendría la propuesta, indicó que “bueno que el plan de intervenciones colectivas se siga manejando por entes territoriales y las intervenciones individuales que sean orientadas por las IPS”.

Positivo también que se regionalice la atención integral en salud y que se determine la figura del médico familiar o que maneje grupos poblacionales sectoriales aunque reconoció que no hay profesionales suficientes para encargarse de esa figura.    

Así mismo, Alberto Castro, veedor de salud en el departamento, indicó que la ley 010 le quita beneficios que están enmarcados en la ley 100.

“Con esta reforma lo que quieren es acabar de enterrar lo poco bueno que tuvo la salud a partir de la ley 100. Un ejemplo es que los pocos beneficios que tenemos no los están quitando con el tema de la medicina familiar, que tengamos que pagar más por no cuidarnos”.

Agregó: “Una persona con múltiples patologías tiene que comprar una medicina prepagada para curar atenciones renales, del corazón o diálisis, eso también pretende esta reforma a la salud. Por eso muchos congresistas se están retirando porque vieron que es perjudicial para los colombianos”. 

Recomendado: Gobernadores servirán de mediadores entre manifestantes y el gobierno nacional

A concretarse con los verdaderos actores

Uno de los que se manifestó al respecto fue el representante a la Cámara Luciano Grisales Londoño, quien mostró una postura en contra de cómo se presentó el proyecto.

Advirtió que si el gobierno no genera espacios de diálogo y concertación con la ciudadanía, el gremio médico y otros sectores, la reforma a la salud no logrará dar respuestas adecuadas a la crisis del sistema.

“Hago un llamado al presidente Iván Duque Márquez para que concerte el proyecto de ley de reforma. Esa iniciativa, igual que la tributaria, necesita consenso y diálogo con todas las partes: agremiaciones de profesionales de la salud, usuarios, el Congreso, los partidos políticos”, explicó.

Grisales Londoño pidió al jefe de Estado Duque Márquez y a su gabinete tomar en cuenta las lecciones aprendidas que dejó el fallido trámite de la reforma tributaria.

“La manera en que se tramitó la reforma tributaria nos dejó muchísimas lecciones pero hay que aplicarlas. Es necesario que temas tan complejos como la calidad y la cobertura en salud se tramiten bajo consensos”.

Y aseguró que el debate de fondo, más allá de si se hunde o no el proyecto, es cómo el Estado recibe e interpreta las necesidades de la ciudadanía y cuáles son los cambios que se deben hacer para apuntarle a intervenir el fallido sistema de salud colombiano.

“Si la reforma a la salud interpreta eso y guarda el necesario consenso con el país, entonces podría llegar a buen término. De lo contrario, muy probablemente tendremos que presentar otra propuesta y eso tomaría más tiempo, profundizando las necesidades y angustias de la comunidad”, concluyó Grisales Londoño.





COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net