l

Salud / SEPTIEMBRE 30 DE 2023 / 8 meses antes

Una enfermedad que parte del olvido, pero puede no ser manifestada

Autor : Laura Maria Espinosa Estrada

Una enfermedad que parte del olvido, pero puede no ser manifestada

Sus signos y síntomas más comunes responden a perder la noción del tiempo, dificultades para realizar tareas habituales y para tomar decisiones.

Esta iniciativa busca difundir información sobre esta enfermedad para generar mayor conocimiento sobre la misma, concientizar a la población y que quienes la padecen asistan a grupos de apoyo.

Desde 1994 la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer establecieron el 21 de septiembre como Día Mundial del Alzheimer. 

El Alzheimer es una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro, que provoca el deterioro de la memoria, el pensamiento y la conducta. Es considerada la demencia más común y se desconoce la causa.

Sandra Patricia Castro, terapeuta ocupacional y musicoterapeuta, fundadora y codirectora del Centro Día Trasmnesis “Calidad de Vida más allá de la memoria”, afirmó que “es importante aclarar que la demencia no es locura, clínicamente la demencia es una pérdida de habilidades cognitivas, intelectuales como la memoria, el lenguaje, el razonamiento, la concentración entre otras. Cuando esas habilidades empiezan a disminuir patológicamente, se dice que la persona tiene una demencia y le llaman senil, cuando empieza después de los 60 años, pero realmente ese no es un término o diagnóstico médico como tal, es un término que muchas personas y médicos usan para hablar de una demencia que todavía no saben cuál y que empezó después de determinada edad”. 

El alzheimer, por su parte, es uno de los muchos tipos de demencia que hay, pero es la que más se diagnostica, y se caracteriza principalmente, por una pérdida de memoria y orientación gradual y sutil, pero continua e irreversible; posteriormente de su inicio y parte de su desarrollo, empieza a atacar otras áreas como el lenguaje, el razonamiento y la atención. 

Lea: ‘El dolor de tu olvido’, una historia detrás del Alzheimer

“La demencia de alzheimer no se puede diagnosticar definitivamente, porque solamente hasta que la persona fallece y se puede hacer un estudio microscópico del cerebro, se empieza a conocer que los ovillos neurofibrilares y las placas amiloides, son los que permiten dar un dictamen final, y estos no se pueden ver con una persona en vida, sin embargo, por las características, los comportamientos y síntomas de pérdida de memoria, y cuando se descarta que no sea de otro tipo y que no hay otras causas, se diagnostica como demencia tipo alzheimer”, expresó Sandra Patricia. 

Una de las curiosidades que presenta este tipo de demencia, es que puede estar alojada en el cuerpo humano mucho antes de que empiecen a aparecer los síntomas. 

“Muchas personas a la edad de 40 años pueden tener en su cerebro el alzheimer, solo que no se manifiesta, porque las habilidades, la reserva cognitiva, la actividad y muchas otras características hacen que todavía no aparezcan los síntomas; por lo general cuando aparecen, es que la enfermedad ya lleva unos buenos años en el cerebro, y lo que primero se empieza a notar realmente después de mucho tiempo, es eso, las pérdidas de memoria que afectan su vida cotidiana”, acotó Castro. 

Para el alzheimer existen dos factores de riesgo, unos inmodificables y otros que sí se pueden modificar; los inmodificables presentes en la genética y los modificables que tienen que ver con los hábitos de vida saludable. Así mismo, hay que conocer que las mujeres se encuentran más predispuestas para presentar esta enfermedad con los años, porque entre más se vive, mayor posibilidad hay para manifestar alzheimer. 

“Los inmodificables como se ha identificado que es más común en esta enfermedad, uno es genético y hay ciertos genes que están presentes en las personas que tienen alzheimer, con un paréntesis y es que genético no siempre es hereditario, solo un pequeño porcentaje de la enfermedad de alzheimer es hereditaria, el hecho de que haya un gen, no quiere decir que obligatoriamente se herede; hay un gen que puede predisponer para la enfermedad; y los modificables, tienen que ver con los hábitos de vida saludables, está comprobado que el hecho de tener una enfermedad o condición de tipo cardiovascular, hace que sea más fácil presentar alzheimer. Hay una línea fuerte que une la depresión y ansiedad con este tipo de demencia”, afirmó Sandra Patricia. 

Tratamientos

Con esta enfermedad hay mucho por hacer, farmacológicamente, algunos medicamentos ayudan a frenar y controlar la enfermedad, para que no siga avanzando, así mismo, no farmacológicamente hay muchos métodos por aplicar, tales como la estimulación y terapia cognitiva para evitar el deterioro, la actividad física y la comida sana que hacen que el cerebro se mantenga oxigenado y fuerte para que frene naturalmente el avance de la enfermedad,  y mantener una ocupación significativa, lo que tiene que ver con el sentido de vida. 

“El hecho de que exista una enfermedad como el alzheimer en el cerebro, quiere decir que ya hubo daño neurológico, y por ello es tan difícil encontrar un medicamento que cure definitivamente la enfermedad”, expresó Castro. 

Prevención de la enfermedad

A pesar de que no se puede prevenir, sí hay posibilidad de hacer que esta no se manifieste, manteniendo el cerebro oxigenado, fuerte, activo, feliz, con una sensación de bienestar con la vida, “si hay hábitos de vida saludables, si hay estimulación cognitiva, si se está ocupado y se tiene el cerebro trabajando, es posible que incluso, se llegue a los 80 o 90 años y a pesar de que esté en el cerebro, no se note”.

El alzheimer, una vivencia  a flor de piel

Judith Ramírez Ayala, falleció en 2015  y duró 16 años padeciendo esta enfermedad. Socorro López, su hija, no la desamparó ni un momento. “El alzheimer está catalogado como una enfermedad catastrófica, cuando uno cuida a una persona con esta enfermedad, el que lleva el 80% de la carga, es el cuidador. Las etapas por las que pasa el paciente, le permiten experimentar muchos estados, los que, casi que en su mayoría, uno nunca imaginaría vivir o tener que lidiar. A mi mamá empezamos a notarle esas conductas extrañas, ya que ella siempre fue muy nerviosa, después del terremoto, pero con esta enfermedad, esto se le agudizó, le daba angustia por todo, medio llovía y ella pensaba que se le iba a caer la casa, y una de las reacciones de ella fue caminar excesivamente, así mismo, tenía constantes recuerdos del pasado, nunca del presente, también se le empezó a olvidar hacer las cosas naturales. Describo estos años como un tiempo de mucha tristeza, fueron años horribles, como cuidadora y como hija, mi mamá después de 16 años murió en estado vegetativo”. 

Por su parte, la escritora Luz Karime Saleme, quien vivió de cerca con esta enfermedad, asegura que, “el término de demencia senil como tal no existe, no es aceptado por la ciencia médica y la comunidad científica no lo contempla. En una época se utilizó la palabra “senil” para referirse a la demencial que aparecía a los 65 años, cuando no existía conocimiento sobre las causas que las producían. Por lo tanto, es posible que muchos de esos casos de demencia tipo Alzheimer se hayan considerado como demencia senil. Hay una gran confusión y socialmente hablando aún conservamos esa idea equivocada de la vejez. En conclusión, la vejez se ha estigmatizado al referirnos a ella como demencia senil. Por confusión normalizamos los síntomas, dejamos pasar el tiempo y cuando esos síntomas empeoran y acudimos al especialista, el diagnóstico puede ser un Alzheimer en una de las etapas avanzadas”. 

Lea también: Síndrome del espectro autista: Asperger o autismo tipo 3

En los últimos años, en razón al cambio en la pirámide poblacional, las enfermedades relacionadas con la edad han aumentado su prevalencia y se han convertido en un problema de salud pública en todos los países. 

El Alzheimer, también conocido por sus siglas EA, genera gran impacto social y económico para los pacientes, sus familias y los sistemas de salud. El Alzheimer es una enfermedad específica del cerebro, mientras que las demencias son trastornos cerebrales.


Temas Relacionados: Quindio

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net