Opinión / SEPTIEMBRE 18 DE 2020

La universidad región

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Autor: José Enver Ayala Zuluaga

El concepto de Universidad región no es nuevo. Su implementación en Latinoamérica, como sucede con las áreas del conocimiento, fue muy posterior al resto del orbe. En Colombia, la idea se empieza a dialogar hacia las décadas del 20, 30 y 40 del siglo pasado; en Quindío, nuestro entorno, se materializa hacia los 50 de ese mismo siglo, con el acto de creación de la Universidad del Quindío por parte del concejo de Armenia.  

A nivel general, hablar de Universidad región ha significado transitar por ideas como la alfabetización de la población, la creación de procesos colectivos de orden social, económico, empresarial o cultural; es decir, desde lo local, generar realizaciones, impactar los escenarios de influencia y, en el mejor de los casos, producir conocimiento con características internacionales que conviertan la universidad y la región en referentes cuando se busquen formas de soportar el desarrollo.

Por su parte, como construcción colectiva, en el sentido de procesos abiertos en los cuales se ‘debaten’ ideas con intereses y experiencias diversas, que representen preocupaciones comunes y que den como resultado transformaciones generadoras de cambios soñados por las sociedades, la Universidad región es el nicho natural para que todo lo anterior prospere y se convierta en realidad. No de otra manera, estaríamos dentro de las dinámicas que hoy tiene y exige la aldea global.

Lo dicho, es un camino que actualmente se transita desde la Universidad del Quindío. Al respecto, existen experiencias que demuestran algunos logros; entre ellas, contribuir financieramente a que nuestros estudiantes no vieran frustradas sus aspiraciones de continuar la formación universitaria que en buen momento iniciaron en nuestra alma mater. Su segundo semestre académico de 2020 está garantizado, gracias también a que instancias locales y nacionales de gobierno, la sociedad civil encarnada entre otros por los acudientes; es decir, el colectivo se unió y su fuerza grupal alivió a muchas familias que, esta situación de pandemia, las había afectado particularmente. La universidad, por su parte, continuará brindando una educación terciaria pública de alta calidad, como la ha hecho hasta el momento.  

En definitiva, esa idea de la Universidad región como construcción colectiva se sigue trabajando. Son múltiples los proyectos que, con gobernación, alcaldías, organizaciones sociales y otros entes se dinamizan desde la Universidad del Quindío. Hoy seguimos comprometidos con la visión institucional de ser aliados-gestores en el avance de la región, desde la educación seguiremos evidenciando que somos una universidad regional del siglo 21.

Por consiguiente, el trabajo mancomunado realmente en contexto, no puede dar si no buenos resultados afianzadores de los proyectos de vida. Así, nos moveremos institucionalmente para que los efectos humanos, económicos y de aprendizaje, sean siempre los mejores.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net