l
Editorial / ABRIL 03 DE 2024

“Bienvenida” 

Mientras en el Quindío el anuncio de las disidencias generó preocupación, el comisionado para la paz vio como positiva la reorganización del grupo insurgente.  

“Bienvenida” 

Resulta desconcertante la manera como funcionarios del Gobierno nacional suelen manejar sus discursos públicos y declaraciones a medios de comunicación, muchas veces se equivocan en las formas dejando la sensación de no tener claro el contexto del país en el que viven. Incluso, debido a ello, algunos fragmentos de entrevistas de los funcionarios han sido hábilmente transformados en memes para satirizar la realidad política nacional.       

Ya son “célebres” frases como la de la exministra de Minas y Energía, Irene Vélez, cuando en un congreso de Minería en Cartagena señaló: “Nosotros necesitamos exigirles a los otros países que comiencen a decrecer en sus modelos económicos porque de ese decrecimiento depende también que nosotros logremos un equilibrio mayor y que los impactos del cambio climático nos afecten menos”, dijo sustentando una teoría filosófica bastante apropiada con respecto a una economía que busca crecer infinitamente en un planeta de recursos limitados, pero que en el escenario en que la socializó no cayó nada bien entre los empresarios, a pesar de que el presidente Petro la defendió posteriormente.   

Hace un mes, en Buenaventura la ministra de Agricultura, Jhenifer Mojica, calificó de “yupis y gomelos” a los defensores de un decreto del gobierno pasado que prohibía la pesca de ciertas especies de tiburón por el denominado aleteo; aunque no pretendía defender la práctica depredadora, sino la pesca incidental de las comunidades originarias sí quedó la sensación de que había atacado a los ambientalistas y así se viralizó.   

Recientemente se conoció un video en el que el director de Planeación Nacional admitía que no había estudiado economía “porque las matemáticas le habían dado muy duro”, una honestidad admirable para cualquier persona, pero que pone en tela de juicio el criterio del presidente para escoger al responsable de la entidad que tiene como misión “coordinar, diseñar y apoyar la planificación de políticas públicas y del presupuesto de los recursos de inversión del país”.  

El lunes, luego de que se conociera el comunicado de las disidencias de las Farc sobre la conformación de un nuevo bloque de guerra con incidencia en los departamentos de Huila, Tolima, Valle del Cauca y Quindío, el alto comisionado para la Paz, Otty Patiño, declaró: “Es una reorganización interna a la cual tienen todo el derecho de hacerla. Están conformando bloques, agrupando frentes (...) y si eso contribuye a que haya más responsabilidad en los frentes que a veces cada cual hace lo que le conviene sin que haya una responsabilidad más centralizada, pues bienvenida sea esa nueva reorganización de esos bloques”.   

El tono conciliador y casi justificativo de Patiño no solo resulta fuera de lugar, sino que también subestima el dolor y la tragedia que estas organizaciones han causado en el pasado. En el Quindío la presencia insurgente solo ha dejado huellas de sufrimiento y destrucción, por eso las alarmas han sonado con fuerza ante la perspectiva de un resurgimiento de la violencia.  

Lo que se espera ante esta clase de anuncios es que las autoridades nacionales asuman una postura firme y contundente frente a la amenaza que representan las disidencias de las Farc y cualquier otro grupo armado ilegal, pero parece que no hay tal intención.  

NOTICIAS RELACIONADAS

Se agota
Editorial

Se agota

Cien días II
Editorial

Cien días II

Bien hecho
Editorial

Bien hecho


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net