Editorial / ENERO 14 DE 2022

Calarcá, despierte

Hace varios años que Calarcá, el segundo municipio del Quindío en importancia y cantidad de población, no es noticia positiva regional y mucho menos nacional. 

Calarcá, despierte

Pareciera que en ese territorio no pasara nada, la conformidad de sus dirigentes y moradores abruma porque razones tienen, y muchas, para figurar y por buenas acciones en el radar noticioso. Lamentablemente, durante los últimos lustros solo se sabe de tan culta tierra por hechos negativos. Cuánto extraña la Villa del Cacique a sus líderes de antes, es como si allí se hubiera detenido el tiempo. 

Pareciera Calarcá anestesiada por la cotidianidad, hipnotizada por su pasado y paralizada por decreto. El año pasado perdió, por efectos de la pandemia, la sede del Reinado Nacional del Café, evento que dicho sea de paso se ha venido a menos y que ojalá se recupere para esta municipalidad y se haga con todos los pergaminos que requiere para que sea esa una muy buena vitrina nacional e internacional y una inmejorable oportunidad de relaciones públicas. 

En cuanto a otros eventos, que sirven de megáfono para llamar la atención de propios y visitantes, si no es por el bien hecho y cada vez más sólido Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales, y la admirable labor del equipo profesional de microfútbol Caciques, de Calarcá no se hubiera dicho nada. Las únicas menciones de este municipio en 2021 estuvieron asociadas a la tragedia por efectos de las intensas lluvias y los derrumbes, a la crisis del hospital La Misericordia y a diferentes crímenes. 

Triste inventario noticioso para un municipio con tan ilustre pasado, con tantos hijos de respetable hoja de vida personal y profesional, con numerosos empresarios del sector gastronómico y de café generando empleo y bienestar para sus habitantes. Calarcá merece otra suerte, tiene que ser protagonista de primera mano en la región, su estratégica ubicación geográfica debe servirle para liderar, empujar y mandar, pero nada de esto está ocurriendo. 

Increíble letargo para un territorio ubicado a solo cinco minutos de la capital del departamento, que recibe y despacha todo el tráfico al centro del país, que es actor de primer orden de un túnel y un complejo de obras de gran calado, que cuenta con el Jardín Botánico y el mariposario, que es sede del ecoparque Peñas Blancas, que tiene una variada oferta de cafés y restaurantes y que es habitada por gente culta como la que más. 

Apenas este año se conoció de la autorización que le dio el concejo al acalde calarqueño para tramitar un crédito por $9.000 millones. Está claro que municipios como este no tienen un presupuesto generoso, pero es que tampoco se advierte gestión conjunta, no se conocen noticias ni proyectos grandes. Con la plata de este empréstito se quiere actualizar el plan de ordenamiento territorial, comprar unos equipos para arreglar y atender emergencias en vías terciarias, y se organizarán algunas calles del municipio. 

Así las cosas, parece que este año tampoco será el de las buenas noticias para los calarqueños. Todo indica que la única obra de gran calado, y de la cual no puede sacar pecho el alcalde de esa municipalidad porque el patrocinador de la misma es Invías y el motivar el gobernador del Quindío, es el inicio de obras de la doble calzada entre Calarcá y Armenia, que ya empezó y que ojalá no se ejecute con ritmo de carretilla.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net