Editorial / ENERO 27 DE 2022

¿Coaliciones?

Se supone que estas coaliciones políticas son uniones temporales de ciudadanos que confían entre sí, de lo contrario no se entendería que se juntaran. 

¿Coaliciones?

Las últimas noticias asociadas a varias de las coaliciones de reconocidos actores políticos que aspiran dirigir el país los próximos cuatro años no dejan una buena sensación en la opinión pública. Los hechos recientes relacionados con estos grupos de mediáticos ciudadanos ahondan la desconfianza que siente gran parte del electorado por la actividad política. Muchas explicaciones tendrán que dar los implicados, y tal vez no basten, para tratar de enderezar el rumbo de las que se suponían eran alternativas de cambio. 

Las molestias recíprocas entre integrantes de las coaliciones no son pocas ni menores. Muy grave que entre quienes se unieron dizque para corregir el rumbo del país, haya aflorado la desconfianza. De la coalición del Pacto Histórico se señala al promotor de la misma de haberle abierto la puerta a personas asociadas al paramilitarismo para aspirar al Congreso, de haber privilegiado a quienes hasta hace poco aterrizaron cual paracaidista en revista aérea a la recién formada coalición y de haber desconocido las aspiraciones de quienes allí han militado durante años. 

Desde otra de las coaliciones, la del Equipo por Colombia, un expresidente de la República tildó de excluyente a uno de los aspirantes a ocupar el solio de Bolívar en representación de esta recién formada alianza. La posible llegada del candidato del Centro Democrático a esta coalición fue vista como una carga política indeseada por el exalcalde de Barranquilla y eso fue lo que produjo la reacción del expresidente Pastrana. De este equipo, muy temprano, quedaron fuera de la nómina titular dos aspirantes que parecían bastante decididos a ir hasta el pitazo final. 

Lo más reciente, bochornoso y molesto, fue el enfrentamiento público, con fuertes y descalificadoras expresiones de por medio, entre varios de los integrantes de la coalición Centro Esperanza. Para los precandidatos de esta coalición no aplica la vieja frase que reza: los trapos sucios se lavan en casa, y resolvieron restregárselos en vía pública. Hipócrita, oportunista, corrupción, llegarán lobos a donde hay ovejas, apoyos políticos que preocupan, fueron, entre otras, algunas de las expresiones usadas en un cruce de palabras entre dos integrantes de este colectivo político. 

No significa que para que se forme una coalición, necesariamente, tenga que haber unidad de criterios de quienes la integran. Claro que también el disenso puede debatirse en la misma mesa o escenario para que surjan alternativas nuevas y esa era la esperanza de millones de colombianos con las coaliciones anunciadas que, por lo visto, no están soportadas en bases sólidas como el respeto, la confianza, la solidaridad y el interés común. 

Preocupa, y mucho, que, a pocos días de decidirse el nombre del próximo presidente de Colombia, antes que debatir propuestas para atender los asuntos gruesos del país, varios precandidatos, incluso de la misma coalición, se estén acusando entre sí de faltas graves y conductas indecentes. Resulta incómodo escuchar precandidatos más afanados y diáfanos exponiendo las razones para no votar por sus oponentes políticos, que brillando al sustentar sus ideas y comunicar su visión de país. Resultaría nefasto para el futuro de esta nación que, otra vez, se impusiera el discurso del miedo y del odio.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net