Editorial / NOVIEMBRE 25 DE 2020

Liquiden Setta

La secretaría de tránsito de Armenia sufre de tantos males y tan crónicos que para aliviarla hay que volverla a hacer.

Liquiden Setta

Aunque el nuevo secretario de tránsito de Armenia se proponga mejorar la imagen de Setta, esa parece una misión imposible, lo mismo quería su antecesor y los últimos jefes que tuvo esta cartera local. Lamentablemente la entidad tiene el prestigio por el piso y unos males enquistados que son prácticamente imposible remediar. Por eso, lo mejor es que liquiden esta secretaría y piensen seriamente y de una vez por todas en crear un descentralizado que asuma las funciones de tránsito municipal.

Solo mediante la figura de la liquidación es posible sacar de la canasta algunas manzanas podridas y tantas mañas y vicios que ningún alcalde, por más que ha tratado, ha podido erradicar. De insistir con Setta ese organismo seguirá en el fondo y se convertirá en un quemadero de profesionales que, como le ocurrió a Jairo Alonso Escandón, intentan hacer una buena gestión pero se estrellan contra un muro infranqueable. 

Igual que con la selección colombiana de fútbol, que fue más fácil sacar el técnico que borrar de la lista a no menos de diez jugadores por bajo rendimiento y que no quisieron dar lo mejor de sí; en Setta siempre resulta más rápido y cómodo cambiar el secretario que sacar los once trabajadores de planta, los cincuenta y cuatro agentes y los más de cien contratistas. Setta no va a dar más, acostumbró a los ciudadanos a la mala atención, la desconfianza que produce no se va a recuperar y la mala imagen que por años han cultivado algunos de los guardas terminó afectando a los buenos funcionarios que también los hay y por eso hay que barajar y volver a dar.

Los males de la secretaría de tránsito local no son de ahora y son los mismos que tienen también por el piso a casi todos los organismos de tránsito en el país. La corrupción es lo primero con que las personas asocian a esta entidad, además no ha habido sanciones para los responsables. Los procesos disciplinarios están abiertos, siguen ahí, y ni a los alcaldes ni a los directores de Dafi pareciera interesarles que se aceleren y se concluyan.

Esta es una entidad rentable para las finanzas del municipio, es de las pocas que vende servicios y que podría ser autosostenible pero no prospera. Su sede da grima, se percibe el atraso tecnológico y la negligencia. Setta ya no da más, no hay razones para creer que pueda cambiar y mejorar. Pero atentos, no se trata de liquidar y volver a funcionar con los mismos y las mismas, eso no solucionaría en nada la enfermedad terminal que padece la entidad que además se ha usado como fortín y botín político.

El nuevo instituto municipal de tránsito de Armenia debe nacer sano, con capital de trabajo, con programas permanentes y efectivos de educación vial, con eficiencia y transparencia en los trámites y servicios que preste. Lo de ahora es lamentable, los patios dan rabia, ese sí que es un cementerio, increíble que un propietario deba pagar por cada día que Setta le tenga el carro o la moto pudriéndose al sol y al agua en un solar.

Hay que respetar la intención del señor Castaño Calderón, nuevo secretario de tránsito de Armenia, de recuperar la entidad que ahora dirige pero es mejor que se concentre, ojalá con el apoyo del alcalde y el acompañamiento del concejo, en enterrar ese muerto en vida y crear un instituto eficiente y honesto.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net