Editorial / DICIEMBRE 04 DE 2022

Recorderis

Alerta por leve incremento de casos de adenovirus, influenza y Covid-19, que está congestionando salas de urgencias, hospitalización y servicios generales del sistema de salud.

Recorderis

Esta semana que termina fue noticia, tergiversada como suele suceder en redes sociales, la recomendación hecha por el gobierno nacional sobre no olvidar el uso del tapabocas. Lo que el ministerio de Salud comunicó no es nada diferente a lo que ha estado vigente: usar el tapabocas en hogares geriátricos, instituciones prestadoras de servicios de salud y transporte público. Otra cosa es que, sobre todo, en el transporte público, los usuarios no acaten esta necesaria barrera contra, no solo la Covid-19, sino diferentes enfermedades respiratorias. Por ahora, no hay una decisión oficial sobre el uso permanente de la mascarilla en todos los espacios cerrados. El aumento de casos positivos para las diferentes variantes de coronavirus y de personas afectadas en sus vías respiratorias provocó el llamado de atención.

Hace un año el país pasaba por un nuevo pico del virus incubado en Oriente, los casos de contagiados con atención médica hospitalaria se habían vuelto a incrementar. Hoy la realidad es otra y, aunque las cifras de infectados a nivel nacional, durante la última semana, se duplicaron, no puede generarse pánico colectivo. Lo que sí debe pasar es actuar con responsabilidad y eso implica el uso de tapabocas en donde no ha dejado de ser obligatorio y en caso de padecer algún cuadro gripal o síntoma que le haga sospechar que es portador de Covid. Este diciembre, no solo por la ya prolongada temporada de lluvias, sino por las aglomeraciones propias de las fechas navideñas y la temporada alta de turismo, es época de riesgo.

De lo pasado alguna lección tuvo que haber quedado. Lavarse constantemente las manos, favorecer la ventilación en todos los espacios y usar el tapabocas en aglomeraciones debiera ser lo usual. No solo por la posibilidad latente de contagio de Covid, es por elemental norma de convivencia que se deben seguir adoptando las normas primarias de prevención de transmisión de enfermedades respiratorias. En el Quindío la situación está controlada: catorce nuevos casos (aunque pasaron semanas con menos de cinco y hasta cero), trece con atención en casa y uno con manejo hospitalario, ningún positivo para el virus en unidades de cuidados intensivos. Pero, hay que cuidarse.

En lo otro que insisten las autoridades es en acudir a los puntos de vacunación para completar el esquema contra la Covid o para inyectarse los refuerzos. No hay congestión ni demora en el procedimiento y el porcentaje de pacientes con reacciones adversas a los biológicos disponibles para frenar el virus, no llega ni al 0,4 %. La cifra de vacunados es alta, pero se requiere insistir en esa ruta para seguirle cerrando la posibilidad de contagio a un virus que llegó para quedarse. No hay razón para la alarma, pero tampoco justificación para el descuido con las medidas de protección personal y la prudencia para interactuar en espacios con alta concurrencia de personas.

NOTICIAS RELACIONADAS

A la escuela
Editorial

A la escuela

Imagínese
Editorial

Imagínese

Señales
Editorial

Señales


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net