Editorial / SEPTIEMBRE 11 DE 2021

Una olla podrida

El informe preliminar de la Supersalud sobre la situación del hospital La Misericordia de Calarcá podría desencadenar sanciones administrativas e incluso penales. Pero la Contraloría departamental como que no vio nada. 

Una olla podrida

Aunque oficialmente no se ha emitido una comunicación por parte de la Superintendencia Nacional de Salud, tanto desde la gobernación del Quindío como desde la misma entidad reguladora, confirmaron que son 54 los hallazgos reportados por el grupo de auditores luego de varios días en el hospital La Misericordia de Calarcá. Lo contenido en el documento confirma lo que en repetidas ocasiones y desde hace varios meses viene advirtiendo el gobernador del Quindío, que preside la junta directiva del centro médico, sobre el equivocado manejo administrativo del actual gerente del hospital y su grupo cercano de colaboradores. 

Lo que sigue es que los hallazgos se comuniquen oficialmente por parte de la Superintendencia para allanar el camino de la intervención del hospital, nombrando un gerente ad hoc, ajeno a cualquier interés politiquero, ojalá foráneo, técnico, estratégico y con experiencia en manejo de crisis para que el hospital de los calarqueños pueda salir de la unidad de cuidados intensivos. Es esa ruta o que el hospital siga en coma, cerrado y lejos de prestar un servicio con la calidad que le caracterizó durante tantos años. 

Lo que advierte la Superintendencia no es de poca monta. Con razón el hospital La Misericordia está quebrado, sin alma, solo, oscuro y sin un plan para afrontar y superar esta crisis administrativa y financiera. Apartando la cartera morosa de las EPS, un mal común a todos los hospitales y clínicas del país, el informe de auditoría advierte poca gestión para la recuperación de lo facturado. Si a esta tarea no se le pone todo el empeño y se tocan todas las puertas, de entrada, es garantía de quiebra para cualquier centro médico. El compromiso de las EPS con hospitales es girar hasta el 50 % de las cuentas cobradas mientras concilian cartera y unos días después el restante, pero eso no se cumple y no hay quién lo haga cumplir. 

Claro que hay que organizar un frente común para recuperar la plata que le deben a La Misericordia, sin eso no hay maniobra gerencial nueva que pueda superar la crisis. Pero, al mismo tiempo que se realiza esa tarea, hay que sanear el hospital en cuanto al mal manejo administrativo que, según los 54 hallazgos reportados por Supersalud, se presentan en este hospital departamental. Es muy grave que se hable de tercerización laboral en procesos misionales, contratación de personas sin estudios técnicos que avalen la necesidad del servicio, que carezcan de un manual de contratación, entre otras falencias. 

No menos delicado y por eso la necesidad de un gerente ad hoc, que entre los hallazgos en La Misericordia se hable de ineficiencia en la utilización de recursos financieros, falta de austeridad en el gasto, contratación sin el lleno de requisitos legales y contratos sin pólizas de cumplimiento. Muy grave, gravísimo, que el informe auditor dé cuenta de una gerencia que autorizó adquisiciones sin contar con una fuente de recursos que respalde el pago, que asegure que no se entrega información completa ni oportuna sobre las cifras del hospital, que hay pagos de facturas no descargados del sistema y que se cobren medicamentos que no han sido administrados o aplicados a los pacientes. 

De confirmarse cada uno de los hallazgos de la Superintendencia Nacional de Salud, el hospital La Misericordia es una olla podrida, no hay lugar a otro calificativo. Atentos, hay un hallazgo, el 26, que habla de doble facturación, también se da cuenta de balances e informes financieros maquillados, en fin, toda una suerte de anomalías que responden el porqué hoy La Misericordia está cerrada y en coma profundo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net