Opinión / MAYO 14 DE 2022

Amor a primera sensación

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A veces, cuando permitimos dejarnos sorprender por la vida, cuando fluimos con ella, nos descubrimos en espacios, mente y corazón más allá de lo que imaginamos explorando nuestra grandeza desde una perspectiva nueva para nosotros y que con regularidad se alinea a nuestro propósito de vida, a nuestro Ikigai. A veces, dejarnos sorprender por la vida nos permite la oportunidad de vivir la experiencia que necesitamos y en ese contexto que otros necesitan –tener- con el paso de nuestra vida por la ellos, más allá de la experiencia que deseamos vivir. 

Hoy les presento una payasa. En el 2007 termina haciendo un experimento de Clown Hospitalario en un evento, ella no sabía nada referente a esta técnica sin embargo fue amor a primera sensación, amó la risa, la empatía, la camaradería, la sinceridad que trae el experimentar, jugar, fracasar para de poco en poco aprender por descubrimiento: su payasa interior, el clown como naturaleza de vida. En el teatro se crean los personajes, sin embargo -la payasa- se reconoce, se encuentra. Ella aún busca la payasa que quiere ser, ella es Oriana del Mar Rivera, nació en Armenia y vive actualmente en zona rural de Salento Quindío en un proyecto comunitario: Ecoaldea Anthakarana. Se ve como una persona tranquila, sincera, amable, creativa y a veces sangrona, de un humor pesado. Es madre de dos hermosas hijas, tiene un amado con el que comparte aventuras, sueños y una vida alegre. Sus padres son una bella pareja de maestros jubilados, ellos le dieron acceso al maravilloso mundo de las artes escénicas, son los fundadores del Teatro Caja de Pandora y a través de proyectos que manejaron inspiraron a muchos jóvenes a vivir experiencias artísticas en el Quindío. Oriana inicia en el teatro con montaje de Teatro Callejero o de espacios no convencionales, haciendo teatro ha viajado por Ecuador y Perú a festivales como El Festival al Aire Puro, Invasión Cultural a Bosa, entre otros. Se formó con la maestra Beatriz Camargo en el Teatro Itinerante del Sol. En actuación y dirección teatral estudió en la Universidad Pedagógica de Bogotá, Universidad del Valle; en artes plásticas en la Universidad del Quindío. Se ha formado en teatro físico con el maestro Juan Carlos Agudelo y la maestra Gabriel Muñoz mejor conocida como "chula the clown", la maestra Diana Fuentes y su taller "Baubo la risa de la diosa obscena", ha sido autodidacta: lee y pone en práctica con la calle como maestra. Dirigió la primera Varieté Clown de Armenia, el primer taller permanente de formación clown en el Quindío, pertenece a la red colombiana de payasas, participó en el primer Festival de Mujeres payasas "baubofest" que proyecta hace años y está próximo a nacer. Ahora es directora del Teatro Caja de Pandora y enseña teatro a niñas y niños en la sala independiente Casaparte, es la directora del Laboratorio femenino de la risa. Este laboratorio inició en 2021 inspirado en el encuentro de mujeres: Mujer, Montaña y Luna que se organizó hace 10 años –tema: la payasa como arquetipo sagrado-. Este laboratorio es un espacio de experimentación y creación  para mujeres con o sin experiencia en artes escénicas, allí se explora técnicas teatrales: improvisación, bufonería, payasería, para reconocer la comicidad del ser femenino, reconocer la risa como poder sanador que se suma a la fuerza creadora de la sonoridad, este se brinda cada jueves  en la sala independiente Casaparte de 6:30 a 8:30 p. m., algunas veces realizan laboratorios o experimentos en la calle llevando las payasas a interactuar con los transeúntes. 

Oriana considera la importancia de resignificar al payaso o la payasa, hay una visión sesgada de la labor: el payaso miedoso o que asusta, el payaso que aprovecha al público ridiculizándolo, cuando se habla de políticos corruptos como payasos. Para ella la payasería es poética sin perder su naturaleza cómica, la payasa es sincera, es vulnerable, siente miedo, se angustia, intenta hacer las cosas bien, aunque a veces no salgan, conectando con el público, recordándoles su propia humanidad. Alguna vez una estudiante le dijo: me gusta venir porque aquí puedo fracasar con libertad, refiriéndose y reconociendo estar inmersa en una sociedad que anhela desesperadamente el éxito, evitando el error, la vulnerabilidad. 

Hoy la invitación es a fluir, a descubrir el payaso, la payasa interior, a autorizarnos fracasar con libertad. Hoy te invitamos a retroalimentarnos, te invitamos a conferir conocimiento vivo, a compartir esta columna. Agradecimientos a Oriana del Mar [email protected] 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net