Opinión / MARZO 23 DE 2021

Aunque el mono se vista de seda…

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La famosa expresión se podría aplicar al proyecto de reforma tributaria del gobierno, que ha denominado Agenda de Desarrollo Social, los programas urgentes de reactivación social y económica, para atender los efectos de la pandemia y desde luego, la urgente necesidad de nuevos recursos para el déficit fiscal; pero la gente se va dando cuenta que es un orangután que aspiraría gravar los ingresos de más de dos millones de pesos, el IVA a productos por fuera de la canasta familiar, eliminar algunos beneficios tributarios y, de contera, cazar las pensiones más altas.

Asesorado por una comisión de expertos extranjeros —a pesar de tener el país, conocedores de la materia- el gobierno se apresta apretar el cinturón, a una economía, que solo en enero de este año, cayó al 4.6 % de acuerdo con informe del Dane. En el caso del IVA casi generalizado, y en general el paquete ha recibido muchas críticas por economistas y conocedores.

Según el nuevo director de la Dian, Lisandro Junco, las actuales exenciones valen 51.6 billones, cifra significativa que amerita eliminar con urgencia el cúmulo de gabelas que han otorgado los gobiernos y algo similar viene ocurriendo con la evasión muy alta, en IVA casi el 40 % y en renta el 34 %, cifras alarmantes que demuestran la necesidad de dotar aún más a la Dian de instrumentos de recuperación de estos dineros, una vía expedita sin reforma tributaria.

Fortalecer la factura electrónica y a la Dian es una necesidad imperiosa y gravar los altos patrimonios de verdad, no con la elusión o las trampas que hacen grandes capitales, que al final no pagan o lo hacen con cifras irrisorias.

Hacer un ajuste tributario a las pensiones más altas es un grave error de la comisión, que no tiene en cuenta la condición real de la pensión que desde el primer día, rebaja sustancialmente los ingresos del trabajador. Si pensamos en un magistrado, por ejemplo, que debe cumplir los cánones de la carrera administrativa y en donde la gran mayoría comienza de citador o escribiente, su carácter de magistrado es la culminación de un esfuerzo de toda la vida y gravarlo ya pensionado después de pagar impuestos año por año, además de ser injusto, no representa una suma significativa.

Llegar a los patrimonios más altos, buscar los evasores y poner en marcha un plan de austeridad en los llamados gastos suntuarios y no comprar aviones, puede ser más significativo para el Estado que buscar los pensionados y la clase media pauperizada, en grave situación económica. La discusión apenas comienza y confiamos en el sentido común y la cordura de los congresistas. El corazón con la gente de a pie. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net