l
Opinión / ABRIL 02 DE 2024

Café y Federación de Cafeteros

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Será que el café habría crecido tanto si no tuviera un gremio que uniera a los productores? ¿Cuál es la importancia del trabajo colectivo en la empresa de la zona rural? ¿Cuál es el potencial del mercado de café en Colombia?  Colombia es un país conocido en el mundo gracias a sus cafés suaves, pero poco a poco el país se ha convertido en un consumidor de café, según las cifras de Euromonitor, facturó alrededor de $2,47 billones en 2022, un 28 % más que en el 2021, cuando la cifra alcanzó los $1,92 billones.  El sector cafetero es un área clave para crear y sostener empleo, pero también para desarrollar prosperidad en cada vereda de Colombia.  Gracias al café el país recibió en el 2020 cerca de 2,654 millones de dólares por exportaciones a diferentes países, gracias a los 13.9 millones de sacos de 60 kg   que produjo, lo cual ha venido bajando y en el 2023 solo produjo 11 millones de sacos. Un ingreso importante para los colombianos a diferencia del petróleo que le genera ventas por $37,7 billones. La creación de la Federación Nacional de Cafeteros  convirtió a las regiones paisas de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío y otras regiones como Norte del Valle, Tolima y Santander  en zonas de alto desarrollo, ya que  permitieron  generar grandes obras como tener energía eléctrica, agua potable, escuelas, carreteras, transferencia de conocimiento para producir mejor con nuevas variedades, asistencia técnica, insumos, que el Estado no estaba realizando mejorando la calidad de vida de los campesinos. Pero es claro que la Federación Nacional de Cafeteros debe enfocarse nuevamente a lo que la caracterizó, generar desarrollo rural, mejor calidad de vida de los productores, acueductos, vías, educación clave para el desarrollo del sector empresarial cafetero, no con el objetivo que tiene hoy que se ha desenfocado. Los creadores de la Federación Nacional de Cafeteros la crearon en 1927 para unirse con el fin de “crear una organización que los representara nacional e internacionalmente y que velara por su bienestar y el mejoramiento de su calidad de vida”. Esta entidad y el sector cafetero son claves en el desarrollo de las regiones más que proponer destruir la Federación Nacional de Cafeteros, debemos darle un direccionamiento a la concepción con que fue desarrollada por sus creadores, que mejore las condiciones del campo. Hoy las vías que se tenían en perfecto estado en los años 80 y 90 están acabadas por falta de mantenimiento ya que el área que tenía esta entidad desapareció. En un país donde el 3.3 millones de personas unas 560.000 familias viven del café, ¿Será que destruyendo esta entidad mejora el tema cafetero? ¿Será que es mejor redireccionarla y volverla a la esencia con que fue creada? ¿Cuántos sectores sufren por no tener un gremio fuerte que los represente en Colombia?  ¿Cuál será el efecto negativo para las exportaciones y la generación de empleo que desaparezca?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net