Opinión / OCTUBRE 28 DE 2021

Cátedra de ética en el Congreso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Inolvidable el afán de las mayorías del Congreso para mostrar transparencia en el último año de su periodo con la aprobación del presupuesto 2022. El malestar nacional los asustó y percibieron más difícil las opciones de volver al Congreso. Ante esta situación crítica, el Congreso, sin importarle la ética y respeto a la ley, optó por beneficiarse por encima de la Constitución, violando fallos de la Corte Constitucional C-438/19 y la C-515/04.

Sintieron el revolcón político que viene, se valieron del caótico periodo legislativo, buscaron pactos con el gobierno para sus necesidades y las de ellos. Al revisar artículos aprobados en la última reforma tributaria 2021 y el presupuesto 2022, dan razones para firmar acuerdos anticipados, obligando al Congreso a aprobar, por conveniencia electoral y económica, todo para no perder nada y para que los que no volverán no salgan pelados.

Es inconcebible un gobierno en su recta final irradiando lucha contra la corrupción, promoviendo el desmonte de la ley de garantías, abriendo espacio a una inseguridad jurídica y dando vía libre a más corrupción en el país permitiendo en elecciones convenios interadministrativos que admiten contratación directa, cuando la Ley de Garantías tiene otras opciones de contratación más transparentes y que permiten vigilancia pública.

Malgastan dinero auspiciando aprietos sociales que piden reformas, con una liquidez breve y debilidad financiera; al sumar esos gastos fugaces pactados por política y no ideales, y temporales a junio/22, crecerá el déficit fiscal, estimado en $78 billones o más al 2022. Siguen mostrando esas caras de congresistas limpios cuando la realidad es otra. No son aptos para el país, en especial los integrantes de las mayorías que aprobaron ese adefesio o los que dieron el sí a los puntos discutidos para favorecerse como congresistas aunque no volverán. Que generosidad tan ejemplar al beneficiar a sus amigos con dineros públicos que no son de ellos, qué ética.  

Ya están plácidas las mayorías con esa clase de ética que le han dado al país y esa ejemplar lección para los congresistas nuevos. Increíble.

A pesar del duro golpe, millones de colombianos todavía no ven ni entienden el peligro y el error al elegir a alguien que va por la vida pública saltando de partido en partido, que va al Congreso en busca de beneficios propios, tal como lo muestra la historia; pese a todo siguen esos acogidos por partidos políticos y abundan los líderes cuestionados, como aquellos apadrinados por líderes foráneos que hacen daño y dan asco. A revisar muy bien para no caer de nuevo y elegir mal otra vez.

El pueblo se cansó de los partidos y dirigentes sin ideologías ni respeto al país, afirman que se volvieron simples negociantes de avales, con vacíos enormes como la falta de rectitud, de dignidad, de ética del partido, de falta de honor y visión de país. Ejemplo: los micos aprobados.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net