l
Opinión / ABRIL 11 DE 2024

Ciudadanos en acción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El escrito que presento a continuación fue difundido hace cuatro años, nada ha cambiado en Calarcá… al contrario estamos peor: 

Desde hace, por lo menos veinte años, Calarcá atraviesa por un largo período de crisis en todos los órdenes, de ostracismo, de aislamiento tanto en  aspectos  institucionales como sociales; nos hemos ido convirtiendo en una sociedad apática, irrelevante, sin ningún peso específico en los ámbitos regional y nacional.

En lo institucional carecemos de organizaciones privadas y públicas de relieve que puedan impulsar procesos de desarrollo, que den respuestas a las graves carencias económicas y sociales.

En lo social la falta de legitimidad, la profusión de egoísmos en el plano dirigencial, los esfuerzos dispersos, las actitudes restrictivas y excluyentes, dan al traste, día a día, con las sinergias necesarias que requiere un proyecto ambicioso de sociedad.

La labor de calarqueños no se puede reducir a mirar indiferentes la difícil realidad sin intentar positivas reacciones; los ciudadanos del común también estamos abocados a asumir posturas críticas, empezando por revisar nuestras propias actuaciones en lo público, no pocas veces caracterizadas por la miopía egoísta y  la desunión, la falta de actitud y sentido solidario. Si no empezamos por examinarnos a nosotros mismos, por una profunda auto reflexión, nos quedamos sin autoridad para cuestionar cuanto ocurre a nuestro alrededor: si queremos ser parte de la solución tendremos que entender que somos parte del problema.

Nos vemos hoy ante la necesidad de crear caminos de entendimiento, de confianza, con otra actitud y otra perspectiva, que nos permitan establecer un diálogo político para resolver desencuentros, construir alianzas público-privadas, puentes que conecten bloques diversos, que armonicen esfuerzos, autonomías y sectores representativos. El objetivo debe ser lograr una propuesta política de alianzas ciertas y verificables que esté a la altura de lo que merecemos como municipio y como región.

Se hace urgente la movilización política y social permanente, para construir una propuesta distinta a las que se intentaron en el pasado, provocando un replanteamiento sin fronteras, propuestas creativas de acuerdos estratégicos con la región, departamentos y municipios vecinos, sin que se confunda tal propósito con la idea de circunscribir el Municipio a un solo liderazgo.

Así es como queremos ver la región, trabajando en red con las universidades, las empresas privadas, las entidades  públicas, las organizaciones sociales y con la audacia de la gente joven, para que asuman la responsabilidad y el liderazgo que les corresponde en esta hora, involucrados en lo público para construir entre  todos una sociedad más  equitativa e incluyente para todos.

Se demanda de la sociedad, acción para construir con esfuerzo ciudadano un mejor futuro; no nos resignemos a continuar desempeñando el papel de  simples espectadores de acontecer frustrante y desesperanzador. Va siendo hora de asumir el papel de actores, para continuar escribiendo con otro ritmo la historia de esta región.

 Cuanto más rápido comprendamos nuestras realidades e intentemos influir positivamente en los cambios necesarios, podremos acercarnos más a un  nuevo y  promisorio municipio.

Se hace necesario iniciar la convocatoria a las FUERZAS VIVAS del municipio para buscar soluciones de fondo.   


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net