l
Opinión / FEBRERO 27 DE 2024

Colombia potencia mundial biodiversa

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La elección de Colombia como sede mundial de la conferencia de las partes COP-16, es el reconocimiento por los resultados alcanzados en la cumbre ambiental que se desarrolló en Dubái, el año anterior, donde fue reconocido como el segundo país con mayor biodiversidad del mundo. La cumbre se desarrollará entre el 21 de octubre y el 1 de noviembre de este año, con la presencia de delegaciones de 196 países, allí el gobierno de Gustavo Petro tiene la enorme responsabilidad revelar con datos reales, medibles y comprobables que verdaderamente ejecuta estrategias dirigidas a la preservación, protección y conservación de los ecosistemas, los recursos naturales y el medio ambiente. Sin lugar a dudas la jornada de análisis, reflexión y discusión de temas asociados a la contención del calentamiento global y sus devastadores efectos es un enorme desafío para Cali, que fue la ciudad escogida por el presidente Petro, pues por primera vez Colombia es anfitriona de la cumbre ambiental más importante del mundo, cuyo lema es “Paz con la Naturaleza”, la cual tiene como uno de sus principales propósitos, mostrar ante el mundo la visión de los pueblos indígenas, campesinos, negritudes y comunidades étnicas, sobre la relación que ellos tienen con la naturaleza, los ecosistemas y el medio ambiente, y al mismo tiempo la forma cómo enfrentan los retos que impone el calentamiento global.  Por ser Colombia la sede de esta cumbre, con un presidente controversial, como lo es Gustavo Petro, de poca o casi nula concertación; las expectativas son enormes, en especial porque, el gobierno nacional debe presentar su Plan de Acción de Biodiversidad, actualizado y coherente con las realidades y desafíos asociados al cambio climático, pues las dudas surgen en lo que ocurrirá con los alcaldes y gobernadores quienes deben hacer sus estudios técnicos para diagnosticar los factores ambientales en cada territorio y bien sabemos que Petro ha demostrado desdén a muchos alcaldes y gobernadores; incluyendo a los del Quindío. El gobierno central tiene que articular con solidez su capacidad de planeación integral, con estrategias sólidas de protección del medio ambiente; no puede argumentar utopías insensatas, que lleven a pensar a los integrantes de la COP 16, que aquí manejamos un doble o quizás triple discurso, está obligado Petro a ser coherente, debe entender que nos otorgaron esta sede por la ejecución de políticas ambientales eficaces, por su efectiva planeación en asuntos de protección de los recursos naturales, y no por discursos barnizados de elocuencia y nada más. Debe, el alto gobierno, presentar objetivos, planes y programas puntuales, que garanticen la mitigación de los devastadores impactos del calentamiento global. Este es un momento determinante para corregir los pasos erráticos que han dado Gustado Petro y su ministra de Ambiente y Desarrollo, Susana Mohama, en la protección de los recursos naturales. Le corresponde a este gobierno demostrar que está dispuesto a alinear las políticas mundiales encaminadas a la mitigación del cambio climático, con los procesos internos, en una articulación de estrategias y agendas de fortalecimiento ambiental y de conservación de los recursos naturales, para hacer de Colombia una potencia mundial de la biodiversidad. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net