Opinión / MAYO 14 DE 2021

¿Cómo salimos de esta prueba?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ya llevamos 2 semanas de protestas sociales en Colombia. Unos grupos se han manifestado pacíficamente reclamando reformas sociales necesarias para dar oportunidades a los sectores menos favorecidos de la sociedad que se han aumentado a un 42.5 % con la pandemia del Covid-19 y que el gobierno ha tratado de auxiliar con medidas sociales como el Ingreso solidario, el Paef y otros más, pero que aún son insuficientes para la gran demanda que hay en los estratos más necesitados y menos capacitados. Otros grupos han optado por la violencia, el vandalismo, la anarquía, la delincuencia, el crimen, los cuales no solucionan, sino por el contrario, aumentan el caos y vulneran a quienes quieren trabajar y continuar con esfuerzo y muchos sacrificios su vida diaria. Los bloqueos en las carreteras han sido estrategias fríamente calculadas para bloquear el abastecimiento de alimentos, medicamentos, combustibles, los productos de exportación como el aguacate hass que se calcula en 50 millones de dólares que no se mueve hacia el puerto marítimo de Buenaventura, generando pérdidas importantes y desempleo. 

A la comunidad internacional hay que mantenerla informada de todos los esfuerzos del gobierno actual para mitigar la pobreza en el país, pero también de la transparencia en las operaciones de la fuerza pública, las cuales cumplen con su deber de mantener el orden con los procedimientos establecidos en la ley y que si en algún momento se ha violado la ley por procedimientos inadecuados y abuso de autoridad, estos han sido judicializados y corregidos oportunamente. Colombia es un estado de derecho y posee una democracia que con todas y sus falencias, es mejor que una dictadura o un régimen totalitario como lo podemos observar en nuestro vecindario.

Las reformas sociales son urgentes, afortunadamente ya se están adelantando negociaciones entre el gobierno y el comité del paro nacional que comenzó el 28 abril 2021. La mejor manera de combatir la pobreza es con desarrollo económico, generando nuevas oportunidades de trabajo y para esto hay que continuar con los trabajos de infraestructura, mejorando carreteras, aeropuertos, puertos marítimos, hospitales, escuelas y no se puede bajar el ritmo de industrializar el país, aprovechar la tecnología y convertirnos en un país exportador. Si ofrecemos seguridad y estabilidad en un gobierno democrático, con una economía sana, una buena calificación para el grado de inversión, podemos atraer inversión extranjera para que continuemos siendo una economía de mercado.

El optimismo es la mejor opción que nos queda, no perdamos la fe, opciones para salir adelante siempre hay. Sabiduría es el mejor camino ante la adversidad. Singapur fue un país pobre cuando comenzó, pero tuvo la fortuna de contar con un líder como Lee Kuan Yew cuando se independizó de Malasia en 1965, el cual gobernó por 3 décadas con reelección indefinida en esa democracia y logró el “milagro económico” para un país de 5.6 millones de habitantes ubicado en la ruta clave de comercialización entre China, India y el sudeste asiático, y lo convirtió en una de las economías más ricas del mundo. Su prioridad número uno fue la educación.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net