Opinión / OCTUBRE 19 DE 2021

De empleado a empresario

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Colombia es un país dotado de todo tipo de plantas, animales, climas y con una ubicación estratégica en América Latina y el mundo, pero afectada por la pandemia de la corrupción y la incompetencia de la política y los malos gobiernos, que no ha dejado progresar el país y generar desarrollo para las 14.2 millones de familias. A medida que se logra la inmunidad de rebaño en cada departamento, es el momento de tener la capacidad de emprender y sacarle provecho desde cada casa al potencial de las personas, ya sea en su experiencia, habilidades y conocimiento que den valor agregado a lo que tiene el país. Cada persona, desde la más humilde hasta la más preparada, debe creer que somos grandes y que podemos producir, fabricar o crear cualquier cosa desde Colombia para otras regiones del país o del mundo. Lo demuestran nuestros ciclistas, futbolistas y deportistas en los juegos olímpicos que somos grandes y que le ganamos a cualquier país por muy rico y poderoso que sea. En Colombia se debe pasar de 6.272 dólares por persona a 21.000 dólares, si queremos ser un país desarrollado. Según Confecámaras, en el 2020 se crearon 278.3202 empresas, 28 % en Bogotá, de las cuales 87.2 % son microempresas, 9.2 % son pequeñas, 2.7 % medianas y 0.9 % grandes. Empleo y progreso son generados por pequeños negocios, debemos cambiar la torta. Pero, así mismo, se tienen altos cierres de empresas en ciudades como Cartagena, Cali, Barranquilla, Bogotá y Medellín. En Colombia las empresas cierran por falta de liquidez, financiación, indicadores de gestión, mercado equivocado, conflictos entre los socios, inadecuada estructura organizacional y pobre manejo de la información. Del total de empresas que emprenden, en el primer año sobrevive solo el 55 %; en el segundo 41 %, en el tercer año el 31% —donde 1 de cada 10 supera los 10 años de operación, dando un promedio de vida de las empresas en Colombia es de 5 años; algo se hace mal por parte del Estado, los gremios, los emprendedores y empresarios. Lo cual es generado porque al país le falta de educación en emprendimiento, altos impuesto y escasos recursos para iniciar un proyecto, como sí ocurre en los países desarrollados. La región debe tener financiación para los emprendimientos de alto valor, políticas y programas gubernamentales, como la ley 2069 del 31 de diciembre del 2020 que impulsa el emprendimiento, educación emprendedora, transferencia de I+D, infraestructura física y comercial que permita llegar al mercado. Hoy felicitamos la aparición de la Red de Emprendimiento del Quindío, que une a privados y públicos en miras de progreso, y la quinta edición del libro De empleado a empresario, el cual puede adquirir en coemprende.co/como-comprar-el-libro-de- empleado-a- empresario. Que ayuda enfrentar los problemas del empresario.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net