l
Opinión / ABRIL 03 DE 2024

Diagnóstico ambiental PDD III

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ante lo anterior, debo también resaltar lo expresado en las últimas páginas del diagnóstico Ambiental del PDD. Lo cual nos debería de llevar a tomar las acciones requeridas e insistentemente solicitadas para crear el territorio resiliente que demanda la “crisis climática y ecológica” que se vive en la actualidad en el planeta entero. Los programas que se logren estampar en los Planes de desarrollo, deberían estar encaminados a lograr la construcción de un territorio y sociedad con justicia social y en armonía con la naturaleza. Por interesante o acertado que pueda ser un diagnóstico, no es suficiente sino no va acompañado de unos planes que conlleven a corregir las falencias que en él se expongan, y estar cortejado con recursos suficientes y oportunos, y en este diagnóstico no vemos cuál es la inversión que se llevará acabo para avanzar. Nos gustaría conocer esa valiosa información.

Expongo algunos conceptos que dan en las páginas finales del diagnóstico. Lo cual me deja una inquietud. Si se conoce la problemática ambiental ¿Porque no se toman las medidas que conlleven a corregirla? La mayor parte del diagnóstico parece en contradicción con los conceptos finales del mismo. Claro está que aún falta conocer cuáles son las propuestas concretas del Plan de Desarrollo Departamental (PDD).               

 “Dentro de los tensionantes que contribuyen a la vulnerabilidad ambiental en el departamento está la ganadería intensiva y el incremento de la frontera agrícola, las cuales transforman los ecosistemas de montaña, ocasionando pérdida de la biodiversidad y con ella alteración en la provisión de servicios ecosistémicos.” Pag 32.

“Ahora bien, desde el sector agrícola se puede ver una creciente en los cultivos de aguacate y cítricos, los cuales al no tener buenas prácticas ambientales y al necesitar exceso de agroquímicos contribuyen al daño ambiental, especialmente en términos de biodiversidad, deterioro de fuentes hídricas y suelo.” Pág. 33.

“…se puede apreciar como el aguacate tiene una tendencia al alza en los últimos años, igualmente los cítricos. Cultivos que requieren de un uso intenso de agroquímicos para su producción, lo cual resulta ser perjudicial para el medio ambiente, sumado a ello, las fluctuaciones climatológicas podrán afectar estas plantaciones, afectando igualmente la economía local.” Pág. 34.

“Se espera que estos fenómenos naturales de variabilidad climática sean cada vez más intensos y los ciclos de repetición serán cada vez más cortos, de igual forma ocurrirá con las temporadas de exceso de lluvias. Es una realidad inevitable, en donde el cambio climático lejos de suavizarse se agudizará FEDEGAN (2022).” pág. 35.

“El departamento del Quindío en general presenta una alta vulnerabilidad hídrica,” PAG. 35.

“El cálculo total de población flotante puede llegar a 1.500.000 personas/año. Esto indica así mismo, un mayor gasto de recursos, bienes y servicios ambientales.” Pág. 39.

Ante lo anterior solo nos queda exigir unos buenos planes desarrollo, tanto los municipales como el departamental, para que las presentes y futuras generaciones puedan contar con una vida digna en tan bello terruño. Que el afán del tan publicitado desarrollo no nos niegue el derecho a la existencia plena y al “vivir sabroso”.       
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net