l
Opinión / JUNIO 13 DE 2021

El café que acompaña

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El café, esa deliciosa, estimulante y antigua bebida hace parte de los rituales diarios de millones de personas en el mundo asociados a experiencias placenteras. Expresiones como “Los buenos momentos empiezan con una buena taza de café” dan cuenta de su efecto reconfortante que evoca amabilidad, afecto, calidez y otros estados inherentes a interacciones sociales gratificantes.

Muchas cosas encantadoras y simples de la vida como alargar una buena conversación, tomarse un merecido descanso, gozar una buena compañía o compartir risas y recuerdos ocurren alrededor de unos sorbos de café.

Lo que muestran los estudios, que cada vez son más numerosos, es que a través de su sabor, textura y aroma que despiertan los sentidos, el café actúa como estimulante de nuestra química cerebral, que hace las veces de llave de paso para los famosos y deseables neurotransmisores que conocemos como endorfinas y serotonina, asociados a la generación de emociones positivas que incluyen calma, tranquilidad, energía, motivación y otros insumos claves para activar un  buen estado de ánimo.

Pero hay más. Su acción vitalizante es una grata energía  que tiene efectos adicionales como la reducción de la fatiga, ayudar a alejar la somnolencia cuando es preciso estar muy despierto y a reponerse del estrés. Esto posiciona nuestra bebida nacional en un lugar alto en términos de contribuir a fortalecer la salud emocional y mental de sus consumidores.

En estos tiempos de tantas emociones encontradas, de incertidumbres y añoranzas, de angustias y temores, le apostamos a que la mágica tradición de degustar un buen café, en mi caso a temperatura cálida, con un suave olor y no tan oscuro, nos aumente un poco las dosis de felicidad que tanto necesitamos.

Nota 

El presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, anunció ayer, a través de varios medios de comunicación, que “están paradas las exportaciones, no hay movimiento de café hacia los puertos, pero tampoco internamente, debido a los bloqueos”. Rogamos por la sensatez, la comprensión y la paz como escribió hace poco Darío Fernando Patiño, amante y promotor del café del Quindío en unos lindos mensajes que publica diariamente en su Instagram, para que el mundo no se prive de los buenos momentos contenidos en una taza de café.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net