Opinión / JULIO 03 DE 2022

El camino de la sonrisa ante el dolor

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En una semana en la cual el mundo registró tragedias tan tristes en los planos nacional e internacional, bueno es hacer un breve paréntesis y abrir esperanzas hacia mejores horizontes, confiando que la Divina Providencia nos ha de deparar nuevas energías, para superar tan duros episodios, destacando la labor que en nuestro medio adelanta la Corporación El Camino de la Sonrisa, creada por el odontólogo Pablo Abril, egresado de la Universidad Antonio Nariño.

Una organización que desarrolla interesante labor social, recorriendo el territorio nacional de norte a sur, regalando sonrisas en las poblaciones más vulnerables, dando charlas educativas,  en salud oral y prevención de enfermedades orales. Un proceso que se concretó iniciando travesía en bicicleta desde el Quindío, hasta Punta Gallinas en La Guajira, pasando también por Risaralda, Caldas, Antioquia, Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena, Cesar, Tolima, Huila, Caquetá, Amazonas, Valle del Cauca, Guainía y Cauca. Organizaciones y personas altruistas como estas, nos llenan de buena energía con la esperanza de un mejor futuro para todos.  Un reconocimiento especial a esta organización que sueña con fortalecer la calidad de vida de las personas de pocos recursos, impulsando su titánica e incansable labor, como ellos mismos lo manifiestan.

En contraste, duro que se registren situaciones trágicas como las de los días precedentes como estas tres: 1. El desplome de las graderías improvisadas en El Espinal Tolima, con un sistema rústico que muy escasas condiciones de seguridad ofrecían para soportar el peso de miles de aficionados incluidos niños de tan corta edad para “disfrutar” de una corralejas con el beneplácito de unas autoridades amparadas en supuestas tradiciones de antaño, que siempre, según ellas, se habían hecho sin que generaran problema o inconveniente alguno como el de ahora. Infortunadamente, siempre hay una primera vez, cuando se piensa que nunca va a suceder nada malo y se descuidan las previsiones que nunca deben evadirse cuando se trata de cuidar la vida, máxime cuando las cosas se hacen sin las condiciones técnicas requeridas. 2. El amotinamiento en la cárcel de Tuluá, con 52 muertos, que deja una vez al descubierto la necesidad urgente que se atienda la grave problemática que afronta nuestro sistema carcelario colombiano con el denominador común del hacinamiento en la mayoría de los centros penitenciarios sobre lo cual los gobiernos de turno poco interés han puesto. Esperemos que no sea la idea peligrosa del “perdón social”, la que nos vaya a trasladar el problema a las calles. 3. El triste episodio de San Antonio, en Texas, Estados Unidos, con la camionada de migrantes, más de 50 hallados muertos por asfixia, buscando mejores oportunidades de vida y que nivel mundial debiera motivar la búsqueda de soluciones a tan grave drama latente de los migrantes en la informalidad.

Finalmente, destacar la presentación del informe final de la Comisión de la Verdad sobre lo acontecido con el conflicto de más de 70 años en Colombia, que lamentablemente no llega aun al anhelado fin de la paz estable y duradera, pues el camino por recorrer aun es largo y complejo. Las víctimas siguen esperanzadas en lograr esos objetivos de la verdad, justicia, reparación, no repetición, a sabiendas que el desplazamiento sigue siendo la gran tortura en muchas regiones del país. Los victimarios, pese a sus manifestaciones de presunto arrepentimiento dejan serias dudas pues han sido más las consideraciones a su favor, que los compromisos del polémico acuerdo, cumplidos y por cumplir para reparar tanto daño ocasionado, con entrega total de armas y de las grandes fortunas, bienes, producto de su accionar terrorista, para que las victimas puedan al menos en algo aliviar tanto dolor que les ocasionaron.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net