Opinión / MARZO 11 DE 2016

El Edén, el mejor aeropuerto del Eje

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los habitantes del Quindío y los departamentos vecinos pueden tener la seguridad que cuentan con un aeropuerto que se proyecta a un futuro cada vez más interesante y atractivo. En el Eje Cafetero y el norte del Valle del Cauca podemos decir que se cuenta con uno de los mejores aeropuertos, no solo por lo que posee actualmente, sino por lo que va a tener próximamente. En la columna del pasado 12 de febrero 2016 les compartí algo sobre el ILS (Instrument Landing System) por sus siglas en inglés o “Sistema de aterrizaje por instrumentos”, el cual esperamos esté funcionando para el mes de junio 2016.

Por cultura general, vale la pena comentar la diferencia entre una aproximación de no precisión (VOR, RNAV), la que opera actualmente, y una de precisión (ILS), próxima a dar al servicio; en la primera por lo general se puede descender en la aproximación hasta 500 ó 400 pies (150 m) sobre el nivel de la pista cuando las condiciones meteorológicas son adversas como neblina baja, visibilidad reducida, lluvia,etc. y comparativamente en la segunda (ILS Cat 1) el piloto puede descender hasta 200 pies (70 m) sin ver nada hacia afuera del avión, lo que se llama vuelo por instrumentos. En otras palabras, si al llegar a estas alturas en un descenso totalmente guiado por señales electrónicas, entre nubes, no se ve la pista el piloto deberá iniciar una maniobra que se denomina aproximación frustrada y proceder hacia un aeropuerto alterno que podría ser Cali, Bogotá o Rionegro (Antioquia) donde deberá tener asegurado su aterrizaje pues no hay combustible suficiente sino para este último destino y una reserva de aproximadamente 45 o 30 minutos de combustible para emergencia. Como podemos observar, estamos hablando de un tema completamente técnico y donde la vida está en juego.

Vale la pena recordar que donde hay aeropuertos grandes y modernos, hay oportunidades de desarrollo, crecimiento de la economía, oportunidades de trabajo, turismo tanto nacional como internacional, inversión extranjera. No olvidemos que las distancias son más cortas, cómodas y rápidas por el aire que por la tierra.

PD. Me encuentro en Charlotte, Carolina del Norte, Estados Unidos donde vine a despedir a mi padre Pedro Alba Monroy (q.e.p.d.) quien falleció este martes  8 de marzo 2016 a sus 102 años de edad en el Mercy Hospital por una falla cardiaca. Él escribió para el periódico El Tiempo.

 

[email protected]
@pjalba53


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net