Opinión / NOVIEMBRE 17 DE 2020

El fin del océano Pacífico

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El último libro del notable escritor Tomás González1 es una novela muy bien estructurada, amena y muy bien escrita, con la destreza de un escritor consagrado, su aguda inteligencia no exenta de gracia y fina ironía; el bello departamento del Chocó en todo su esplendor, dos horas en lancha de Bahía Solano, una ensenada esplendorosa —como bien lo dice el editor— en donde el mar y el cielo tienen por momentos el color de las aletas de los tiburones puntablanca y la selva irrumpe en el horizonte con el verdor profundo y oscuro de la serranía del Baudó; y añade: “Allí, en una mansión enclavada en la montaña que se abre a la inmensidad del océano, esta familia descubre lo irremediable: nuestra finitud, la condición de ser partículas elementales de un universo en el que vivimos tratando de dejar testimonio de quienes fuimos y los lazos que permitieron vivir juntos(…)”.

Estudiante en nuestra facultad de Filosofía, lo vi aplicado siempre a la lectura con su boina, asistió a varias clases y después apareció, años después, con varios libros a cuestas, producto de su diciplina literaria de todos los días; sobrino del gran pensador Fernando González, entrega una maravillosa narración deslumbrante sobre los acaeceres de una numerosa familia antioqueña en la densa selva y el mar de uno de los departamentos olvi dados de Colombia, el Chocó, Bahía Solano, las ballenas y la vida cotidiana impregnada de soledad y levedad, así lo siente el autor escribiendo en primera persona como el médico Ignacio: “Siento el vacío de los que se fueron, y me parece ahora tener el mar y la selva mucho más cerca, sobre todo por los aguaceros de estos días, que juntan todo en un gris raro que se toma la casa y a mí mismo, y no es ni mar, ni selva ni tampoco aguacero. Sin sobrinos ni mamás de sobrinos hay silencio (…) —pág 245—.

Esa lejanía de un océano alucinante, una región olvidada por todos los gobiernos donde sobreviven sus habitantes en penurias inexplicables, la bella región del mar profundo y azul, escenario donde se describe el itinerario vital de seres unidos por lazos familiares, la particularidad del grupo paisa, una madre dominante, su hermana, sus hijos y la prole entera, bajo el lente sagaz de un observador que vive su propio drama, mientras retrata con fina destreza a toda su familia peculiar. Tomás escribe una de sus mejores novelas que recomiendo, una obra clásica de nuestra literatura actual.

Insólito

Las autoridades deben investigar con máximo rigor los hechos ocurridos en Soacha en días pasados, con la muerte de un grupo de jóvenes detenidos, hecho que solo se vino a saber días después. Debo confesar mi profundo malestar y el de muchos ciudadanos por la ocurrencia de esas muertes.

1 González, Tomás. 2020.  Seix Barral. Planeta. 261 páginas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net