Opinión / ENERO 17 DE 2012

El imperio eres tú (2)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Busqué la calma por doquier y al final la encontré en un rincón, en un pequeño libro”.
Francisco de Sales.

El padre de Pedro, el rey Juan, con las razones de la monarquía de la época, le señala su derrotero: “- Puedes amar como un hombre, hijo mío -le dijo casi en voz baja-. Pero te tienes que casar como un príncipe... - A menos, hijo... A menos que quieras perderlo todo. A ti te toca decidir entre el impulso del amor o el deber... Recuérdalo siempre, hijo mío querido: la unidad de la patria. Para eso estamos los reyes”. (pág. 68)

No fue fácil para Pedro la unidad de Brasil y en general del imperio. Su ímpetu y vigor juvenil lo empujó a consolidar el progreso de las regiones y avanzar en la configuración de una monarquía constitucional.

Tuvo el influjo del notable pensador Benjamín Constant, pero necesitó luchar contra fieros enemigos. inclusive su propio hermano Miguel. Con todo, su misión vital no lo abandonará: “...había descubierto su vocación: había sentido auténtico placer en aquel contacto con la multitud... Tenía claro su objetivo: intervenir en el movimiento constitucionalista hasta lograr encabezarlo. . . ” (pág 159).

Javier Moro recorre a Brasil por todos los rincones de su inmensa geografía, describe las andanzas de Pedro, el amor ilimitado por su Brasil del alma, su popularidad y sus desenfrenados amoríos. Las narraciones pormenorizadas de sus conquistas y el irreparable daño a su gobierno y a su buena imagen frente a los súbditos, hasta su inevitable y forzosa abdicación.
El amor de Domitila de Castro, su amante más cimera, lo llevó a escoger entre ser príncipe o ser hombre. Escogió a Domitila y languideció su gloria.

Moro hace una conclusión excelente: “Artífice de la independencia del mayor país de América del Sur, había cortado los vínculos con Portugal sin apenas derramamiento de sangre... a pesar de todos sus errores y defectos, dejaba un valioso legado.” (Pág 481).

Debo reconocer el enorme valor histórico y literario de esta narración, fruto de una investigación meticulosa y bien documentada, como se puede observar en la bibliografía , al final del libro.

Javier Moro ha escrito una obra eximia, con un galardón bien merecido, que debemos leer con delectación e interés.
Javier Moro. El imperio eres tu, Premio Planeta 2011. 553 páginas.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net