Opinión / OCTUBRE 28 DE 2021

El LuisVidales de 2021

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La palabra cultura ha sido desgastada por andar en boca de tantos que solo señalan su gran importancia sin tener muy claro el porqué. Por supuesto, es importante: la cultura una de las pocas cosas dignas de exaltar de los seres humanos, en ella se materializa nuestro ADN. Es la cultura una constelación única y siempre cambiante que observamos en la lengua, la religión, la organización social y económica, las historias, los mitos, las prácticas, las creencias y artes de una comunidad, es la cultura “un destello del espíritu humano”, parafraseando a un reconocido antropólogo canadiense. La cultura nos hace humanos. 

La Fundación Torre de Palabras es una organización sin ánimo de lucro, que desde el 2008 inició su trabajo con profesionales capacitados para diseñar y ejecutar proyectos que buscan promover la lectura y la escritura creativa en niños y niñas, jóvenes y personas en condición de vulnerabilidad. Desde entonces, ha realizado diversos talleres, ha gestionado programas de formación con bibliotecas, universidades e instituciones públicas. 

En la actualidad, lidera y organiza tres proyectos. Linkterna, laboratorio periodístico cultural y ciudadano, ejercicio que se lleva a cabo con estudiantes de universidades de Armenia y en alianza con La Crónica del Quindío; un proyecto editorial cuyo objeto es ampliar y fortalecer el catálogo de escritores de la región y el Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales. 

El Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales, por su parte, desde hace 14 años, trabaja año a año sin tregua, caracterizándose menos por ser un evento y más por ser un proceso cultural y educativo. Por esta razón, el encuentro tradicionalmente se ha dividido en dos ciclos, el literario y el pedagógico. En el primero, se abren espacios de diálogo y conversación, recursos indispensables para la construcción de paz, con escritores, periodistas, investigadores, docentes, gestores culturales nacionales e internacionales; en el segundo, nuestro grupo de talleristas visita a las instituciones educativas, bibliotecas y casas de la cultura, en esta ocasión de Calarcá, Armenia, Montenegro y Quimbaya, para realizar actividades de promoción de lectura de diversas manifestaciones artísticas y brindar herramientas a los participantes, coordenadas para la reflexión, la lectura y la escritura crítica de la realidad. 

Para esta versión, elegimos la temática: literatura, no ficción y posverdad, porque esta era de la información exige ciudadanas y ciudadanos con capacidades críticas que les permitan identificar en los diversos medios de comunicación a los que se tiene acceso, los discursos que distorsionan los hechos. Con fenómenos como las fake news y la manipulación de la verdad con falacias y mentiras el “poder” pone en jaque mate a la democracia. Por esto, en la actualidad se hace indispensable posibilitar espacios de información y conversación, en los que la reflexión sea un categórico y la literatura y el periodismo, hecho con responsabilidad y sensatez, los recursos para poner en juicio aquellas tan cuestionables “verdades oficiales” que nos ofrecen y corrompen el pasado y el presente.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net