Opinión / OCTUBRE 13 DE 2021

El pánico mata

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Uno de los mecanismos más comunes para afectar el equilibrio de los pueblos y comunidades es el pánico, este mecanismo simbólico crece como maleza, se propaga muy rápidamente por medio del rumor o el chisme, llega a todos los medios de comunicación y redes sociales, donde las personas caen sin realizar un análisis profundo de la fuente de información y del mensaje.

Nos vemos afectados en muchos casos por el pánico extremo que nos afecta física y emocionalmente, cuando vemos una noticia sobre alguna pandemia, algún virus, una manifestación, nos aumenta la ansiedad hasta el punto de llegar a tener pánico por el temor a llegar a esto.

Lo cierto es que este pánico puede ser en muchos casos irracional y es utilizado como manipulación de masas, y no es que debamos ignorar todos los procesos sociales, no conocerlos, no hablar de ellos, pero cuando lo hagamos debemos tener mucho cuidado de no dramatizarlos hasta el punto de perder nuestra vida y nuestro presente en ello, gastamos tanta energía emocional en estas noticias que terminamos robando tiempo para disfrutar nuestro presente que es lo único que tenemos.

Siempre van a existir nuevos virus, nuevas manifestaciones, algunos robos y algunos procesos sociales de riesgo, siempre pueden estar cerca de nosotros, pero no quiere decir que debamos estar pensando todo el tiempo en ello, hacerlo es “catastrofizar” la situación y debemos recordar que las situaciones no pueden afectar nuestro equilibrio emocional y cognitivo.

Reflexionemos y seamos reales entendiendo el mundo en que vivimos, aprendamos a no comer entero, a entender la manipulación que puede existir en los medios, tratemos de vivir de la forma más plena posible entendiendo el regalo que tenemos cada día, no pensemos exageradamente en el futuro y lo que puede pasar, el pánico nos puede matar, nos puede robar la felicidad, nos enferma, realmente sentimos dolor físico, parálisis, taquicardia, sentimos como si estuviéramos muriendo.

Una estrategia que podemos implementar para reducir los procesos de ansiedad, que llevan a los signos de pánico, es hacernos la siguiente pregunta: ¿está dentro de mis posibilidades cambiar la situación? ¿Puedo hacer algo por esto? ¿Puedo evitarlo o arreglarlo? Si la respuesta es no, deberíamos tranquilizarnos y vivir nuestra vida lo más felices que podamos, si la respuesta es sí, deberíamos tratar de hacer lo posible para cambiarlo, si la respuesta es un poco, hagamos ese poquito de esfuerzo y sigamos viviendo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net