Opinión / JUNIO 21 DE 2022

El Petro presidente

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A pesar de la enorme estigmatización de la izquierda en Colombia, Gustavo Petro ganó la presidencia del país en una campaña con enorme carga de publicidad negra, falsas noticias, ataques personales y gran parte del periodismo nacional y regional inclinado a favor de Rodolfo Hernández, candidato del actual gobierno nacional. Aun así, Petro se convirtió en el primer mandatario izquierdista, lo que lo hace mucho más vulnerable a las críticas dentro y fuera del país, pues ya se está mencionando la consolidación de un bloque latinoamericano de países de izquierda donde estaría Colombia, para hablar con más contundencia con Estados Unidos, sobre temas relacionados con los tratados de libre comercio, responsabilidad ambiental y derechos humanos.

Pero más allá de estas consideraciones, el presidente electo recibe un país con crecientes índices de pobreza, con una clase media literalmente desaparecida, la violencia aumentó notablemente y el abandono del Estado en algunas zonas ha permitido el crecimiento del narcotráfico y el desplazamiento forzoso.

Es por eso que Gustavo Petro dejó atrás el duro discurso anticapitalista y está enfocado en consolidar alianzas en el congreso, escenario que conoce muy bien, y que es determinante para su gobernabilidad.

Petro tendrá que conformar un gabinete con ministros de trayectoria, experiencia y habilidad para nadar en las aguas turbulentas de las corrientes políticas; no puede olvidar que llegó a la presidencia con reiteradas promesas de cambio real, las cuales dependen en gran medida de su voluntad política, pero ante todo de la capacidad para la resolución de conflictos y discrepancias, algunas heredadas de Iván Duque, como las protestas sociales, generadas por las medidas de ajuste económico y tributario que intentó establecer y que fueron rechazadas por la comunidad; allí Gustavo Petro tiene una prueba de fuego, ya que las relaciones con las fuerzas armadas no han sido las mejores y aún existen generales radicales que lo ven con recelo, lo que lo pondrá en aprietos, pues tendrá que garantizar mayor presencia militar en territorios abandonados por el Estado.

Otra decisión difícil la reforma a la policía, en especial al Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, el cual ha recibido denuncias por el uso excesivo de la fuerza durante las protestas ciudadanas, aunque el punto clave es si se atreve a eliminarlo como lo han insinuado voces cercanas a Gustavo Petro, de ser así, garantizar las protestas ciudadanas y estudiantiles dentro del marco jurídico sin que se salgan de control, será un asunto extremadamente complejo; adicionalmente el incremento de asesinatos de líderes sociales y exguerrilleros de las Farc, el aumento de cultivos ilícitos, el narcotráfico y el creciente índice de la violencia son temas que tendrán que ocupar la agenda del gobierno de Petro, quien ahora como presidente, se mostró conciliador con mano extendida a los partidos y líderes contradictores; ofreció respeto a la oposición en el congreso, con anuncios de un gran acuerdo de unión nacional, con diálogos regionales vinculantes con el nivel central, lo que debe ser recibido por todos los sectores con entusiasmo para la construcción de país, con nuevos liderazgos.

La muestra de ponderación de Petro debe replicarse en los territorios.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net