Opinión / AGOSTO 10 DE 2022

El Quindío de mis sueños

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cada vez que escucho el “Salve tierra de pioneros, y de arrieros y de sol…”, sin importar el lugar o la ocasión, me eriza el alma, me acelera el corazón, me envuelve en una nube de sentimientos matizados por imágenes multicolores y me motiva a seguir adelante buscando lo mejor para nuestra tierra, pero, además, me brinda las fuerzas necesarias que fortalecen el deseo de continuar viviendo y disfrutando de la vida en este departamento paradisiaco. 

Este pedazo de corazón de la patria, que ha sido descrito como “la tierra verde, bella y buena de Colombia” no es producto del azar; hoy contamos con una historia, que aunque corta, se ha enriquecido de manera constante, aquí los colonos labraron a golpe de sudor y de sacrificio el incipiente territorio, aquí los fundadores dieron vida bajo la Ley y las normas a una casa de 1.845 km2 para que tuvieran cabida las esperanzas, los anhelos, los sentimientos, los gozos y el amor de una raza diversa, que se forjó a partir del trabajo honrado, la dedicación, el coraje, la valentía y el respeto por la palabra dada. 

 Por ello, el Quindío que nos legaron esas generaciones pasadas, es el Quindío por el que ruego en mis oraciones, por el que lucho y al que dedico todos mis esfuerzos; todo mi empeño está encaminado a que logremos dar vida por fin a una sociedad en donde podamos decir de frente y con orgullo, que ¡en la unidad está la bendición! 

Y es por este motivo que acudo al sentimiento de amor que por nuestra región tenemos todos quienes contamos con la fortuna de habitar este corazón verde de Colombia, entendiendo que este llamado al regionalismo se sustenta en el apego a nuestro terruño y por todo lo que lo conforma, la urgencia que ahora exclamo, es para que en el horizonte de la esperanza, el “ser quindiano” lo asumamos como un hilo conductor que nos hermane de corazón y que nos motive a trabajar como uno solo para impulsar de una vez por todas a nuestro departamento en lo social, lo económico, lo cultural y en fin, que nos potencie a un futuro próspero impulsado por el motor de la quindianidad. 

Este es un ideal utópico dirán algunos, imposible cuestionarán otros; pero como yo lo veo, es la única salida que tenemos para superar de una vez por todas las diferencias, las veleidades y las mezquindades que atentan contra la unidad que necesitamos. 

Sé que es posible recuperar para las generaciones presentes y futuras el Quindío que nos legaron los mayores, aquel que siempre permanece en mis sueños.

Durante décadas de trabajo social, de contacto con mujeres “verracas”, con hombres decididos, con niños cobijados por sonrisas de esperanza, he aprendido que, si dejamos de lado nuestras diferencias personales y caminamos como uno solo, seremos dignos de esa sociedad bendecida por Dios, que de la mano avanza arropada por la fuerza vital que nada ni nadie logra detener. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net