l
Opinión / FEBRERO 13 DE 2024

El renacer cultural y social de la radio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se celebra hoy el Día Mundial de la Radio, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2012; es este, un tiempo influenciado por la velocidad desenfrenada con la que han llegado las tecnologías, la innovación y las nuevas formas de comunicación, las cuales, tal vez, sin proponérselo están conduciendo la radio hacia una perturbadora obsolescencia. Por fortuna y, a pesar del paso de los años, la radio se resiste, no ha perdido su magia, su encanto, su inmediatez, conservando su esencia natural, la búsqueda incansable del bien común. Y es que la radio desde que hizo su aparición en agosto de 1929, se ha venido reinventado y acondicionando a las exigencias culturales, sociales, humanas y tecnológicas de cada momento histórico del país. En ese contexto, el proceso adaptativo más exigente de la radio, lo está registrando en los entornos digitales de las audiencias, al tener que aceptar la transformación de un modelo de comunicación unidireccional, el cual se ha caracterizado por ser eminentemente local, regional y nacional, para asumir la conformación de multiredes de usuarios, en un componente globalizado; en el entendido que, la sociedad de la información y el conocimiento, activó las compuertas comunicacionales hacia nuevos sistemas tecnológicos de transmisión, con narrativas y contenidos emergentes que han venido transformando las vidas de las audiencias que se interconectan constantemente a los nuevos modelos virtuales de la información, quienes han pasado de ser receptores pasivos de contenidos, para convertirse en usuarios activos, ya que son, simultáneamente emisores y receptores. Es evidente que, con la irrupción de las tecnologías de la comunicación, asociadas a la informática, es decir ordenadores, dispositivos portátiles, celulares y redes de datos, se han activado nuevos espacios en los que, el ejercicio periodístico y el suministro de la información, se desarrollan en condiciones diferentes a las que, tradicionalmente han imperado en los medios convencionales de comunicación. Durante estos 95 años la radio colombiana ha sido testigo de los acontecimientos más relevantes en cada uno de los territorios, con sus gobernantes, con los protagonistas en el deporte, la academia, la ciencia, la política, las artes y aquellos héroes desconocidos pero que han jugado un papel importante en la consolidación de comunidad, allí ha estado siempre vigilante, atenta, crítica y reflexiva la radio, otorgándole un mayor protagonismo a los oyentes, a través de la convergencia de medios y plataformas digitales, donde el profesionalismo, la ética y la responsabilidad social han estado presentes de forma constante, mediante la creación y articulación de gramáticas determinadas para la producción de contenidos especializados y medios eficaces, con interacciones comunicativas más audaces, con nuevas competencias y habilidades tecnológicas por parte de los periodistas, en lo que podríamos denominar una hibridación de la radio y las tecnologías de la comunicación. En el componente social, la radio sigue siendo el medio de comunicación masivo, de mayor consumo y aceptación por parte de las audiencias, por su sólida capacidad de credibilidad y permanencia, estructurando formas, lugares y experiencias de diversidad social, en un mundo en constante evolución. Es el renacer de la radio.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net