Opinión / NOVIEMBRE 10 DE 2020

En la encrucijada

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El siglo XX fue decisivo para la consolidación de los Estados Unidos de América como una potencia mundial, abanderado del capitalismo occidental y de la democracia, un estilo de vida y de prosperidad alcanzado a base del trabajo de sus gentes; la Segunda Guerra Mundial afianzó el prestigio gracias a su papel primordial en el triunfo de los aliados, a pesar de que con el nacimiento y auge de la Unión Soviética, encontró una barrera férrea a su expansión, que dio lugar a la llamada Guerra Fría. 

El período posterior, una época de posguerra, con enfrentamientos verbales y aumento armamentístico, culminó de alguna manera con la caída de los gobiernos del Este, conocida como la perestroika y el glasnot —transparencia— que inauguró el presidente Gorbachov desde 1985, como lo señalé en mi ensayo Perestroika y geopolítica (1): La polarización mundial ha desaparecido, por lo menos con los actores principales de este siglo. La epopeya iniciada en 1917 en la Rusia zarista ha llegado a su fin. Entender este proceso es fundamental para los rumbos que tomará el mundo (…). 

 El notable historiador inglés Eric Hobsbawn, había indicado sobre este tópico: “Cuando acabó la Guerra Fría, la hegemonía económica norteamericana había quedado tan mermada que el país ni siquiera podía financiar su propia hegemonía militar (2). Sin embargo, se embarcó en la Guerra de Vietnam, la Guerra de Corea, la Guerra del Golfo y otras escaramuzas; debe recordarse que la guerra de Vietnam desmoralizó a la nación, con no menos preocupaciones por el rol que asumió en el Medio Oriente.

Ese carácter de gendarme del mundo o policía del mundo libre —cualquier cosa que signifique— lo utilizó el presidente Trump con su famosa frase vigente en esta campaña: Make America great again, que América vuelva a ser grande, apelando a su propia grandeza, a los factores de su crecimiento económico, a los granjeros, a los sectores más pudientes de la población, a Norteamérica profunda, y menos a su política exterior.

Pero en la actual contienda, su lema no ha tenido completo éxito, pues apareció la epidemia de la Covid--19, con un manejo desastroso que ha convertido a los Estados Unidos en el país que ostenta el récord mundial de casos diarios, y ese manejo absurdo lo ha puesto en la picota ante los científicos y la ciencia médica y, desde luego, ante la población, que ha cobrado por ventanilla con su voto.

Por otro lado, viene dando palos de ciego ante los resultados en las urnas; Biden viene sumando votos electorales, ya alcanzó más de 270 y prácticamente ganó las elecciones. Trump insiste en no aceptar los resultados, actitud inédita en un país de tradición respetuosa en los cambios de gobierno. Ruego por la paz para ese valeroso pueblo .

1)Echeverri González, Gabriel. 1996. En Situaciones, pensamiento político y otros ensayos. Procesar .156 páginas.

1) 2) Hobsbawn Eric. 2013. Historia del siglo XX. Planeta. 612 páginas.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net