Opinión / NOVIEMBRE 30 DE 2020

Enciende la esperanza

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Inicia el mes de la magia, ese periodo del año en el que cualquier tristeza se desvanece y toda penumbra se extingue, porque las luces de todos los colores brillan con fuerza, difuminando las sombras, el frío y el miedo.

Las canciones decembrinas —las tradicionales y las parranderas— comienzan a escucharse, como una reafirmación de la vida y la alegría, luego de tanta zozobra, enfermedad y muerte. 

El comercio se activa también, pues la promesa del ansiado aguinaldo se siente con fuerza y con o sin crisis, con o sin dinero; empezamos a pensar de qué manera hacerles sentir nuestro afecto a los más cercanos. 

La ilusión por el alumbrado navideño, las novenas al Niño Dios, la natilla y los buñuelos, la cena familiar y el encuentro; llegan con fuerza, en un año particular, colmado de incertidumbre, temor y despedidas.

Una amada amiga me manifestó su desmotivación para arreglar la Navidad, frente a lo cual le respondí: “hay que hacerlo, sacar el árbol y vestirlo —más bello que siempre —, arreglar el pesebre con esmero, instalar las luces y dejarlas brillar y sobre todo… encender la esperanza, porque en medio del desconcierto y el duelo, hemos de agradecer estar sobreviviendo y contar con una nueva oportunidad”. 

Es necesario juntar los leños de la fraternidad, atizar el fuego de la felicidad y prender una hoguera que nos inunde de luz y calor, de expectativa, propósitos y deseos por seguir viviendo, de capacidad para el asombro y sobre todo, inmensa gratitud, pues en un tiempo de tantas ausencias y pérdidas, seguimos aquí, llorando a los idos y también, respirando una nueva bocanada de aire… estamos a flote, luego de un naufragio universal, que nos ha enseñado muchas cosas: apreciar la salud, valorar al otro, disfrutar el momento y entender que lo simple es lo más valioso y que ninguna suma de dinero puede comprar lo que más representa y que a veces no percibimos como esencial.

Llegó diciembre y es una buena noticia, la ocasión para renovar la fe, descubrir nuevas razones, avivar el optimismo, afinar la fortaleza e incrementar la conciencia; para disfrutar cada instante y dejar fluir el amor que llevamos guardado por dentro, para volverlo palabras gratas y entrega generosa, para entender lo ocurrido como la alborada a una nueva existencia.

Encender la esperanza, es renovarse desde dentro con la convicción de estar asistiendo a un milagro; asumirse como alguien valioso, único y auténtico; degustar el privilegio de dar y darse, ser sensible, generoso y compasivo. Conocerse y reconocerse, apreciarse en la justa dimensión de la propia identidad, respirar profundo –—entendiendo que el aire es la vida—, sentir sobre la piel el agua de la ducha y de la lluvia, paladear los alimentos y experimentarse vivo… Entregar regalos de inmenso valor y ningún costo.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net