Opinión / NOVIEMBRE 29 DE 2011

Entre dos aguas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Plinio Apuleyo Mendoza se ha destacado a través de su larga carrera como connotado periodista y buen escritor. Tiene además una inclinada tendencia por generar polémica merced a sus posturas políticas, que han oscilado entre la derecha y la izquierda, pasando por el centro. Sobre este aspecto no me voy a referir, porque me limitaré a reseñar su última obra(1), que ha publicado después de ocho años de silencio.

Plinio resume un largo período de la vida intelectual del país que inició muy cerca de García Márquez y su oficio inveterado de periodista lo comenzó desde temprana edad, y digamos que aún lo ejerce, paralelo al diplomático, cuando ya frisa los 80 años de vida.

Escrita casi como una autobiografía, el título de la obra explica su propia vida, que ha estado siempre entre Europa, París, Roma, Lisboa, y sus amores y sufrimientos por Colombia, su constante melancolía producida por la violencia y la guerra. La descripción de la muerte de Gaitán, se explica porque el día del Bogotazo, Plinio caminaba al lado de Gaitán y de su padre , Plinio Mendoza Neira, amigo personal del inolvidable líder.

“Sobre todo esto mucho he escrito, y no quiero ahora dejar que de nuevo el periodista, que pese a todo, nunca he dejado de ser, se entrometa en estas páginas. Sólo que, al recordar cómo aquel trágico viernes de abril partió en dos las historia de Colombia, percibo que también a mi, tal vez de manera inconsciente, me empujó a quedarme para siempre en la otra orilla del Atlántico, en Europa.(...)” (pág 135).

En París adonde llegó, semanas después, “sin dinero, más huérfano que cualquier huérfano de verdad pues mi padre, perdido en su mundo rural, jamás estuvo cerca de mí y jamás me mandó un centavo, consiguió quedarse en París, sobrevivir, abrirse paso y darse a conocer un día como periodista en un ámbito internacional”.

La otra cara de la medalla la narra en Colombia, donde el periodista Martín Ferreira, tiene un hermano menor, en el Ejército colombiano. No es un oficial cualquiera: Sólo le puedo anticipar una cosa. Su hermano, le hizo honor al apodo que le ponían. El filósofo. Más como filósofo que como militar acabó quitándoles a los bandidos del Eln este pueblo. Y algo sorprendente: sin disparar un tiro...”(pág 157).

Un novela densa y muy bien hilvanada en donde desfila la vida del autor y algunos pormenores y detalles de la guerra y la muerte. Es una lectura vibrante que va y viene con los sentimientos encontrados de los personajes y un escenario del que no somos ajenos. Conviene su examen.

1) Plinio Apuleyo Mendoza. Entre dos aguas. Ediciones B. Narrativa. 2010.442 páginas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net