Opinión / JUNIO 02 DE 2021

Frutos en el jardín

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las decisiones son llaves, permiten abrir las puertas de las posibilidades de manera natural y espontánea; ofrecen cambios, transformaciones en ¨nuestra mirada —la mirada que da alas—, en nuestra postura existencial, en nuestra manera de estar en el mundo que a su vez manifiesta nuestro sistema de creencias, lo que creo sobre mí, lo que creo sobre ti, lo que creo sobre la vida¨. La decisión de salir del estado de reposo se acompaña de la presencia —física, emocional, intelectual, digital—; de la decisión de conectar con otros, de la decisión de compartir-nos, de la decisión de escribir nuevas experiencias y metas fijando la mirada hacia el destino nuevo o conocido. ¨Donde ponemos la atención, ponemos la energía desde el cerebro y el corazón de manera coherente y articulada sintonizándonos con lo que hemos querido, porque lo que buscamos, nos busca¨. La energía de querer ser y estar, lleva pensamientos e intensión, vibra antes de la manifestación física permitiendo vivir nuevas posibilidades y experiencias.

En el terreno de lo desconocido existen todas las posibilidades, por la misma teoría nada está definido y mayor será la creación de nuevas posibilidades en cada vida. ¨Sembrar en el terreno fértil del silencio¨ es posible cuando se observa la vida desde otro nivel de conciencia, es cuando la vida se convierte en infinitas posibilidades.

Cuando observamos la vida, cuando imaginamos; hacemos uso de la creatividad. Los grandes momentos creativos se evidencian cuando se desarrolla la mente difusa —la que dejamos vagar, el pensamiento flotante—, reforzando la mente focal —la atención plena, donde se realiza la planeación estratégica, esa que se ubica en el neocórtex— y la forzamos a salir de su zona cómoda.

Sin embargo, de poco ¨sirve el saber, el conocimiento, el hacer… si no se multiplica por una actitud positiva¨ que nos permita tomar distancia para relativizar, para ver con claridad, sin secuestro de emociones que lleven a discursos estigmatizantes.

Los gestores culturales fomentan el diálogo pacífico, constructivo y creativo que está a disposición de todos para pleno ejercicio de la libertad cultural, porque ¨aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia¨.

En otras épocas eran las bellas artes las encargadas de sembrar frutos en los jardines del ser, en el primer territorio, en el primer patrimonio; en mente, cuerpo y alma. Más adelante y con la necesidad de actualizar conocimientos y saberes a nuestra vida moderna, se encargan de esta tarea las expresiones artísticas —a la luz del ministerio de Cultura de Colombia—; entre ellas la cinematografía, las artes visuales, la danza, la música, el teatro y el circo, la literatura y el libro, la educación artística.

La invitación este día es a probar los frutos de la decisión, de la presencia, del encuentro, del silencio, de la creatividad y de la actitud positiva.

La invitación este día es a ¨creer en medio de la tempestad¨, a ¨creer para crear¨.

La invitación este día es a intentar, intentar implica perder brevemente el equilibrio. Y ¨si no tenemos éxito, lo habremos intentado¨.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net