Opinión / SEPTIEMBRE 05 DE 2021

Garavito y Quiñones siguen su lucha

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Con mucha extrañeza recibió la hinchada del Deportes Quindío la noticia publicada por el portal En Caliente, el pasado 20 de agosto, que anunciaba que Mateo Garavito y Jáder Quiñones no hacían parte del grupo viajero para enfrentar a Atlético Nacional, debido a problemas en la negociación de sus contratos.

Desde hace varias temporadas que los dos futbolistas se cuentan entre los más destacados y de mayor proyección.

Garavito, sin ser lateral izquierdo, logró apropiarse de esa franja. Y aunque en algunos partidos sufrió para cuidar su espalda, fue decisivo a la hora de atacar y luchar, algo que está en sus genes. Por su parte, Quiñones siempre hizo gala de su polifuncionalidad, así como de su tacto para la marca y el desdoble.

Pero llegaron los problemas. Los dos jugadores, que cumplen contrato en diciembre, fueron llamados por Hernando Ángel, dueño del club, para que hablaran sobre renovación. La oferta económica de Ángel no satisfizo a los jugadores.

Nadie dice de cuánto dinero se habla. Y lo entiendo, preguntar o conversar sobre eso es como de mal gusto y hasta irrespetuoso.  Lo que sí puedo inferir –digo ‘puedo’ porque es mi parecer- es que Garavito y Quiñones esperaban que, tras conseguir el ascenso, la propuesta fuera doblar sus sueldos para al menos acercarse a lo que gana un jugador similar en otros equipos del rentado nacional. Estamos hablando de la A no de la B.

Pero muchos sabemos que es tan cierto que Quindío es uno de los equipos colombianos más cumplidos a la hora de pagar como que es uno de los que peores pagan a sus jugadores.

Los futbolistas saben que sus carreras son cortas y que cada día están amenazadas, por ejemplo, por las lesiones. Por eso, aspiran a contratos que les den estabilidad.

Pero no solo fue el salario propuesto, sino el tiempo del contrato: 3 años. Es decir, si aquí no consiguen el aumento tendrán que aguantarse tres años más ganando lo mismo.

Entonces, ante la negativa para firmar, los jugadores fueron borrados de las convocatorias, en un momento crucial en la lucha por salvar la categoría, ya que los otros equipos involucrados han repuntado en juego y en resultados. Parece un suicidio separar dos buenas fichas en una nómina corta por falta de refuerzos y por la aparición constante de lesiones.

Y el equipo resiste, pero el margen de acción es muy corto como para dar ventajas.

A primeras, eso habla mal de la capacidad de negociación de Hernando Ángel. Uno pensaría que sería mucho mejor llegar a un acuerdo para seguir valorizando a los futbolistas y sumar unos jugosos millones más en una futura negociación. Si no hay acuerdo, los jugadores quedarán libres en diciembre.

¿Y no hacer un esfuercito más ahora que hay patrocinios y que está entrando platica con las taquillas?

Pero es que Ángel lleva tantos años en el negocio del fútbol que se sabe esta vida y la otra... Será que así se negocia, será que los que vemos esto como un error somos unos ingenuos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net