l
Opinión / FEBRERO 22 DE 2024

Golpe de Estado

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Iván Olano Duque, escritor caleño, tiene un texto de análisis de las amenazas de golpe de Estado, que me permito resumir en esta columna: 

La brutalidad de los viejos golpes se ha transformado en un aparato de acoso mediático, sabotaje de los oligopolios neoliberales de derecha. La posibilidad está ahí, y cuantas más transformaciones en beneficio de las mayorías intente el gobierno Petro, más aumentará el  riesgo.

 La encrucijada de estos días se resume en dos elementos, primero el acoso mediático y judicial contra funcionarios del gobierno con el objeto de intimidar, paralizar y construir un relato de caos, el segundo es la lucha por la Fiscalía, su dirección la debe elegir la Corte Suprema de terna enviada por el presidente, aunque esta tiene la última palabra, la dirección de la Fiscalía es un reflejo directo del voto popular. Hay quienes no acatan el resultado de las elecciones y no aceptan que llegue un nuevo fiscal a partir de un terna de mujeres idóneas para el cargo. 

Las derechas nunca se repliegan, parten de que todo les pertenece desde siempre y para siempre, las izquierdas en cambio, parten de una debilidad estructural, son frágiles y el único escenario que por definición les pertenece es la movilización social. Fueron estas movilizaciones de la última década, la que condujo al primer gobierno popular de izquierda en la historia. Manifestaciones estudiantiles 2011, marchas de apoyo a la paz 2012, paro agrario de 2013, movilizaciones para restituir al cargo al alcalde de Bogotá 2013 y 2014, minga indígena 2015, paro camioneros 2016, paro nacional de 2019, hasta llegar al estallido social de 2019. El triunfo electoral de Petro en 2022 fue la constatación formal de un cambio ya sucedido gracias a ese ciclo de movilizaciones.

De allí el espanto del establecimiento político, económico y mediático, son  conscientes de que por su culpa perdieron las elecciones, eso explica también la insistencia de Petro en la organización y movilización ante el incremento de  amenazas de golpe de Estado, sabe que su gobierno no existe gracias a  los partidos, sino al impulso de la movilización popular. 

Conjetura Olano, el poder real, ese puñado de banqueros, grandes contratistas del Estado dueños de los medios de comunicación sueñan con el golpe de Estado, el retorno al viejo régimen, pero saben que en la correlación de fuerzas no es la mejor apuesta, un nuevo estallido social tendría para ellos un costo muy alto, a pesar de la piromanía de sus subordinados (Pastrana, Gaviria), lo que les interesa es inmovilizar al gobierno, arrinconarlo, detener el trámite legislativo de las reformas, hay mucho dinero en juego, que Petro se repliegue en el ataque mediático, que se desgaste con los ataques judiciales y termine el mandato con un aire de frustración e impotencia.

 Una cosa es el poder real y otra los matones vociferantes, individuos de extrema derecha que esperan luz verde para desatar un enfrentamiento directo. Nuestro deber es tomarnos en serio todas las amenazas a la soberanía popular y decirles a los golpistas que piensen muy bien cada paso y que no olviden que aquí hay una larga historia de resistencias.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net