Opinión / MAYO 25 DE 2022

Gracias, gracias, gracias

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es inútil a esta altura pretender influir en una decisión electoral. Para mal o peor, cada ciudadano hábil para hacerlo, ya tomó su decisión, incluso con vista a la insalvable segunda vuelta, y solo aguardamos el domingo próximo para expresarla en forma de sufragio. La certeza de no superar ninguno de los candidatos la mitad más uno del total, y las distancias ideológicas abismales entre estos, añaden suspenso al evento, ya de por sí determinante hacia el futuro del país. Es el presente instante histórico un punto de inflexión, un vértice en una pendiente de ascenso o de caída, depende como se mire, que marcará el rumbo para nuevas promociones de compatriotas y para quienes los antecedemos. En la pirámide poblacional, en términos de edad, de acuerdo con todos los analistas, primará como nunca antes la franja cronológica que damos en llamar juventud. 

Con vigor inusitado, producto en buena parte de acertadas medidas económicas, tomadas de manera reactiva respecto a la pandemia y a los estragos del paro, Colombia registra cifras más que positivas en todos los frentes productivos. El Producto Interno Bruto alcanza niveles inéditos de incremento, con marcada tendencia a sostenerse, a consolidar una posición relativa de liderazgo frente a las expectativas del resto de países del continente. Pésele a quien por motivos prejuiciosos le fastidie, los logros del gobierno Duque, difícilmente pueden ignorarse. Si se consideran los factores adversos que ha debido afrontar, sobre todos estos el calamitoso estado de la economía legado por su antecesor, con cargo a un fatídico proceso cuyo resultado no fue la paz, sino la nefasta división de la ciudadanía entre defensores de la justicia, de la autoridad legítima, y partidarios del atropello contra las mismas, la cosecha de buenos resultados, estabilidad y excelente proyección, suscita relativo optimismo, opacado desde luego por la perspectiva de la llegada al poder ejecutivo de un personaje y su cohorte de segundones, enemigos declarados de la democracia y sus instituciones. 

No fue, claro, el único factor en contra. También jugaron a desfavor la pandemia Covid, las secuelas de la forzosa inactividad, y el paro promovido por aquellos; el embate del vandalaje, de las protestas, de los violentos no resignados al juicio de la historia. No obstante, con seriedad y serenidad inalterables, con buen juicio y cálculo, cada una de las decisiones conducentes a la normalidad, a la superación de escollos y al triunfo del trabajo, de las libertades, se han venido tomando. No hay temblor en el pulso, ni dudas sobre el derrotero a tomar. Contra la perfidia, contra el deseo expreso de la izquierda insensata de causar caos y confusión para pescar en revueltas aguas, el presidente y su esforzado equipo vienen llevando la nave a puerto seguro. Para ellos, para quienes han comprometido esfuerzo, dedicación, convicción, en la defensa de la patria, gracias, gracias, gracias.    


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net