Opinión / JUNIO 28 DE 2019

Infraestructura en Colombia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es de gran importancia para el desarrollo del país apreciar los avances de obras de gran magnitud que actualmente se adelantan en la costa Atlántica colombiana. Una de ellas es el puente Pumarejo sobre el río magdalena, muy cerca a su desembocadura al océano Atlántico en la ciudad de Barranquilla. 

Se trata de una obra de gran envergadura, la cual será entregada a finales de este año, en reemplazo de la estructura que durante 40 años cruzó el río Magdalena en el departamento del Atlántico. Será el más ancho de Latinoamérica con 38,1 metros. Tendrá una longitud de 3.237 metros —2.247 metros en el eje principal y 990 metros en viaductos, conexiones y accesos—, lo cual lo convierte en el más extenso de Colombia. Vale la pena resaltar que tendrá dos calzadas, de tres carriles cada una, andenes peatonales y ciclorrutas en las dos direcciones, lo que permitirá optimizar la conectividad de la región Caribe con el interior del país. Obras de este calibre proyectan al país hacia las grandes ligas y lo acercan a compararse con los países desarrollados o del primer mundo. 

Igualmente, el viaducto el Gran Manglar sobre la ciénaga de la Virgen, que hace parte del proyecto Cartagena, Barranquilla y la circunvalar de la Prosperidad, el cual reduce hasta en un 50% los tiempos de recorrido para entrar y salir de Cartagena por la vía al mar. Este viaducto, que es el más largo de Colombia y el tercero en Latinoamérica, tiene una longitud de 5,4 kilómetros, de los cuales 4.73 kilómetros se encuentran sobre el espejo de agua de la ciénaga de la Virgen, ubicada en las afueras de Cartagena hacia Barranquilla y 360 metros pertenecen a un retorno. Cuenta con dos carriles 3,65 metros y bermas internas y externas de 1,80 metros y una altura promedio sobre la ciénaga de 7 metros. En esta megaobra se utilizaron 925 toneladas de metaldeck grado 50 trabajando como formaleta. Con este viaducto se ha creado una solución vial que mejora la conectividad entre Cartagena y Barranquilla, optimizando los niveles de servicio en los sectores que presentan mayor volumen de tráfico y al mismo tiempo se ha retado la ingeniería a crear un método constructivo denominado ‘top down’, que permitió desarrollar los trabajos de arriba hacia abajo, priorizando el componente ambiental y respetando la naturaleza, al evitar la necesidad de excavaciones en el suelo de la ciénaga y la construcción de vías de acceso temporales , según información del ministerio de Transporte. Como reconocimiento a este gran trabajo, el proyecto ganó el Premio Nacional de Ingeniería y Premio Nacional Ambiental Germán Gómez Pinilla. 

Viendo estas megaobras, en el Quindío nos debemos motivar para continuar apoyando los trabajos que actualmente se adelantan en el aeropuerto El Edén de Armenia y las que vendrán en el futuro próximo para convertir esta terminal aérea en una de las más eficientes y proyectadas a futuro del país.

@pjalba53


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net