Opinión / SEPTIEMBRE 16 DE 2021

La burla del MinTIC

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En una burla a los medios de comunicación regionales e independientes se convirtió la convocatoria que rimbombantemente lanzara el MinTIC para, supuestamente, apoyar tras la crisis pospandemia y la transformación digital de los medios.  

Todo inició en marzo con la socialización del borrador de la convocatoria, este exigía unos requisitos viables de cumplir y se amparaba en una ley de la República. El MinTIC manifestó a los interesados su intención de apoyarlos en la transformación digital, estableció, entre otros, lazos con la Asociación Colombiana de Medios de Información (AMI) para que motivara a los medios a que se presentaran y prometió una convocatoria asequible.

Karen Abudinen dijo en ese entonces: “Queremos apoyar a los medios de comunicación para que sigan dando el paso hacia la transformación digital, algo vital en un momento en el que necesitamos que medios fortalecidos cumplan su papel de informar a las personas, y además, que aporten a reactivar la economía…” 

La gran promesa de la exministra se comenzó a caer desde el mismo momento en que se publicaron los pliegos definitivos de la convocatoria en mayo; lo que inicialmente parecía viable se convirtió en una insufrible e interminable lista de requisitos, llena de detalles y ‘requeñeques’ que generaban confusión y hacían complejo el cumplimiento, en especial para los pequeños medios que, por obvias razones, tienen menos recursos humanos y financieros para cumplir con la cantidad exagerada de demandas que hacían. 

El cronograma de la convocatoria jamás se cumplió; durante 6 meses en cada fecha trascendental, por lo general pasadas las 11 de la noche, publicaban una adenda que alargaba la agonía de los medios que esperaban poder cumplir con las demandas que incluían, entre muchas otras, finalizar la ejecución antes del 31 de diciembre, cosa que no era fácil si seguían aplazando los resultados.

Ante la crisis que enfrentó la exministra TIC Karen Abudinen por el caso, ampliamente conocido, de Centros Poblados; el proceso de apoyo a los medios pasó a un segundo plano, por lo que fecha tras fecha se aplazaron los resultados dando tiempo a los opositores a que encontraran un motivo en esta convocatoria para atacar a la, ahora, exministra. 

Abudinen manifestó en una entrevista concedida a Julio Sánchez Cristo que el ministerio estaba solo enfocado en recuperar los $70.000 millones entregados como anticipo a Centros Poblados. No extraña entonces que los demás procesos estuvieran desatendidos y desdeñados. 

Finalmente, quizás como castigo a los medios que hicieron eco de la negligencia de Karen Abuninen —en un acto contrario a lo que promulgaba meses antes sobre la necesidad de tener medios fortalecidos—, o por miedo a que algunos representantes de las regiones le cobraran la falta de seriedad con la moción de censura; Karen Abudinen, con maña, dilató hasta el último momento de su permanencia en el cargo los resultados finales. Ya estando fuera, dio muerte al proceso y se  sacudió el barro para enlodar y tildar de ineptos a los medios que, según el MinTIC, no saben presentar proyectos, pero que invirtieron tiempo y dinero en estructurar una propuesta que terminó siendo una descarada burla.  

Esto me evoca una máxima de la academia que reza: si todos pierden el examen, el problema no es de los estudiantes.

Karen Abudinen demostró que tiene una boca muy grande cuando afirmó: “Las opciones son el cumplimiento de las metas o el cementerio”. Sin embargo, incumplió una gran cantidad de sus fines: sacar la licitación de emisoras comerciales, apoyar la transformación digital de los medios, ampliar la conectividad. Aun así, el MinTIC sigue invitando a participar en convocatorias que seguramente no tiene cómo evaluar. 

Nos vemos en la red (0)
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net