Opinión / MAYO 07 DE 2021

La historia, vuelve y juega

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Indro  Montanelli (1909-2001), periodista, escritor e historiador italiano, autor de libros reveladores, con objetividad y lenguaje ameno lleva al lector por escenarios donde actuaron quienes han sido protagonistas de la historia, responsables de lo que ha pasado. Grecia, Roma y Edad Media son una triada de obras sobre las grandezas y miserias de los conductores de las culturas que han sido modelos para Occidente y para los estilos de gobierno, que unas veces deliberan y otras deliran, inspirados en paradigmas que varían en sabiduría, métodos y vocación de grandeza. Unos pueblos, más maduros, se estabilizan; y otros, biches todavía, suben y bajan sin lograr lo que los sociólogos llaman “desarrollo sostenible”. Al final de Grecia (Círculo de lectores. Bogotá, 1967.) Montanelli hace esta revelación (página 275):  

“(…) los griegos degeneraron en un materialismo general, cuyo objetivo eran los placeres. Para la masa popular, sobre todo en Atenas, nada había más importante que las fiestas y las funciones teatrales gratuitas. No necesitaban trabajar, pues el Estado subvencionaba a cuantos cumplían sus pretendidos deberes ciudadanos y les alimentaba sin exigirles nada a cambio. Este sistema perjudicaba la moral popular. Aristóteles comparaba esta ayuda a un tamiz: lo que se echa en él se cuela al instante. Además, incita a las masas a exigir cada vez más”.  

“El ateniense medio solo veía en el Estado un organismo encargado de distribuir subsidios y organizar festejos. (…) la defensa de la ciudad se confió a mercenarios, símbolo de la decadencia de la época y la señal más evidente de la desaparición de los sentimientos cívicos (…) (…) todos hablaban de sus derechos, pero nadie de sus deberes, el fraude y la prevaricación eran habituales y eran inútiles los organismos de control; ¿para qué si ellos también se dejan sobornar? Se creyó que nuevas leyes estimularían los sentimientos cívicos y se promulgaron infinidad de decretos. El resultado fue que nadie se entendió en este dédalo* de leyes y reglamentos y, en la práctica,  cada quien  obraba a su antojo. Lo positivo de la democracia ateniense se iba borrando, en tanto que los gérmenes de desorden (…) crecían sin obstáculos. (…)” *Laberinto.  

Esto pasaba en Grecia antes de la era cristiana y sucedió después en Roma. El poderoso imperio se derrumbó “al peso de su propia podredumbre”, cuando la fórmula “pan y circo” y la molicie de los emperadores dieron al traste con la gloria y la grandeza. Caudillos populistas en Latinoamérica, “estadistas” de pantalla y pasarela, pueden llevar a sus pueblos a desbarrancaderos semejantes.      

***

Mi libro Monólogos de Florentino. Reflexiones de un ideólogo empírico puede adquirirse en la marquetería El Greco, Carrera 12 No. 9-40, Armenia.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net